Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Cultura
«Los ciudadanos estamos ya hartos de andar en la cuerda floja»

13/09/2011.

Sobre el escenario canta historias desgarradas, de esas que remueven los sentimientos. Debajo del escenario habla con una eterna sonrisa, de esas que contagian a quien le rodea. Pasión Vega regresa »Sin compasión» a la actualidad musical el 20 de septiembre con su primer disco de canciones inéditas en cinco años.

Pasión Vega lanza al mercado el 20 de septiembre el disco »Sin compasión». :: ANTONIO SALAS

Pasión Vega lanza al mercado el 20 de septiembre el disco »Sin compasión». :: ANTONIO SALAS

El desamor y el despecho comparten CD con el amor más tierno y con temas de corte social. El 15 y 16 de noviembre lo presentará en su tierra, en el Teatro Cervantes, «un termómetro para ver cómo funciona» el álbum.

-Vuelve 'Sin compasión'. ¿Dónde la ha dejado?
-(Risas) La compasión hay que tenerla siempre... pero lo que quiero decir con este título es que es un disco muy directo, muy emocional, con historias muy potentes. Es un retrato de la vida misma, de como del amor puedes pasar al desamor. Respira mucha humanidad y desgarro. Es un disco que te mueve, pero no porque todas las historias sean trágicas, también hay mensajes de esperanza. Además, es un juego de palabras porque contiene mi nombre.
-¿Hay mucho de usted?
-Sí, tiene mucha fantasía y poesía. Me encanta cantarle a las cosas de la vida, a las cosas cotidianas, pero con ese lenguaje un poco adornado. Puedes explicar la crueldad de la vida o lo bonito que es el amor siempre desde la belleza de una canción.
-¿Todo el mundo tiene 'Rincones oscuros', como dice el primer single del disco?
-Todo el mundo los tiene. Todos hemos tenido momentos en los que tienes que buscar la luz y la fuerza en ti mismo porque nadie te puede ayudar. Eres tú misma la que tienes que encontrar la fuerza dentro de ti para salir de ese bache, para salir de ese amor o de ese problema.
Temas inéditos
-¿Necesitaba ya presentar temas inéditos?
-Sí. Además hemos tardado, porque es un proceso un poco más largo que cuando te implicas en un disco de versiones: encontrar repertorio, dar forma a las canciones... Lo hemos hecho con bastante tiempo, aunque al final ha quedado un disco muy sencillo, porque lo requería así: con mucho contenido pero un vestido muy minimalista. ¡Raro en mí! (risas). Hemos ido a lo básico, lo hemos desnudado de todo, porque son historias coloquiales, pegadas a la tierra.
-Le he oído decir que se encuentra en un momento de su vida sin prisas. ¿Antes iba acelerada?
-Siempre he intentado hacer las cosas con pausa, pero este ha sido el tiempo más largo sin editar un trabajo musical. Es verdad que también ha habido una serie de incidencias familiares y de salud que han hecho que todo se haya retrasado; pero eso te va enseñando a no tener prisas y a decir «pues no será el momento, esperemos un poquito más». Aunque por dentro pienses «¡me cachis en la mar!» (risas). Aprendes a que no todo depende de ti, que la vida tiene sus caminos.
-Sacar un disco ahora, ¿es un acto de valentía?
-(Risas) La verdad es que sí. Soy exigente con la compañía y con todo el equipo de gente con el que trabajo, pero a la vez soy consciente de los tiempos que corren. Si alguien tiene 15 euros a lo mejor no es para gastárselos en un disco, sino en otras cosas importantes. Pero, hasta que no cambien las cosas, un disco es una carta de presentación.
-Hay temas más pop, un bolero, un fado, una bulería... ¿Se atreve con todo?
-Bueno, con todo... (risas), al menos con aquellos estilos cercanos a mis inquietudes y a la música que escucho a diario en casa. Son estilos que no nos vienen muy lejanos a los andaluces. Son ritmos de ida y vuelta, mezclados con un pop más actual y con historias diferentes, originales y adaptadas a nuestros día. Pero siempre intento no perder la esencia de lo popular.
-¿Qué no haría nunca?
-Estoy abierta a todo. Quizá hay estilos que me son un poco más lejanos, como el hip hop. Me gusta y he ido a conciertos, pero no me veo haciéndolo, no es algo para lo que yo haya nacido. Me siento incapaz... pero nunca se debe decir de este agua no beberé, hay que ser valiente.
-Diana Navarro, por ejemplo, dice que le gustaría sonar en las discotecas.
-¿Por qué no? Es verdad que a veces el lanzar mensajes un poco más profundos está un poco enfrentado con sonar en una discoteca, donde la gente no se plantea el mensaje que mandas. No me imagino 'Y sin embargo te quiero' a ritmo discotequero (risas). Pero los tiempos están cambiando y todo se puede mezclar.
-Además, usted siempre ha huido de los estereotipos, como el de cantante de copla con bata de cola.
-Sí, pero una huye no porque diga «no quiero saber nada de esto», porque son clichés cercanos a mí, los he visto desde pequeña... Una huye porque en tu interior no te identificas con eso. Pero no me molesta que me digan 'la cantante de copla', empecé con ella y sigo haciendo clásicos de copla en mis conciertos.
-Simpatiza con el 15M. ¿Qué le indigna?
-Sobre todo el haber basado nuestra felicidad en el consumismo, en el tener más... Hemos cometido un error muy grave. Vivimos una crisis de valores, sin duda, y recomponernos ahora es lo complicado. Tenemos que tener fe y no en la política, porque creo que ya la damos por perdida (risas), sino en el ser humano. El 15M nos ha devuelto la fe en que el ciudadano de a pie tiene la palabra. No podemos estar indiferentes ante las injusticias. Tenemos voz y voto y no tienen que pasar cuatro años para que manifestemos estas inquietudes. Los ciudadanos estamos ya hartos de lo que está pasando, de ver cómo dependemos tanto de la economía, de cualquier numerito que sube o baja. Estamos hartos de andar en la cuerda floja y queremos soluciones. Pero nosotros tenemos que poner también de nuestra parte.
«Hasta la coronilla»
-Los artistas, ¿también están hartos de andar en la cuerda floja?
-¡No te puedes ni imaginar! Estamos ya hasta la coronilla (risas). Es muy complicado. La música, la cultura, el cine y el teatro han pasado a un segundo plano; aunque creo que la gente también demanda ese momento de ver una película o ir a un concierto y olvidarse de sus problemas. Y hoy, sobre todo, se demanda calidad.
-En el videoclip de 'Rincones oscuros' aparece como una estrella, con trajes largos y sofisticados. ¿Es importante la imagen?
-Hice hincapié en que quería que fuera algo moderno y sofisticado, pero a la vez elegante. Es que a veces lo moderno roza la ordinariez, y no. Quería mostrarme con esos vestidos largos, que son las prendas que luego utilizo en mis conciertos. Se puede ser moderna y elegante, y eso es lo que buscaba
 
Fuente: Diario Sur.

2699058 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO