Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Urbanismo
La Gerencia de Urbanismo de Málaga utiliza a la prensa afín para contrarrestar su inoperancia ante la última ampliación ilegal del Centro Ruso

27/04/2010.

De la Torre usó en 2002 su mayoría absoluta para aprobar en solitario «el interés general» de una mansión en terreno no urbanizable, paradigma de su gestión

El pasado miércoles 21 de abril EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com informó de las obras de ampliación de una de las mayores ilegalidades urbanísticas consentida, avalada e impulsada por el equipo de gobierno del Partido Popular en el Ayuntamiento de Málaga: el Centro Ruso del Monte San Antón. El reguero de noticias publicadas esta semana en otros medios sobre el Centro Ruso confirma lo evidente, que tras más de una década de irregularidades, ahora el Ayuntamiento no sabe, no quiere, o no puede hacer nada ante una obra cuyo expediente urbanístico debería hacerse público para que los ciudadanos conozcan de primera mano el funcionamiento de la Gerencia de Urbanismo (más bien de sus dirigentes).

DESPUÉS de que los vecinos del Monte San Antón advirtieran de que desde hace cerca de un mes camiones y otros vehículos están acometiendo nuevos movimientos de tierras, desmontes, e instalando muros-pantalla de protección y generando toneladas de escombros en el Centro Ruso, EL OBSERVADOR  comprobó in situ los hechos y publicó una noticia al respecto el pasado miércoles 21 de abril en la que nadie en la GMU quiso dar explicaciones sobre lo que estaba ocurriendo.

LA jefa de Disciplina Urbanística de la GMU, Teresa Domingo, sí que ofreció declaraciones al 2010abril3 periodista del diario Málaga Hoy, Sebastián Sánchez, en las que confirmó que el organismo municipal “tuvo conocimiento de las nuevas actuaciones en el Centro Ruso la pasada semana”, y abundó en los lugares comunes e imprecisiones sobre la actuación del departamento que dirige ante tamaña ilegalidad, que viene teniendo lugar en la última década en uno de los parajes verdes más privilegiados de Málaga. “Domingo hizo hincapié en que a lo largo de estos años el Ayuntamiento no ha permanecido inactivo en esta cuestión. Lo que no supo precisar es el objeto de esta intervención”, escribe Sánchez.

ES decir, que la GMU no dio explicaciones a esta revista, pero supo de las nuevas irregularidades porque aparecieron en su ‘Envío de Noticias’ del 21. Para colmo, el mismo sábado 24 de abril en el que se publica la noticia de Sebastián Sánchez antes referida, el diario Sur saca una información ‘amiga’ en la que se dice que “Urbanismo detecta nuevos movimientos irregulares en el centro Ruso”, que se hace “un seguimiento especial a la finca” y que se va a multar al promotor y empresario ruso Vladimir Beninchvili con varias sanciones de 78.000 euros.

REMATAN la situación el alcalde Francisco de la Torre, que evoca 2010abrilel “sentido del deber y de la responsabilidad” y asegura que actúa con “total contundencia” en este caso, y la oposición municipal de PSOE e IU, que anuncian que llevarán al pleno de este próximo jueves lo ocurrido para exigir las oportunas explicaciones. Un último apunte, difícil de contrastar pero reseñable, uno de los mismos vecinos del Monte San Antón que alertó de las nuevas obras apunta a que en la urbanización se comenta que el promotor ruso alardea de que en Málaga no hay agallas para demoler ni parar su edificación.

LO del Centro Ruso puede parecer -en 2010- que es un pulso entre un particular que desobedece la normativa urbanística y una administración que intenta aplicarla. Pero no es así. El Centro Ruso es obra y gracia de Francisco de la Torre, que con los únicos votos del PP declaró en 2002 este mismo proyecto como “de utilidad pública e interés social” para recalificar un terreno de 133.596 metros cuadrados que estaba catalogado en el PGOU como no urbanizable. Es más, el ex concejal de Urbanismo Manuel Ramos llegó a explicar que la gestión del proyecto estaría a cargo “de una Fundación en la que el Ayuntamiento estaría representado al 50%”. Teniendo en cuenta además que las primeras denuncias de la Policía Local a esta construcción datan de 1998 (cuando el concejal de Urbanismo era el actual alcalde) y que el Ayuntamiento de Málaga esperó siete años para llevar el caso a la Fiscalía, justo lo necesario para que prescribieran algunas de las irregularidades cometidas, estamos ante una evidencia de posible connivencia y permisividad tan grande como la propia mansión de Beninchvili.

Y el primer y máximo responsable de esta situación es el alcalde Francisco de la Torre que por sus actos, no por sus palabras, lanza un preocupante mensaje a la opinión pública que es que en Málaga, si tienes dinero, pero mucho dinero, puedes construir lo que se te venga en gana. Quien quiera pruebas que se suba al monte San Antón

Fuente: El Observador

2526308 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO