Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Cultura
U N A M U J E R . L A M U J E R
Dia internacional de la mujer. 8 de marzo.

25/02/2011.

Como si diera igual, como si no tuviera mayor importancia que la que puede tener cualquier otra persona, como si fuera verdad que solo se trata de un ser humano, como si fuera una buena excusa pensar que no hay que darle tantas vueltas al asunto, como si al final todo se redujera a una noticia más y a una manifestación más, como si solo se tratara de una mujer, siempre de la mujer, en nombre de la mujer.

Como si diera igual, como si no tuviera mayor importancia que la que puede tener cualquier otra persona, como si fuera verdad que solo se trata de un ser humano, como si fuera una buena excusa pensar que no hay que darle tantas vueltas al asunto, como si al final todo se redujera a una noticia más y a una manifestación más, como si solo se tratara de una mujer, siempre de la mujer, en nombre de la mujer.

                        Cuando se la ensalza y cuando se la arrastra, cuando simplemente se pone en entredicho el valor intrínseco de ser mujer, ayer y hoy, como si la paridad estuviera inventada y no hubiera para tanto.

                        Como si de nuevo volviésemos a hablar de la mujer, con nombre y apellidos, con rostro, con su humanidad a cuestas, con sus glorias y penas en la mochila de los olvidos, como si ya se supiera lo que se espera, al cabo, de ella, de una mujer, de la mujer.

                        De la santa y de la puta, de la mártir y de la de mando en plaza, de la invisible y de la de armas tomar, para bien y para mal de su propia existencia, desde que nace niña, en su rosita envoltura, como un alhelí intocable y frágil, superprotegida en el desván de los abusos inconfesables o en el derroche de los caprichos consentidos, entre el frú frú de lo primeros modelitos, como cenicienta, como princesa, como bruja buena, como hada, como doncella y criada, como bella durmiente de sus arrumacos empalagosos, haciéndose mocita y pavita, recogidita sobre sí misma, cuidadosa de sus cosas y sus secretos, desde tan joven, atenta a sus miedos y a sus virtudes por la gracia impostada, a la fuerza y al mejor postor, guardando la castidad de sus buenos propósitos y de sus candorosos sueños, evitando el lado macho, depilando el hosco ceño, haciendo méritos desde la juventud más incipiente, desde antes de que pueda plantearse otra cosa, como si no pudiera ser, en ningún caso, la patita fea con su morro enfurruñado.

                         Hasta hacerse mujer, atractiva y ocurrente, lista y trabajadora, por la cuenta que le trae aunque disimule, resuelta y pudorosa, todo a la vez y si quiere comerse un rosco, hecha una mujer radiante y ejemplar, suspirando por el macho que la corteje, a la antigua o a la moderna, disimulando o sacando pecho, hasta enredar el asunto del amor convenientemente enlazado en papel de charol, para toda la eternidad o hasta que no se aguante más, hasta que el peaje sea insoportable y el suplicio no de más de si, mientras la mujer va entregando su vida a sorbos y a borbotones, amante y entrañable, vigilante y protectora, víctima, al fin, de la máquina de querer que no sabe querer, mientras la mujer haya de sufrir cada envite como si fuera eso mismo, una mujer, la mujer arrinconada en su desamparo, la mujer que disimula y hace de tripas corazón, la mujer que tira para adelante, mientras luce tan hermosa la mujer, el bello animal que embelesa a la fuerza y por civilizada convicción, como si fuera su única arma para alcanzar la felicidad, tan prometida, tan suspirada, tan enaltecida en el altar de las grandes mentiras que la hicieron , precisamente, mujer.

                        Hasta el postrer instante, con la mujer envejecida y todavía hermosa, como ella misma, desvastada y serena, al final, cuando ya no hay nada más que perder, en el sinfín de la vida de una mujer, de la mujer, a expensas de su propia capacidad redoblada para intentar sobrevivir, a pesar de todo, con todo.

                                                           Logroño 22 – febrero – 2.011

Fuente: Antonio Garcia.

2438845 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO