Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Noticias de prensa
»Megahospital»: tres años, ni un ladrillo

12/09/2011.

El 17 de septiembre de 2008, tres días antes de una manifestación para reclamar un tercer hospital en la capital, la Consejería de Salud puso sobre la mesa un caramelo que desactivó aquella movilización: un megahospital con 1.500 camas que se convertiría en el nuevo Carlos Haya.

Faltan pocos días para que se cumplan tres años de aquel anuncio y todavía no se ha puesto ni un ladrillo. Es más, el proyecto sigue sin fondos porque la carambola que proponía la Junta para su financiación no sale adelante. La Administración autonómica solo tiene 14 de los 600 millones que costaría el megahospital. Con ese 2% va a iniciar la construcción del Instituto Biomédico de Málaga (Ibima), la primera pieza del nuevo Carlos Haya, cuyas obras Salud prometió comenzar en julio pasado y todavía no ha adjudicado.

La crisis y el desencuentro entre administraciones de distinto signo político no ayudan. La idea de la Junta era que los terrenos del Carlos Haya, el Civil y el Materno -que pertenecen al mismo complejo hospitalario- se realificaran para, con sus plusvalías, financiar parte de la operación. El modelo era el mismo con el que se construyó el Hospital Puerta del Mar, de Cádiz.

Cuatro administraciones tenían que ponerse de acuerdo para que la financiación propuesta por la Junta saliera adelante: la Consejería de Salud -que impulsaba el proyecto y pondría el resto de la inversión-, la Diputación Provincial -propietaria del Hospital Civil-, la Seguridad Social -dueña de los terrenos del Carlos Haya y el Materno- y el Ayuntamiento de Málaga -que tenía que acordar la recalificación para conseguir las plusvalías-. La propia consejera, María Jesús Montero, reconocía al anunciar el proyecto que era "una operación muy compleja".

Antes de que terminara aquel mes de septiembre, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, daba un golpe de efecto y se comprometía a aportar los 79 millones que estimaba que reportarían las plusvalías, pero reclamaba que se mantuvieran los edificios. Al día siguiente, la Junta rechazaba la oferta municipal, entre otros argumentos, porque el Consistorio calculaba las plusvalías sobre "aprovechamiento sensiblemente inferiores a los que concede a los promotores privados". Era el 1 de octubre de 2008. No habían pasado ni dos semanas del anuncio del megahospital y el desencuentro ya estaba claro.

Comenzaron las reuniones técnicas. Se llegó incluso a barajar solo el derribo de los edificios más nuevos del complejo -el pabellón B y el Materno-. Y hasta ahí. Empezó la crisis y ya no hay ni siquiera contactos entre ambas administraciones. Hace más de un año y medio que no se celebra ninguna reunión.

Hubo otro pequeño avance en noviembre pasado. Tras el consabido cruce de acusaciones entre la Junta (PSOE) y el Consistorio (PP)-, la Administración municipal cedió a la Consejería de Salud una parcela de 15.300 metros cuadrados en el entorno de Los Asperones para que iniciara la obra del Ibima, el primer paso del megahospital y que todavía no ha comenzado.

El caramelo del megaproyecto sirvió a la Administración sanitaria para enterrar el compromiso anterior de construir un hospital con 110 camas en el Civil y rechazar la reivindicación social y del PP de que se construya un tercer hospital en la capital, ubicado en la zona este.

Pero, salvo por la inminente adjudicación de la obra del Ibima, no hay más hechos tangibles sobre un proyecto que Salud siempre ha tildado de "referente en el sur de Europa". El Partido Popular dice que la iniciativa es "humo". La Consejería replica que su proyecto sigue en pie y que la prueba es que el proceso de licitación para la construcción del Ibima está en marcha.

Con la crisis y las dos campañas electorales que se avecinan, difícilmente la Junta y el Ayuntamiento vayan a alcanzar acuerdos que no han logrado hasta ahora. Pero tampoco es probable que la Administración andaluza -en vísperas de unas elecciones autonómicas- desaproveche la oportunidad de apuntarse el tanto de haber iniciado la primera pieza del megahospital: el Ibima.

Mientras, una docena de colectivos y el PP claman por un hospital en la zona este. En cambio, siete jefes de servicio del Carlos Haya han salido a la luz en alguna ocasión para instar a las administraciones autonómica y local a ponerse de acuerdo y acelerar la construcción de un único edifico para el Carlos Haya que acabe con la dispersión actual de ese centro. Con crisis y elecciones, parece complicado que se den los avances que reclaman muchos malagueños.

Fuente: Málaga Hoy

2469424 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO