Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Vocalía de Flamenco
El Divino Palanca

09/09/2011.

El pasado sábado se cumplieron 35 años del fallecimiento en su ciudad natal, Marchena, de José Lebrón Pérez, cantaor conocido artísticamente por Pepe Palanca. Había nacido en 1904 y muchos de los últimos años de su vida los pasó en Málaga donde gozó de la amistad de numerosos aficionados y seguidores con los que se reunía con harta frecuencia

Encontrándose enfermo se trasladó a su ciudad natal donde falleció el 3 de septiembre de 1976. Palanca, tras conseguir triunfar en Andalucía con sus famosísimos fandangos, su debut en el Circo Price de Madrid con un espectáculo encabezado por Jesús Perosanz, fue apoteósico. No sabemos si la idea fue suya o de su representante artístico, pero lo cierto es que inundó las calles del centro de Madrid de octavillas lanzadas desde una avioneta con el siguiente texto: «Presentación del as moderno o el Divino Palanca». Aquella publicidad, hasta entonces inédita, hizo que el ya desaparecido teatro-circo pusiera en cada sesión el cartel de 'agotadas las localidades'. Posteriormente hizo otras giras con Angelillo en las que se le anunciaba como 'renovador del fandanguillo'. Pepe tenía una voz natural muy flamenca y un fraseo muy peculiar, lo que para sus incondicionales hacía muy difícil imitar sus fandangos. Aún más, para ellos cantar por Palanca era más difícil que escribir a máquina con guantes de boxeo.

Tras su vuelta a Madrid en los primeros años cuarenta para actuar en diversos teatros y alternar con su paisano Pepe Marchena en 'Pasan las coplas', estuvo en el II Concurso Nacional de Cartageneras, e intervino como 'invitado de honor', junto a Porrina de Badajoz en el espectáculo 'Solera'. El fandango fue vital en la vida de Palanca, y como dijo Pedro Camacho: «Hay cantaores que se hacen famosos por un solo cante», y en verdad que este fue el caso de Pepe Palanca. Sobre este personaje, González Climent opinaba lo siguiente: «Trátase de una figura que no está para el primero que pasa. Se mueve dentro de una difícil y personal lógica». Aunque Palanca conocía otros cantes y a veces los hacía cuando algún aficionado-amigo se los pedía, su pasión fue el fandango y con él vivió hasta sus últimas actuaciones que fueron precisamente en Málaga, donde en muchas ocasiones tuvimos la suerte de estar con él metido en juerga
 
Fuente:GONZALO ROJO find@diariosur.es
 

2463775 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO