Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
LAS LEYES DEL MAR

04/06/2012.

Dicen que en caso de naufragio y hombre al agua, perdida la nave o abandonada, en el fragor de la catástrofe, quien se hará con el mando será aquel tripulante, pasajero, capitán o grumete que haya mostrado mayor serenidad, claridad de ideas, ideología, liderazgo, resolución en el mando y o capacidad para aunar esfuerzos e ilusión con el rumbo para salir de la tormenta perfecta Autor: Antonio García Gómez

Claro que si aprovechamos el tirón y la debacle, la tentación es fuerte y el populismo enseguida llama a la puerta y el más mentiroso, desvergonzado e interesado como un peligro inadmisible y devastador.

                          Claro que si la generosidad nos empuja y la claridad de ideas e ideología vuelve a marcarnos el rumbo, duros de pelar los timoneles, y solo puede cambiar a mejor la desesperación de la crisis que tan a tiempo nos va hundiendo lentamente, la esperanza vuelve a soltar su mínimo destello al fondo, en el horizonte por llegar a él, y solo nos queda abrazarnos al rearme moral que de sentido al compromiso común por salir del atolladero, todos a una, todos atenazando el remo que hendir en el agua y no cejar en el esfuerzo, aunque no haya capitán que nos marque la ruta, aunque seamos nosotros mismos quienes marquemos la derrota a seguir.
                          Porque, a la postre y en principio, son ellos, los guindillas que nos representan a la coba y a la cola del pensamiento más rácano y servil.
                          Cuando y pensémoslo, ni la gran Alemania es nada sin el resto de sus colonias del sur, también europeas, tan y tanto Europa como la madre del cordero que dicen es la gran Germania.
                          Aunque se hayan entregado las armas y la fe, porque estamos jugándonos demasiado, y a vida o muerte, porque estamos jugándonos lo que verdaderamente importa, porque corremos el peligro insoportable de, en poco tiempo, no reconocer palabras como solidaridad y fraternidad, cuando se necesita más que nunca un liderazgo moral que apunte y ponga proa a la victoria de la sociedad civil, pública, contra las arteras artimañas que solo preconizan el sálvese quien pueda, y que se joda el de abajo, el torpe, el enfermo y el débil, el alegal y el ilegal, el inmigrante muerto de necesidad, el último de la fila marcado de antemano para la marginalidad cruel e injusta, mientras aquí los sinvergüenzas sacan pecho y marcan límites y anteponen obstáculos . . . con nuestra resignación y miedo, egoísmo e insolidaridad como grandes coartadas a sus desmanes.
                          Así que el sol que nace todos los días calienta para unos pocos y quedará limitado al copago vergonzante para el resto, empezando por los desheredados de la fortuna, arramblando por la educación y sanidad públicas, gratuitas y universales que de ser intocables están pasando a ser machacadas a sabiendas y con premeditación.
                          Así hasta que la resistencia tenga sentido y absoluta necesidad. . . contra las veleidades del poder y el nepotismo, la oscuridad en nombre de la transparencia más mentirosa, mientras solo cabe no darnos por vencidos y remar, remar, remar hacia el resplandor que se ve al final del horror.
                          Porque nadie es nada sin el resto, porque ellos son menos sin nosotros, porque al fin solo el bote tras el naufragio, navegando con fe y al alimón, cada quien a su remo por vencer el egoísmo y la falta de compasión. . . para no abandonar ni al menor, ni al más débil  de los naufragados.
                          Porque somos y seremos capaces, porque no transigimos ni transigiremos por nada que perjudique al más pequeño de nuestros conciudadanos . . . contra la soberbia e incompetencia de nuestros próceres, hez de la moral más elemental.
                                   Luego duro y al timón, todos a una, la sociedad civil sobre la penuria moral que amenaza con asolar nuestro futuro.
                                               Torre del  Mar 2 – junio – 2.012

2434890 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO