Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Deportes
Álvaro Martínez Navarro, un futbolista de luces

15/06/2010.

Álvaro Martínez ´Alvarito´ –como fue presentado cuando aún en edad juvenil debutaba en Preferente con El Palo–, iba para futbolista de éxito. Había crecido como el malaguista Manolo Gaspar, compañero suyo en los alevines de San Estanislao, a pasos de gigante por la banda izquierda. En esos dominios por los que solían faltar jugadores con talento y velocidad en nuestra provincia.

A la izquierda, de futbolista con El Palo. A la derecha, de luces. Fran Extremera

A la izquierda, de futbolista con El Palo. A la derecha, de luces. Fran Extremera

No tardaría en convertirse en un clásico del grupo IX de Tercera, pero con el ´veneno´ del toro latente en cada una de sus venas.
Con 25 años de edad, mientras militaba en las filas del Vélez que adiestrado por Tello disputó la fase de ascenso al grupo IV de Segunda B, ya no pudo resistirse: «Mañana mismo voy y de una vez me apunto en la escuela de tauromaquia». Dicho y hecho, aunque su caso iba a ser absolutamente atípico.

Compartiría teoría y práctica con adolescentes y, casi sin horas de margen, debería cambiar algunos días la arena de campos de fútbol como el de su barrio, el San Ignacio de El Palo, por la del afamado coso de La Malagueta. «Me apunté porque con 11 ó 12 años mi tía me llevó a ver una corrida en la plaza y desde entonces he sido muy aficionado a los toros. Leía enciclopedias y veía vídeos, pero jamás me había planteado ser torero, porque los veía como seres de otro planeta».

Sin embargo, a este aficionado que sólo quería tocar un capote y sentir las banderillas en las manos, los profesores le vieron un saber innato. «Me animaron a ir a un tentadero y, al darle un capotazo a una vaca, me enganché definitivamente». No tardó, con pasión y entrenamiento, en verle «color» al asunto. Le llegaron, ya como banderillero para el periodo típico de formación, unas primeras novilladas. Sería especialmente memorable su primer paseíllo con público, en 2006, con motivo de la Feria de agosto de 2006 en La Malagueta: «Ese día, verme de luces allí, fue superimpactante».

Más tarde le llegarían las novilladas con picadores y ahora, recorrido ese primer trayecto obligado, a sus 29 años, está a un paso de debutar con toros de lidia. «Mi sueño sería volver a pisar La Maestranza en la Feria de abril sevillana, pero con toreros en vez de novilleros. Y quizás más adelante ir a Las Ventas o a Bilbao». Pero no obstante mantiene los pies en la tierra: «De momento no me planteo dejar el fútbol, porque me permite estar en forma para el toro y al mismo tiempo he tenido la suerte de que mis equipos en estos últimos años han respetado las jornadas en las que me ha salido una novillada».

En Estepona, por ejemplo, pactó de antemano que con una faena en la agenda no tendría problema alguno si optaba por torear cuando coincidiera los horarios de ambas actividades. «Personalmente no conozco ningún caso similar al mío. Además, no tengo ascendencia taurina. Yo mismo he ido haciéndome los contactos desde la nada. No sabía ni lo que valía un capote o un vestido de luces. Pero ahora tengo la suerte de poder practicar dos profesiones que muy poca gente puede realizar». Así lo reconoce también el novillero con el que ha compartido más tardes, el malagueño Adrián Abad.

Y por si fuese poco lo de combinar sus tardes taurinas con los entrenamientos balompédicos, además desarrolla una labor adicional como productor en la empresa Cedecom, con sede en el PTA. «Éste es mi trabajo principal, porque en El Palo, durante esta temporada, por la crisis económica no hemos cobrado ni un euro desde el mes de noviembre». Y eso a pesar de que el conjunto siempre estuvo en la zona alta, hasta disputar hace unas semanas la fase de ascenso a Segunda B contra el Amorebieta, o a que en sus filas continuara un histórico ariete como el ex malaguista Basti.

«Mi objetivo ahora, sin saber en qué equipo comenzaré la temporada futbolística, es seguir toreando y progresando, y por qué no, el día de mañana, torear... Sé que en los toros tengo más proyección». De momento no pretende tampoco colgar las botas, aunque si un novillero le ofreciese 40 festejos sí le diría el adiós definitivo al balón.

A lo que no pone en ningún caso fecha de caducidad es a su labor audiovisual. Como productor prepara para Canal Sur espacios tan conocidos como ´Tesis´, mientras idea documentales o reportajes inéditos. Quién sabe si el próximo no incluirá su propia vida, la que mezcla goles y vueltas a los ruedos

Fuente: FRAN EXTREMERA.

La Opinión de Málaga

2393209 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO