Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Noticias del Barrio
"Nuestros »vecinos» los okupas

27/02/2012.

El campamento de indigentes de los Baños del Carmen y la falta de respuesta institucional desesperan a los residentes · Acoso disfrazado de mendicidad, hogueras, ruidos y peleas son las situaciones que denuncian Javier Cintora / Málaga | Actualizado 27.02.2012

Una de las vecinas muestra la imagen que se ve desde la terraza de otra de las propietarias que viven justo al lado del asentamiento que un grupo de i

Una de las vecinas muestra la imagen que se ve desde la terraza de otra de las propietarias que viven justo al lado del asentamiento que un grupo de i

A Isabel Fernández, una mujer de 85 años, se le saltan las lágrimas cuando recuerda lo que hace unas décadas eran los Baños del Carmen. A comienzos del siglo pasado el balneario contaba con una "gigantesca" pista de baile en la que se ofrecían conciertos y espectáculos de ballet clásico y se organizaban verbenas que llegaron a hacerse famosas en toda la ciudad. Hoy, a unos metros de esa misma pista de baile, se levanta un campamento de okupas integrado por unos 40 indigentes ante la desesperación de los vecinos.

Uno de ellos es Isabel Ortega. Su vivienda y su terraza lindan con el campamento okupa. Cuando el redactor y el fotógrafo llegan a su terraza, desde donde se ve a un indigente asearse, lanza una exclamación: "Nuestros vecinos los okupas". María García y Gracia Marchena, otras dos vecinas, asienten con la cabeza. Acoso disfrazado de mendicidad, hogueras, ruidos, peleas, altercados con arma blanca, saqueo de contenedores son algunas de las situaciones que padecen casi a diario. "Desde mi terraza veo cómo hacen sus necesidades, van desnudos y lo peor es que la droga circula sin que nadie haga nada por evitarlo. No es normal la forma en la que estamos viviendo", se lamenta García.

Hace dos semanas técnicos de Sevillana se desplazaron hasta el Balneario para cortar el enganche con el que obtenían luz de un transformador. "Menos mal, porque el ruido era insoportable. No sólo por la música, sino por el sonido de la radial con el que cortan la chatarra", asegura otra vecina. Como ellos mismos aseguran, la venta de estos materiales son su principal fuente de ingreso.

Más allá de las escenas de "inseguridad" a las que se tienen que enfrentar de forma casi diaria, lo que no comprenden los vecinos "es por qué las administraciones competentes no toman cartas en el asunto". Desde que se iniciara el conflicto, tanto la Demarcación General de Costas, organismo dependiente del Gobierno, como la Junta de Andalucía se han ido cediendo la responsabilidad y las competencias. Si a mediados del año pasado el Gobierno hizo "responsable" a la Junta de hacer cumplir las condiciones del contrato y de expulsar a los integrantes del campamento okupa, sólo unos meses después la Junta de Andalucía se descolgaba de esa obligación. Para el Gobierno andaluz, el hecho de que Costas iniciara el procedimiento para rescatar la concesión del chiringuito y del resto de lo que fue el balneario (propiedad del Grupo Vera) eximía a su administración de cualquier tipo de competencia.

Mientras que las administraciones competentes se pasan la pelota de tejado en tejado, los vecinos viven "atemorizados" por la "inseguridad y la marginalidad en la que se han convertido la zona". Uno de los incidentes más graves se produjo la pasada Nochebuena cuando dos hermanos gemelos sufrieron quemaduras de segundo grado al abrasarse de forma accidental cuando intentaban hacer un fuego en una explanada.

"Un día vamos a salir ardiendo. Todas las noches encienden hogueras y todo está muy seco. Mire como están los eucaliptos", mantiene Fernández. Para María García y Gracia Marchena "lo más grave" son las condiciones higiénicas del asentamiento. "El olor es nauseabundo, hacen sus necesidades en cualquier lado, cogen el agua de las duchas, cogen los restos de comida de los contenedores...", asegura Marchena.

El campamento es el reflejo de los fracasados intentos de regenerar la zona. El periplo para recuperar los Baños del Carmen se prolonga ya durante varias décadas sin que ninguna de las administraciones implicadas haya sido capaz de encontrar una solución. Tras varios planes puestos sobre la mesa, en 2006 se dio luz verde a una actuación que Costas tasó en unos 13 millones de euros. El proyecto contemplaba la adecuación de la playa, la construcción de dos espigones transversales, un pie de playa y dos espigones de apoyo y la regeneración mediante el vertido de 90.000 metros cúbicos de arena. Hasta el momento no se ha invertido ni un solo euro.

Fuente: Diario Málaga Hoy

2468303 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO