Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Cultura
Y las obras arrancaron en la Aduana

14/04/2009.

La intervención que convertirá el inmueble en el Museo de Málaga se encuentra ya a pleno rendimiento después de más de un año de retraso · Las piezas esperan aún su traslado al PTA desde el Episcopal

Los impagables sostenedores de la paciencia, raza imprescindible en esta Málaga de proyectos eternos, tienen un motivo para la enhorabuena. Las obras para la transformación del Palacio de la Aduana en Museo de Málaga ya han comenzado. Dicho así puede parecer poca cosa. Pero si se tiene en cuenta que la intervención se aprobó en diciembre de 2007 (sólo un mes después del traslado de la Subdelegación del Gobierno a La Caleta) y la consecuente licitación se emitió en enero de 2008, se comprende que la espera ha tenido motivos de sobra para caer en el pesimismo más atroz. De cualquier forma, así es:la constructora Sacyr, empresa adjudicataria de la reforma, ya se ha puesto manos a la obra, los operarios entran y salen del inmueble con la mayor discreción posible y los trabajos se encuentran, según fuentes de la Consejería de Cultura, “a pleno rendimiento”. Una noticia imprescindible y necesaria para el futuro de la ciudad que se produce con más de un año de retraso según los plazos previstos por el Ministerio de Cultura, responsable de estas obras.
El retraso acumulado tiene su razón, esencialmente, en la licencia municipal necesaria para una intervención semejante. Lo que se prometía un trámite sencillo cuando se solicitó, el 17 de diciembre de 2007, se ha convertido en un escollo de dimensiones históricas que ha mantenido enfrentados al Ayuntamiento de Málaga, la Junta de Andalucía y el propio Ministerio hasta hace bien poco. Aproximadamente un año después de esta solicitud, a finales del año pasado, Urbanismo emitió una licencia condicionada al compromiso por parte del Ministerio del cumplimiento de una serie de añadidos a lo que iba a ser la intervención original, desde el acondicionamiento del entorno urbano de La Aduana hasta la delimitación de la cafetería. Tanto el Gobierno como la Junta criticaron al Consistorio por exigir el cumplimiento de unas cláusulas de, según ambos, exclusiva competencia municipal, y en todo caso innecesarias en cuanto a su rango de requisitos imprescindibles para la libre concesión de la licencia. Desde entonces, la responsabilidad por el retraso (ya acumulado a todas las demoras anteriores) del comienzo de las obras ha venido ejerciendo el papel de pelota arrojada a los diferentes tejados. Hasta que, antes de la recién concluida Semana Santa, el Ayuntamiento expidió la dichosa licencia, una vez que el Ministerio de Cultura había asumido las competencias exigidas y había aportado la documentación precisa.
El ruido de máquinas, no obstante, venía siendo frecuente en La Aduana desde hace algo más de un mes. El Ministerio decidió ya a comienzos de este año emprender determinadas tareas (relacionadas sobre todo con la conservación patrimonial del edificio) que la primera licencia municipal condicionada ya contemplaba y permitía. Los trabajos actuales, sin embargo, corresponden a la reforma en peso, según el proyecto arquitectónico de Fernando Pardo Calvo cuya redacción se adjudicó en agosto de 2006 con un presupuesto de 1,5 millones de euros. La adjudicación de la obra a Sacyr se consignó por casi 23.700.000 euros, con un plazo de 36 meses. De cumplirse este periodo, el Museo de Málaga podría estar listo, en lo que a infraestructura se refiere, antes del verano de 2012.
Por su parte, las más de 2.000 obras de arte que constituyen los fondos pictóricos del museo continúan custodiadas en el Palacio Episcopal (a donde fueron trasladadas el pasado noviembre), a la espera de que las naves del Parque Tecnológico de Andalucía (PTA) designadas para su conservación mientras duren las obras estén perfectamente equipadas para tal fin. Desde la Consejería de Cultura se insiste en que los cuadros no se moverán hasta que las naves “presenten las condiciones óptimas de conservación y seguridad”. Mientras, el Episcopal continúa colapsado y sin espacio para celebrar exposiciones. Se exige, ay, un poco más de paciencia.

Fuente: Málaga Hoy

2620460 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO