Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
SOBRE ESPETOS

16/06/2009.

Estas hermosas palabras que hoy estamos incluyendo en la página Web, son de un gran poeta, amigo de esta Asociación. Ha publicado, recientemente un libro donde habla de El Palo y de Málaga. En esta oportunidad nos embelesa con sus palabras en referencia a la polémica.

SOBRE  ESPETOS
 
                                   Al filo del paseo marítimo , hacia el Este , hacia el Oeste , desde El Pedregalejo hasta El Palo , desde la playa del Candado hasta Los Baños del Carmen , a orillas del mar Mediterráneo , sobre la arena asentada , el hombre de los espetos aguarda y atiende la llama inexistente , bajo la canícula , y en el tibio relente perezoso y levantino , mientras reverbera la candela abrasada , al rebufo de un par de raíces cruzadas de encina , con la sabia paciencia de quien rumia el tiempo , en tanto espera el mandado de “marchando dos espetos” , para ocupar el placer de tomar unas cervezas frías , mientras se va enhebrando el aperitivo , o pregonando la cena que se relame como si se dudara entre un pescado u otro , y van cayendo otras cervezas por el gaznate seco y se menudean otro par de espetos sublimes , ensartados en sus cañas húmedas , dejándose regalar la grasa azul que va resbalando hacia las cenizas asentadas , duras , que aguantan la sabrosa escultura en la distancia justa , en la inclinación exacta , mientras uno sueña cielos y lunas , afanes y copos rebosados , pies descalzos y brazos que jalan ilusiones antiguas que pisan las piedrillas que suben y bajan , apenas , entre las breves olas que caen y se levantan para volver a caer , y se van desgranando en recuerdos inmemoriales , mientras una señorial jábega va recortando el horizonte , equidistante con la tierra , desde el barrio centenario de pescadores de antaño , sobre los pedregales de El Pedregalejo , sobre las marismas pobres de EL Palo , en tanto canta El Niño de las Moras en los merenderos , desde que se recuerdan sus cantes , cuando se servían espetos y vinos finos , y se repartían las propinas de los señoritos entre todos los marineros de tierra y jábega , copo y cenacho , hambre y decencia .
 
                                   Ahora los tiempos cambian y se ponen  en entredicho demasiadas cosas , seguramente para mejorar todo lo que nos pueda rodear y perjudicar . Sin duda , y la humanidad avanza , pero a menudo en la ríada de las novedades que apabullan y se llevan , se supone , la maleza , se arrancan esquirlas , se desgarran tajos de nuestro pasado , se anegan señas de nuestra identidad , se diluyen y se olvidan antes que tarde aquello que nos sustanció , aquello que recogimos de nuestros mayores , aquello que aún no hemos digerido , que simplemente lo estamos viviendo , gozando , y que aún no estamos preparados para perderlo , . . .. porque de alguna manera sería dejar de ser nosotros mismos , empezar a desparecer , a morir , nosotros , antes de tiempo , sin haber entendido , al cabo , por qué .
 
                                    Y escribo estas líneas desde Logroño , muy lejos del litoral malagueño , de La Banda del Mar , de mi paseo haciendo una pizca de hambre y sed para sentarme a tomar un espeto con una cerveza , mientras cuento los días que faltan para volver , con la ilusión desbordada del niño que ya dejó de serlo hace mucho , y que hoy sólo es un adulto que sueña con poder saborear un espeto , contemplando la luna mora sobre la bahía Victoriana dejando que el tiempo haga por ralentizarse , haga por dejarse llevar al paso de quienes amamos la sabia determinación , mientras llegan los clientes , sin apretar los ritmos milenarios , al resguardo de la minúscula sombra , al cuidado de la brasa que se adivina , a la contra de la brisa que se despereza , al tenue vaivén del fatalismo barroco de ayer y de hoy , cuando la necesidad apretaba , ahora , cuando , de nuevo , vuelve a apretar la necesidad , . . . y con un espeto se puede hacer uno el avío ..
                                     Uno entiende lo justo de lo debido y lo conveniente , pero uno , sin embargo , aprecia con intensidad el insustituible  placer de lo que está a nuestra alcance , entre los dedos llenos de sabor ancestral , único , intenso ..
                                                           
Logroño 16 – Junio – 2.009
 
Antonio García Gómez
 
Nota: La dirección de la pagina web, ante la cantidad de visitas que,ha tenido  este articulo, vez la necesidad de publicarlo nuevamente, en su pagina central.

2461208 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO