Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Noticias del Barrio
OCURRIO HACE 30 AÑOS

10/06/2011.

Hace treinta años, la revista El Copo de la Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo se hizo eco de una tragedia ocurrida en la playa del Chanquete. La reproducimos a continuación.

El mes pasado, ocurría en nuestra barriada una desgracia de la que se informó en la prensa malagueña. Esta información fue seguida por comunicados en periódicos, además de una espectación e interés en la calle,sobre las posibles responsabilidades.
Esta desgracia a que nos referimos es la muerte de dos personas en las playas del Chanquete.
La tragedia pudo haber sido mayor, ya que fueron 9 las personas que estuvieron en peligro real de ahogarse.
El estado del mar era peli­grosísimo ya que se mezclan el vendaval y la resaca. Esto para personas que no sean buenos nadadores puede ser mortal, y en esta oca­sión ha sido la experiencia práctica y no la teoría la que nos lo ha demostrado.
Pero no vamos a escribir ahora, tanto tiempo después de que ocurriera, para informar del hecho que, como ya hemos dicho, fue recogi­do por la prensa. Hoy hablamos de este tema para tocar dos puntos que creemos merece la pena recoger.
El primero es reconocer a las personas que se lanza­ron al agua para ayudar a los que se ahogaban, poniendo en peligro sus vidas, con alto grado de compañerismo, solidaridad y humanidad.
Dos de estas personas perdieron su vida en el hermo­so intento, y otros estuvieron a punto de perderla.
En especial queremos resal­tar la valentía y entrega de los trabajadores y el propió dueño del Tintero II que abandonando el negocio se lanzaron al agua a soco­rrer a las personas que se ahogaban, ya que sin su ayuda, la tragedia habría sido mucho mayor.
Reproducimos nombres y apo­dos de estas 15 personas rindiéndoles un pequeño ho­menaje : José Luis, José Antonio, Paquito, Chema, Nono, José Manuel, Tostao, Miguel, Pe­taca, Canijo, Antonio, Felipe, Juan, Zocato, Ramón.
El segundo punto al que nos referimos es el de plantearse cómo evitar que esto vuelva a ocurrir.
Un camarero acudió a la Cruz Roja del Mar en el Palo para que fueran a socorrer a los bañistas. Los miembros de la Cruz Roja respondieron que no podían salir a la Mar sin permiso de sus superiores, y que esas eran las normas. Los superiores no estaban allí y este camarero tuvo que discutir violentamente con ellos para que inflaran las barcas de goma que tenían guardadas y sin preparar para una emergencia.
Después de un rato largo de discutir, consiguió que sa­lieran con la lancha, pero ya era demasiado tarde. To­do había acabado. Cuando llegaron al lugar del accidente, los bañistas acogieron con cierta agresividad verbal a los miembros de la Cruz Roja.
Después de todo esto el Se­cretario de la Asamblea Provincial de la Cruz Roja, hizo unas declaraciones al periódico Sur, el domingo 12 de Julio, en las que trata­ba de evitar cualquier posible responsabilidad en estos hechos. Esto lo basaba en que no tenían presupues­to, y por lo tanto no podían ofrecer mucha garantía de eficacia.
En esas declaraciones hacía responsable del cuidado y vigilancia de las playas al Ayuntamiento, que podía contratar los servicios de la Cruz Roja, siempre que se les pague los mínimos gastos.
Todo está recogido en la Ley de Costas 26-4-69 art. 17.
Está claro, que la responsabilidad de vigilancia es del Ayuntamiento del cual ya todos conocemos la esca­sez de medios económicos de que dispone.
Pero esto no es suficiente explicación que justifique hechos de esta índole, por­que aquí no se trata del alumbrado de una calle o de un arbolito en un rincón, sino de la vida de personas, y esto es más importante que todo lo demás.
En la misma playa el mismo día de la desgracia, muchas fueron las soluciones que  surgieron de las conversaciones de los vecinos.
¿Es que cuesta tanto una torre de vigía en cada uno de los dos sitios donde acuden más bañistas en nuestra ba­rriada: el Chanquete y colegio La Milagrosa?
¿Es que cuesta tánto unos salvavidas con 100 o 200 m. de cuerda?

¿Por qué en otras playas malagueñas encontramos las banderas de peligro y aquí no?

Estas y otras han sido las aportaciones de los vecinos, ahora lo que falta es que  nos coordinemos todos para exigir al Ayuntamiento unas responsabilidades, y a la Cruz Roja más dedicación con los pocos medios de que dispone.

Miguel López Castro

2388343 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO