Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Cultura
LLAMANDO A LAS PUERTAS DEL CIELO
A Lola, que ayer se quedó dormidita . . . para siempre

19/04/2012.

Hoy ha amanecido donde ayer, sobre La Banda del mar, hoy ha alumbrado el silencio de la madrugada, sobre el oleaje calmo y monótono de la mar huérfana.

Hoy ha amanecido donde ayer,

            sobre La Banda del mar, hoy ha alumbrado

            el silencio de la madrugada, sobre el oleaje

            calmo y monótono de la mar huérfana.

            Hoy como ayer y anteayer ha despertado

            la mañana, sobre “Mi casita en la playa”

            salpicando lágrimas de sal y sonrisas de espuma,

            algo más callada, por su Lola, por la Lola

            que se quedó dormida ayer, con su batita

            y sus ojos de cielo y mar cerrados, soñando

            con su última puesta de sol,

en un penúltimo escalofrío de ternura

y arrebato.

            Hoy sisea la arena y aroman las chinas

            en el rebalaje cansino de tus pasos,

            al trasluz de tu risa y tu voz, Lola,

            transfigurada como una silueta

            inolvidable, como una amiga de raso y

            mirada mágica, en El Palo, al socaire

            de los vientos y las mareas tenues,

            como tu, Lola, enfebrecidas de pasión

            y vida como tú, Lola, en el ocaso sempiterno

            de los recuerdos abrazados al futuro,

            siempre por apurar el hoy, siempre por

            alcanzar el mañana que rondaba

a la vuelta, irrenunciable.

            Hoy guardará un minuto de silencio

            El Palo, tu Banda del mar, y susurrará

            versos encantados “Tu casita en la playa”

            mientras baile el parasol de tu memoria

            la felicidad contagiosa, sobre quienes

            tanto te amamos, Lola, reina de tus zambullidas,

            princesa de tu rincón no apalabrado,

            sobre la arena gris y pescadora,

            frente a la mar, frente a tus delirios

            de vida incontenible, por regalarnos

            sonrisas y optimismo, sin regateos,

            con la generosidad de las musas que

            alzan su figura y ofrecen su mano,

            al pie del varadero que acogió

            tu sencilla humanidad, Lola,

            tu inigualable grandeza, al pie

            de tu mar malagueño, de tu vida

            inimitable, Lola, en el recuerdo,

            para siempre.

                        de Antonio García Gómez, a quien siempre decías “tu poeta”   

                                   17 – abril – 2.012

2471997 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO