Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Noticias del Barrio
La Universidad trasladará a El Palo el curso de español para extranjeros

23/01/2010.

Ocupará desde abril el antiguo edificio de Estudios Sociales pese a las reticencias de alumnos y vecinos de la barriada

Sol, playa y un ambiente »typical spanish». Son los ganchos con los que las escuelas privadas de español para extranjeros atraen desde hace años a alumnos de todo el mundo para estudiar en El Palo la lengua de Cervantes. El barrio malagueño se ha convertido en uno de los centros más importantes del llamado turismo idiomático. Y la Universidad de Málaga (UMA) quiere subirse también a ese tren.
La UMA trasladará sus cursos de idiomas para extranjeros al edificio que hasta este otoño ocupaba la Facultad de Estudios de Sociales y del Trabajo, situado en pleno corazón de El Palo. La rectora de la UMA, Adelaida de la Calle, ha confirmado a SUR lo que hasta ahora era sólo un rumor entre los alumnos que acuden a la sede actual, situada en la Avenida de Andalucía. «En febrero comenzarán los trabajos de adecuación del inmueble y esperamos que en abril, después de Semana Santa, se puedan impartir las clases en el nuevo enclave», señala.
Según De la Calle, el objetivo es dotar de más espacio a estas enseñanzas y acercar a los alumnos de español de la UMA al foco de estudios de idiomas que se ha creado en la zona este de la ciudad gracias a la iniciativa privada. «Hay muchas razones apetecibles para los estudiantes extranjeros: la playa, el entorno de la barriada y el edificio, que reúne las características necesarias», dice. Además, mudándose a unas instalaciones que son de su propiedad, la UMA se ahorrará el alquiler que hasta ahora pagaba por la sede de la Avenida de Andalucía.
Nuevos espacios
La rectora indica que el proyecto de remodelación prevé también la creación de nuevos espacios, como una zona de exposiciones y un salón de actos que podrá albergar en un futuro conferencias, cursos o ciclos de cine. «El traslado beneficiará también a la barriada de El Palo, porque los nuevos estudiantes crearán riqueza en la zona», añade.
Pero parece que la mudanza no convence a todos. Según pudo comprobar este periódico, los propios alumnos son reticentes al cambio. «Lo que queremos es conocer a españoles, pero si nos llevan a todos a El Palo, al final no habrá más que extranjeros y terminaremos hablando en inglés», afirma Tonny Wessman, un alumno de Suecia que lleva un año aprendiendo español. «Va a ser más incómodo para mí porque alquilé mi piso cerca de la Avenida de Andalucía y ahora me veo obligada a coger dos autobuses», dice Najiba El Ouardani, marroquí. Otros, se sienten defraudados. «Vine a estudiar aquí porque me dijeron que los cursos eran los de la Universidad y creía que estarían en el campus; ahora están bastante lejos de Teatinos, pero con el traslado, estaremos en el lado contrario, ¿y si tengo que asistir a clase en Teatinos y luego a español en El Palo?», dice Víctor, que llegó hace nueve meses de China. Elena Boico (Rusia) y Oxana Ribacova (Letonia) incluso dejarán los cursos si los desplazan. «Venimos en tren desde Fuengirola y nos quedaría muy lejos», explican. De la Calle, por su parte, responde que los estudiantes se habituarán pronto y que la lejanía con el campus no es mucho más con la que tienen ahora.
Para uso ciudadano
Pero no es la única oposición con la que se va a encontrar la UMA. La asociación de vecinos de El Palo lleva años pidiendo un enclave para usos múltiples para la barriada y una nueva sede para la Junta de Distrito de Málaga Este ya que la actual tiene problemas de accesibilidad, según indica uno de los representantes de la agrupación, Francisco Leal.
El grupo de Izquierda Unida-Los Verdes pedirá en una moción que la Universidad de Málaga (UMA) ceda de forma gratuita estas instalaciones para equipamiento para el distrito Este de la ciudad. «Pedimos esas instalaciones como reciprocidad por lo mucho que la ciudad ha dado a la UMA para la ampliación de Teatinos», indica Pedro Moreno Brenes, portavoz de IU. Si no todo el inmueble, los vecinos piden compartir el espacio o esperar el tiempo necesario para que vuelva a ser municipal.
Pero la UMA no está dispuesta a negociar. «En la cesión de terrenos para la ampliación se exponía la cesión de terrenos en El Ejido, pero el edificio de El Palo nunca estuvo incluido», dice De la Calle. Además, cree que llevar los cursos de español a la zona generará más valor añadido a los vecinos que el uso ciudadano. «Queremos que la universidad siga estando presente en la ciudad y en El Palo», sentencia. Parece que la rectora tendrá que hablar en muchos idiomas para convencer a todos
Fuente: Diario Sur

2598049 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO