Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Vocalía de Flamenco
El cante grande de José Mercé caldea el festival de Casabermeja

25/07/2011.

En el polideportivo Antonio Sánchez Fernández casi no se cabía la noche del pasado sábado y encontrar una silla libre era una tarea arduo complicada para aquellos que no fueron puntuales en su cita con el tradicional encuentro flamenco que se celebra en Casabermeja. El XL Festival de Cante Grande dio la talla en público y cartel, «un festival talla XL», como lo denominó el presentador, Manuel Curao, que cada año se supera y deja con ganas de más a los aficionados al cante jondo

José Mercé se arrancó por distintos palos del flamenco en el festival de Casabermeja. :: C. MARTÍN

José Mercé se arrancó por distintos palos del flamenco en el festival de Casabermeja. :: C. MARTÍN

Esta edición lo ha hecho logrando que sobre el improvisado tablao se suban cantaores de la talla de José Mercé, El Pele, Tomás de Perrate y Antonia Contreras; guitarristas como Antonio de Patrocinio Hijo, Antonio Moya, Chaparro de Málaga y Diego del Mora y la bailaora de la escuela sevillana Carmen Ledesma, que cerró con su baile la primera parte del festival. La segunda la abrió un jerezano José Mercé que con su duende caldeó aún más el ambiente y dejó al público ávido de fiesta.

La malagueña Antonia Contreras abrió la noche flamenca al toque de Chaparro de Málaga, cuyo hijo José, subió unos momentos al escenario para acompañarlos con las palmas. Malagueñas de su tierra, de Álora; una rondeña; un tango con una introducción de tientos y, por su puesto, fandangos fueron algunos de los palos con los que se atrevió la malagueña, que retó al viento arrancándose a cantar sin micrófonos y haciendo que su voz llegase a todo el auditorio. Una batalla ganada que el público -entre los que se encontraba el consejero de Cultura, Paulino Plata; el alcalde, Antonio Domínguez, y varios diputados-, agradeció con fuertes aplausos y algunos, incluso, levantándose de sus asientos.
De Málaga a Utrera
El público saltó de Málaga a Utrera casi en un abrir y cerrar de ojos. Tras una breve introducción de Manuel Curao, Tomás de Perrate demostró que lleva el flamenco en las venas y al arte heredado de su tía La Perrata y de su padre El Perrate de Utrera, aunque como apuntó el presentador tardaría en darse cuenta de su vocación, ya que sus primeros pinitos dentro del mundo de la música fueron como batería de una banda rockera. Unas cantiñas al estilo de su tía María la Perrata, «que no alegrías», «un poquito por soleá» y algo también de seguidillas y bulerías hicieron vibrar el tablao y que algunos se levantarán y le pidieran otro cante. Antonio Moya le acompañó al toque en todo momento y su guitarra continuó también sonando para el baile de Carmen Ledesma. Con un matón amarillo de flores rojas, con un taconeo que quita el sentido y con un arte que brotaba de sus manos, la bailaora se dejó llevar por el estilo de la escuela sevillana con un baile quieto y pausado, pero lleno de garra y fuerza que también llegó a todo el auditorio. Tanto que el público pidió más y ella le regaló un poco más de su arte, levantándolos de sus sillas.
Dedicado a Moraíto Chico
José Mercé abrió la segunda parte del festival con un público cada vez más ansioso de escuchar su cante. El de Jerez, que recordó otras ediciones en las que estuvo presente, estuvo acompañado al toque por Diego del Mora, hijo de Moraíto Chico y su sustituto para la ocasión debido a los problemas de salud de su padre. Dedicado a su Morao «para que se recupere», Mercé se arrancó por malagueñas, por soleá, por alegrías y tras el tirititran tran tran luego se fue por bulerías. Del escenario, sin embargo, no pudo irse sin cantar un fandago porque el público se lo pidió con fuerza y se lo agradeció con fuertes aplausos, levantando a un numeroso público de sus asientos.
El Pele llegó con hambre al tablao, un hambre de cante jondo, que no defraudó a un público con ganas de fiesta, y también de algún bocadillo «porque la cosa está muy mal», ironizaba. Sus bulerías, su chorro de voz, su chispa en el tablao y su duende izó a gran parte del auditorio que ya de pie cerraron el XL Festival de Cante Grande de Casabermeja acompañando con palmas el cante de El Pele y la guitarra de Antonio de Patrocinio Hijo. El Pele consiguió su bocadillo de un generoso aficionado y se despidió con un fin de fiesta en el que Mercé no solo volvió a arrancarse sino que hasta bailó con Carmen Ledesma
 
Fuente: Diario Sur.

2463775 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO