Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Noticias del Barrio
Gobierno y Ayuntamiento abandonan a su suerte los Baños del Carmen convertidos en un territorio sin Ley fuera de todo control

19/09/2011.

La situación de la playa de los eucaliptos de los Baños del Carmen está fuera de control. Las dos administraciones competentes, Gobierno y Ayuntamiento de Málaga, han dejado que este privilegiado enclave se degrade por completo los últimos años. Lo que antes eran dos tiendas de campaña instaladas en el antiguo camping se ha terminado por convertir en todo un campamento marginal.

Además de los problemas de salubridad y convivencia existentes, hoy los vecinos sufren una situación de inseguridad que amenaza con estallar en cualquier momento. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com les ofrece VÍDEOS de la playa e informa de cómo se ha llegado a este punto.

EN 2007, conforme se dio a conocer a la opinión pública el proyecto de remodelación urbanística de los Baños del Carmen, se generó un amplio movimiento de oposición del que se derivaron varios actos y asambleas en la playa de los eucaliptos de los Baños del Carmen. Este privilegiado enclave urbano en el que décadas atrás funcionó un camping, se erigió en lugar de encuentro de colectivos de izquierda y ecologistas... Toda una amalgama de gente diversa preocupada por conservar este paraje y evitar la especulación, pero que con el paso del tiempo perdió fuerza. Y se degradó. 

LOS grupos más radicales decidieron acampar allí de forma permanente. La casa cercana de un particular fue okupada y después abandonada. Ha sido destrozada antes de tapiar sus puertas y ponerse en venta. El botellón se hizo continuo, el consumo de drogas también se hizo evidente. Los niños y familias abandonaron la playa. Amparado bajo proclamas de la lucha y la resistencia social, y a sabiendas de la permisividad de las autoridades, el lúmpen se ha ido haciendo fuerte. En los Baños del Carmen los perros peligros van sin cadena, se hacen hogueras a diario, sea por la noche o durante el día, puesto que en ellas se cocina. La suciedad llega a niveles tercermundistas. Se orina y se defeca en los muros que delimitan el lugar. Hay, literalmente, montañas de mierda compuestas por toda clase de detritus. El hedor, en algunos rincones, es nauseabundo. En cualquier otro lugar de Málaga estas situaciones estarían penadas, pero esta zona del balneario es un territorio sin Ley.



LO que antes eran un par de tiendas de campaña en las que holgazaneaban una docena de personas hoy es un asentamiento en el que una mezcla diversa de excluidos sociales, marginados, antisistema, okupas, punkis… o como se les quiera llamar, campan a sus anchas haciendo este lugar suyo, e impidiendo el uso y disfrute pacífico por el resto de la ciudadanía. Y las dos administraciones competentes les dejan hacer. No son pocos los malagueños que creen que la estrategia de Ayuntamiento y Gobierno pasa por dejar que el lugar se degrade hasta tal punto que la opinión pública pida que se haga el proyecto de reforma urbanística comience cueste lo que cueste.

DE momento lo que existe son presiones vecinales para que las fuerzas del orden actúen y restablezcan el control, sea la Policía Local del Ayuntamiento o la Policía Nacional del Gobierno. EL OBSERVADOR  tiene constancia de las peticiones que en esta línea han trasladado a la Subdelegación del Gobierno y al Consistorio los representantes vecinales, especialmente de Pedregalejo. Fuentes conocedoras de la Subdelegación aseguran que la intervención policial para desmantelar llegará pronto. Pero cuando esta revista pregunta en la institución, la respuesta es negativa, por lo que adelantar que la solución será inminente más parece una estrategia electoral de cara al 20-N.



Y la solución no es sencilla, la ‘población’ del asentamiento oscila entre los 30 y los 60 miembros. Ya hay suficientes pruebas de que no son precisamente pacíficos. A los testimonios de las habituales peleas en el lugar se suman los incidentes de mayor calado. En el último año se han producido apuñalamientos e intentos de asesinato. Hay contabilizadas al menos cuatro agresiones con arma blanca desde enero. El pasado octubre en la playa de los Baños del Carmen apareció el cadáver flotando de una mujer indocumentada. Los vecinos consultados, especialmente mujeres, aseguran que desde hace meses evitan no ya ir a bañarse a este lugar, sino simplemente pasar cerca de allí.

PERO las autoridades no reaccionan. EL OBSERVADOR trasladó a los servicios de prensa municipales si la corporación pensaba hacer algo al respecto con los Baños del Carmen, si había alguna novedad respecto a la actitud mostrada por el alcalde en una entrevista concedida a este medio. No ha habido respuesta. Por lo que entendemos que la política municipal sigue siendo la misma: no hacer nada, mirar para otro lado y echar la culpa a otra administración.



REPRODUCIMOS continuación la respuesta que hace un año ofrecía Francisco de la Torre:
¿Por qué se permite en los Baños del Carmen una situación que a buen seguro no se permitiría en otros lugares de la ciudad?  No es fácil contestar a esta pregunta. Lo que quiero decir es que es un espacio de playa, donde hay unas empresas concesionarias, que este espacio está en vías de recuperarse por parte de la Demarcación de Costas, y quizás, Costas no haya querido o podido actuar pensando que los concesionarios tienen todavía algún tipo de titularidad sobre este asunto. Ustedes saben que en el proyecto de actuación en los Baños del Carmen, además de por la dotación presupuestaria, que está detrás de los retrasos, está también la cuestión de las concesiones y de su recuperación. Las dos que hay: la del restaurante, que es prácticamente todo el suelo y la de Astilleros Nereo. Sobre la del restaurante me parece que ya había algún pacto, algún acuerdo, pero miraremos nosotros, el Ayuntamiento, para normalizar el tema. Como esta obra ha estado ‘parece que va a empezar, parece que va a empezar’ pues se pensaba ‘cuando empiece la obra se resolverá’, porque claro, una obra despeja esta situación y quizás por eso desde la Demarcación de Costas o desde el ámbito municipal se ha ido dejando esta cuestión. Pero estoy de acuerdo con usted en que los espacios públicos deben ser objeto de un cuidado en ese sentido, para que no pierdan su condición, ya que esta también es una forma de ‘privatizarlo’. Aunque sea de esta manera tan particular. He tratado de marcar el tema de Costas y de que es un espacio de dominio público. Costas debe ser la que reclame que sea público. ¿Quién defiende un espacio como la playa? Costas ¿Quién quiere quitar las concesiones para poder actuar ahí? Costas ¿Quién debe velar para que eso no se privatice de esta manera extraña? Costas ¿Que necesita nuestro apoyo? Ahí estaremos

Fuente: El Observador.

2519821 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO