Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
G E N T U Z A

25/06/2012.

Dícese de la mala gente que va apestando la tierra y que antes se distinguía sin gran dificultad. Claro que ahora las cosas han cambiado y la gentuza empieza y termina por «no tener conciencia de haber hecho nada malo» ¡lástima o mecachis en la mar! Y uno no sabe a qué atenerse, si instalarse en el respeto a la presunción de inocencia o, bien al contrario, aguantarse las arcadas y la indignación para no llamar la atención. Autor. ANTONIO GARCÍA GOMEZ

Pero eso es lo que hay. Cuanto de mayores golfos estemos hablando mayor será su carencia de buena o mala conciencia. Tal vez por ausencia o por anestesia de aquella, vaya uno a saber, pero la verdad es que aparecen como seres muy peligrosos y ladinos, más que nada por su innata ingenuidad, por lo visto, o por su malévola amoralidad. En fin, benditos chivos expiatorios de la persecución paisana, ¡que hay que ser retorcidos! Para meterse con tan inefables individuos/as y seguir tan tranquilos a nuestras cosillas supervivientes.

                          Tras haber arrasado por donde han pisado, bien criados, mejor instruidos, aseguran, desde los colegios más selectos y privilegiados, naturalmente privados y a mucha honra, elites entre las elites, predestinados, enchufados y apañados para agarrarse a los puestos de poder, ¡ qué remedio si valen tanto! Para luego armar la de dios, desde su inoperancia o su levedad, vaya uno a sospechar cual domina, para llegar a su Gólgota particular y declarar muy compungidos que ellos “no son conscientes de haber hecho nada malo” y que la culpa es del mensajero, el testaferro, el que pasaba por allí, el linchamiento mediático o populachero . . . para terminar escapando en coche oficial por la gatera de la gentuza, de rositas y con cara de no haber roto nunca un plato, ¡los pobres relamidos de oro y tul!
                          Y ejemplos y víctimas de su propia no conciencia los hay y a montones, desde el desaparecido por arte de birlibirloque, sr. Rato, de nada por aquí nada por allá, a la buchaca el mangoneo remunerado, el descalabro monumental y no querido ni  sospechado, ¡por dios!, y  la cuenta aparte para los paganos de a pie, hasta el seráfico sr. Dívar, en su nube meliflua y mansa, como quien iba por aquí, iba por allí y en algún rincón habría que reponer fuerzas y dormir, pobre de uno en su desolada indefensión, tan caradura como poquita cosa. Y así hasta cuasi el infinito, desde el promotor de aeropuertos sin aviones hasta el señor de los trajes de gañote, como chirigoteros espantajos de la fauna nacional de gentuza bien vestida, desde la dicharachera promotora presidenta de gracietas cruentas y  crueles  al engolado número uno, ministro de toga y birrete, de la farfolla huera y rumbosa, rimbombante y aciaga, . . . todos sin conciencia de haber endeudado a ciudades y comunidades, por no haber hecho nunca nada malo ¡ palabrita del niño Jesús!, en su faranóicos ensueños, en su mala uva clasista y selectiva. . .
                          Mientras ahora nos quedamos sin Debate de la Nación, ¡para qué si es muy aburrido!, entre rescate o no rescate yéndose la dolorosa siempre al mismo sitio, mientras se le da duro al funcionario porque pasaba por ahí y es de la casa que andamos por derribarla, en tanto se abre el abismo entre la gentuza sin conciencia de conciencia y la tribu pagana por pagana y descreída, ¡qué carajo!, mientras las cuentas salen redondas para unos pocos y cuadradas para el resto, mientras la gentuza campa a sus anchas y el pecado original nos tiene a todos tarumbas por pecadores a nuestro pesar, ahora que el horizonte es negro y las grandes fortunas andan asentándose para tiempos mejores ¿mejores que estos cuando la carroña está fresca y calentita?, en tanto se dan palmas por el gol que nos asegurará la felicidad pletórica y efímera, ¡menos da un gran prócer!, alirón, alirón, el “fúmbol” campeón. . . y todos tan contentos mientras huyen las ratas que jamás tuvieron “conciencia de haber hecho nada malo”. . . ¡o sí! . . . ¡o no! Teniendo “el fúmbol y el olvido”.
 
                                                                       Torre del Mar 22-  Junio – 2.012

2396268 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO