Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Vocalía de Flamenco
El flamenco se queda en casa

15/04/2010.

«Cuando uno sale al escenario se olvida de quién es», dicen los herederos de dos de las sagas más populares del arte jondo Juan Habichuela nieto y Enrique Morente hijo llevan su duende al Echegaray

Juan Habichuela nieto y Enrique Morente hijo. :: ÁLVARO CABRERA

Juan Habichuela nieto y Enrique Morente hijo. :: ÁLVARO CABRERA

La historia se repite en el mundo flamenco. Años 80: Juan Habichuela al toque acompaña el cante de Enrique Morente. Año 2010: el nieto del guitarrista pone la música a la voz del hijo del renovador del arte jondo. Como si el tiempo no hubiera pasado. Juan Habichuela nieto y Enrique Morente hijo, dos jóvenes veinteañeros herederos de dos sagas de renombre, comparten esta noche escenario en el Teatro Echegaray para demostrar que el cante y el toque tienen el relevo asegurado. «Llevamos en esto desde que nacimos. El flamenco para nosotros es como el comer», declaran.
Se conocen desde «chiquititos». «Yo le rompía a él los juguetes. Es el hermano que no he tenido», asegura Juan Carmona. Por eso, tras coger tablas con los grandes y dedicar varios años al estudio de la guitarra, decidieron que ya había llegado el momento de ocupar ellos el lugar de los protagonistas. Hoy lo serán con un repertorio que combina palos puros con temas del «maestro» -dice Enrique Morente en referencia a su padre- y algún que otro tango. Y es que, como de casta le viene al galgo, Morente hijo apuesta por «arriesgar, combinar y descubrir» en el flamenco. «Aunque siempre hay que acordarse de los antiguos», puntualiza Carmona, que define a Morente padre como «un genio de 1940 y 2040». Un amante «de lo rancio y de lo adelantado», explica su hijo.
Reconocen que el apellido «pesa un poquito». «Es una presión. Como un torero cuando sale a la plaza y coge el capote, y tiene que demostrar que está ahí por algo; pero me lo tomo como algo natural», admite Morente. Además, defienden que sobre las tablas no hay árbol genealógico que valga. «Cuando uno sale al escenario se olvida de quién es y empieza a dar lo que tiene, lo que lleva dentro. Siempre que salgo, soy yo mismo», sentencia Juan Habichuela
Fuente: Diario Sur

2521821 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO