Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Ecología y medio ambiente
Escena real: así se arrancaron los eucaliptos del paso a nivel de El Palo

17/01/2012.

. En marzo de 2003 se ejecutó una de las órdenes más desconcertantes de Francisco de la Torre: arrancar dos viejos grandes eucaliptos, quizá los últimos de su generación que quedaban en El Palo. EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.com recibió estas fotografías de un muy antiguo vecino del barrio, que documentó esta pérdida. Fuente: El Observador

. En marzo de 2003 se ejecutó una de las órdenes más desconcertantes de Francisco de la Torre: arrancar dos viejos grandes eucaliptos, quizá los últim

. En marzo de 2003 se ejecutó una de las órdenes más desconcertantes de Francisco de la Torre: arrancar dos viejos grandes eucaliptos, quizá los últim

EN algún momento de la historia reciente, Francisco de la Torre decidió que era buena política talar árboles. Nadie ha dado nunca una explicación, convincente o no: ni siquiera ha existido la voluntad. Estos dos eucaliptos centenarios cayeron bajo la sierra, sin que se tenga noticia de que estuvieran enfermos, de que estorbaban para una reforma urbanística, de cualquier cosa que alguien se haya tomado la molestia de hacer entender.

eucaliptoselpalo02

HACE unos años dio una conferencia en el Colegio de Arquitectos de Málaga el profesor y audaz paisajista Gilles Clement. Decía que las especies invasoras hay que evitarlas, que hay que optar siempre por lo autóctono. Pero que de ahí a arrancar plantas foráneas de los espacios públicos o privados hay un enorme salto que no hay que dar en ningún modo: “Se trata de un ser vivo, y lo último es matarlo”, vino a decir con naturalidad y sentido común. “Solo, lógicamente, si perjudica al ecosistema”.

EL eucalipto tiene tantos enemigos por su fuerte carácter que en no pocas ocasiones se olvida que cada uno de los que se arranca es un ser vivo y no todos son perjudiciales para otras especies. Ha habido mucha saña con ellos en los últimos años. La doble fila que escoltaba la vía del tren Málaga-Vélez-Málaga desde los Baños del Carmen hacia el este de la provincia, desapareció, y con ella, probablemente, gran parte de un paisaje que consideraban propio sucesivas generaciones de nativos y nativas de Pedregalejo y de El Palo. Después, su exterminio ha seguido y se ha ampliado. A la deseucaliptización de Málaga siguieron la desplatanización indiscriminada del Parque, la despalmerización de la provincia, la desficudización de Ciudad Jardín (aun en expansión)... Full de ases: el desarrollismo, el picudo rojo, la cochinilla y el alcalde.

eucaliptoselpalo01

ESTA foto la tomó un antiguo vecino de El Palo desde su casa. La pérdida de paisaje es una condición del paso del tiempo. La continuidad de la civilización se produce, también, por la comunidad del paisaje entre generaciones. La fractura se hace evidente en la amnesia de la infancia: no se hereda de niños lo que habremos de ver en la edad adulta. Al final, faltan del barrio los árboles, quienes crecieron con ellos y su caudal de sombra y de memoria.

2463669 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO