Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Ecología y medio ambiente
El pinsapar, un escenario único
Recorridos por sierra del Pinar, declarada Reserva de la Biosfera

21/08/2008.

Que Andalucía esconde tesoros naturales, no es un hecho desconocido. Que algunos de éstos son únicos en el planeta, sí. Pocos saben que la sierra de Grazalema, en Cádiz, conserva un tipo único de abeto, el pinsapo, superviviente de los primitivos bosques de coníferas extendidos por el Mediterráneo durante el cuaternario, hace unos 20 millones de años. Su más cercano pariente, el abies nordmanniana, un abeto parecido pero no igual, resiste en las montañas del Cáucaso, en los Urales.

El pinsapo perdura en una húmeda y sombría cara norte de la sierra del Pinar, entre las localidades de Grazalema y El Bosque, un entorno altamente protegido pero accesible al público. Su presencia es el principal atractivo del entorno de Grazalema, un espacio de climatología única por su emplazamiento cercano al mar y, al mismo tiempo, encerrado entre cordilleras montañosas que hace que éste sea el lugar de mayor pluviosidad de toda la península.

El pinsapar de Grazalema está reconocido como Reserva de la Biosfera: es uno de las 507 entornos registrados por la Unesco en todo el planeta y, desde 1984, declarado, junto al valioso entorno que le rodea, Parque Natural. Se trata de un terreno de 51.695 hectáreas, propiedad de la Agencia Andaluza de Medio Ambiente y es ella la encargada de autorizar el acceso al bosque.

El recorrido por el pinsapar es accesible durante todo el año, pero con permisos limitados para evitar el exceso de presión del ser humano en el entorno. El pasado año se contabilizaron 3.755 visitas. Las autorizaciones se dan (de forma gratuita) en la oficina del Parque en la localidad de El Bosque, aunque el mejor acceso al pinsapar se encuentra en las cercanías de Grazalema.

Se trata de un área habilitada en la calzada de la carretera del puerto de Las Palomas, a solo dos kilómetros de Grazalema. En ese emplazamiento hay una zona de aparcamiento porque el resto del recorrido se debe de realizar a pie. El primer tramo, de ascenso acusado, pero cómodo, conduce en unos 30 minutos a la cima de la montaña. Tras recorrer un pequeño valle, el camino comienza a bajar a través de la falta norte de la sierra hasta convertirse en un cómodo carril que discurre bajo la sombra permanente del frondoso bosque de pinsapos.

Rodeados de árboles centenarios de hasta 30 metros de altura, vestigios únicos de la flora prehistórica, el camino se prolonga durante unas dos horas tras las cuales dejamos atrás la frescura del bosque para entrar en una pesada zona de pastos que desembocan en la vecina localidad de Benamahoma, por lo que lo más aconsejable es desandar el camino hasta regresar al punto de partida. Los que decidan continuar, tendrán su recompensa al desembocar en una fuente natural de agua helada que mana de las entrañas de la propia montaña.

En entorno de Grazalema es muy rico. En la próxima sierra de Ronda (Cádiz), a pocos kilómetros en coche desde Grazalema, en dirección este, se encuentra la cueva de La Pileta, un interesante enclave que conserva ricas muestras de arte rupestre. Al oeste el visitante alcanzar la ruta de los pueblos blancos de la Sierra de Cádiz y al sur, las refrescantes costas de la Janda y del Campo de Gibraltar

2429684 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO