Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Vocalía de Flamenco
La noche que mandó Poveda

10/07/2011.

Da la impresión de que a Miguel Poveda le late el corazón en la garganta. Que se le paran los pulsos en un quejío, que se acelera al compás por alegrías, que tiembla en una soleá

Miguel Poveda, acompañado a la guitarra por Chicuelo. :: SUR

Miguel Poveda, acompañado a la guitarra por Chicuelo. :: SUR

Como aquella de Antonio Mairena: «Esta noche mando yo / y mañana mande quien quiera / esta noche voy a poner / por las esquinas banderas». Y hasta la llameante bandera estaba en la noche del viernes el castillo de Sohail de Fuengirola para escuchar a Poveda, que cuajó un recital preñado de técnica y temperamento, fijeza y compás, copla y flamenco.

Poveda cambió de registro como de camisa, con la desenvoltura que nace del trabajo y el talento. A los amantes de lo puro brindó el principio del concierto. Seguiriyas, soleás y rondeñas fueron cayendo junto a la impecable guitarra de Juan Gómez 'Chicuelo'. Llegaron los cantes de Jerez. Tangos, fandangos y Poveda arrancándose un baile. Ecos de Mairena, Caracol y Chocolate, después llegarían de Valderrama, Farina o Molina.
Clavó la rumba Poveda, que improvisó una colombiana a capela antes de dar paso al primer guiño coplero con 'Dime que me quieres', a solas con Chicuelo y celebrada por la concurrencia. Siguieron las bulerías de 'Como la luna en el agua' y esa soleá de Mairena convertida en palo festivo en la voz de Poveda: «Esta noche mando yo...». Y a fe que mandó Poveda en el castillo de Sohail, camino de la madrugada del sábado.
Porque la garganta de Poveda parece tener sitio, fuerza y domino para el cantaor y el cantante. Para lo jondo y lo melódico. Una delicia escuchar a Joan Albert Amargós al piano. Un popurrí de la radio de nuestras madres y de nuevo Chicuelo. Y Paquito González a la percusión. Y el oficio de las palmas.
Homenaje a Morente
Sonaron 'Vente tú conmigo', 'Ojos verdes', 'Rocío', 'A ciegas'... Y un nudo en la garganta en el homenaje a Morente. 'La aurora de Nueva York' inmortalizada en el 'Omega' sonó cabal en la voz de Poveda, que poco después brindó uno de los momentos señeros de la velada. Una versión de la 'La leyenda del tiempo' que no es una versión ni una imitación ni una copia ni nada que se le parezca a la cantada por Camarón hace más de treinta años.
Fetén la 'Leyenda del tiempo' escuchada en el castillo de Sohail, con el pellizco de Poveda picando las piedras de las viejas murallas. La emoción se mezcló con sorpresas. El diestro David Galán dio pases de pañuelo sobre el escenario al compás de 'Alfileres de colores'. Y en los bises apareció Pasión Vega para cantar un fragmento de 'Y sin embargo te quiero'.
Y el frío de la loma junto al mar ofreció la excusa perfecta para la piel erizada, la noche que mandó Poveda
 
Fuente: Diario Sur.

2388729 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO