Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Cultura
Tras las huellas del poeta
Setenta años de su desaparición

13/08/2009.

El itinerario de su último viaje es estremecedor. Antonio Machado vaga viejo y enfermo por los caminos de una España desangrada. Abandona el Madrid asediado, vive algún tiempo en Valencia, se traslada a Barcelona y recorre masías catalanas en retirada hacia la frontera

El último trayecto será en Collioure donde muere un 22 de febrero de 1939. Sobre los últimos días de Machado hay escritas semblanzas de los que le acompañaron, diversos testimonios orales y un aire de terrible leyenda.
La foto famosa de Alfonso. | Alfonso

La foto famosa de Alfonso. | Alfonso

¿Cómo quedaría el reflejo del espejo del Café de las Salesas el día en el que Antonio Machado se marchó de Madrid? Sólo quedará la famosa fotografía que Alfonso hizo un día del Madrid feliz de antes de la guerra. Una fotografía convertida en parte del imaginario literario y que ahora –quién lo diría– parece una postal que envía el poeta desde el más allá. Antonio Machado sale de Madrid en noviembre de 1936. Ya no volverá.

Al día siguiente, abandonará Madrid en una expedición que lleva a un grupo de intelectuales a Valencia, donde se refugia también el gobierno republicano ante el peligroso asedio de las tropas franquistas en el Madrid que resiste. Antonio Machado está envejecido. Necesita marcharse de Madrid junto a su madre, también con la salud deteriorada.

Al principio, Machado se alojará en la Casa de la Cultura, pero más tarde residirá en Villa Amparo, donde recibe la visita del joven escritor Pascual Pla y Beltrán al que confiesa sus temores: «Cuando pienso en un posible destierro en otra tierra que no sea esta atormentada tierra de España, mi corazón se turba y conturba de pesadumbre. Tengo la certeza de que el extranjero significaría para mí la muerte».

Con el avance de la guerra, el poeta seguirá camino hasta Barcelona. Como relata Ian Gibson en Ligero de equipaje, el 6 de enero de 1939 Machado publica en La Vanguardia su último artículo. El 22 de enero, el motorista que tiene que recoger el manuscrito se retrasa. La ciudad está amenazada por la cercanía de las tropas franquistas. Ese artículo nunca saldrá en el periódico. El poeta también tiene que abandonar Barcelona. Según el relato oral de los que le acompañaron en este último viaje, llevará su mejor traje, uno de color azul marino, limpio y bien planchado.

La comitiva para durante cuatro días en una masía de Raset, cerca de Gerona. Allí se incorporarán otros intelectuales como Corpus Barga, Carles Riba, Tomás Navarro Tomás, Enrique Rioja y José Sacristán. Finalmente, llegan a Mas Faixat. Es la última noche en España. José Machado dirá sobre esas horas: «La muerte nos había matado el sueño a todos. El alba nos iba a encontrar a todos mucho más viejos». Alcanzan la frontera de Port Bou y pasan la primera noche de exilio en la estación de tren de Cerbère. Alguien les permite refugiarse en un vagón de ferrocarril que se encuentra en una vía muerta. Todo un símbolo.

El pueblo final es Collioure, una localidad pesquera del Mediodía francés. Se alojan en el Hotel Bougnol-Quintana. Antonio Machado pasea por la playa y cerca del cementerio. Tira la tierra. Un día entrega a la dueña del hotel un joyero con tierra de España. Le pide que le entierre con ella.

El sábado 25 aparece en el Abc de su querida Sevilla natal la primera noticia de su muerte. Decía la nota necrológica: «París, 24. Se sabe que ha muerto en Colliure don Antonio Machado, que salió de Barcelona momentos antes de ser libertada». ¿Quedarían estremecidos el limonero, la fuente y los patios de su Sevilla vieja?

Fuente: Diario El Mundo

2389995 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO