Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Vocalía de Flamenco
Poveda o la libertad del cante flamenco
El emocionante espectáculo del artista catalán llena La Malagueta

03/08/2012.

Eran poco más de las diez de la noche cuando un quejío retumbó en la plaza de toros de La Malagueta y quebró el cielo de la ciudad. Lo iba a hacer muchas otras veces durante casi tres horas, como una tormenta que descarga su furia sobre sobre la tierra Fuente: Diario Sur.

Miguel Poveda, anoche, en el concierto. :: Antonio Salas

Miguel Poveda, anoche, en el concierto. :: Antonio Salas

El trueno no era otro que la voz de Miguel Poveda, que siempre precedía a una lluvia de aplausos que más de 2.500 personas -entre los que se encontraban el escritor Antonio Gala y el bailaor Rafael Amargo- le regalaban cada vez que el catalán dejaba de tronar.
Volvía Poveda a Málaga apenas cinco meses después de haber estrenado en el Auditorio Municipal su último trabajo, 'ArteSano'. Y podría volver el de Barcelona cuantas veces quisiera, pues el público malagueño demuestra un gusto excepcional al no cansarse nunca de un espectáculo flamenco superlativo como es el del catalán.
El cantaor demuestra en cada concierto que ni una mínima parte de la enorme atención que recibe es inmerecida. Además, es consciente de todo lo que representa su figura, la de un artista joven que se mueve sin complejos ni miedos en el siempre difícil arte del flamenco. Miguel Poveda arranca con una soleá apolá de su último trabajo, 'ArteSano'. En 'Con-vivencia', Poveda canta un verso que sirve de carta de presentación: "Soñé un día que al cante lo llamaban libertad".
Después, ofrece un repertorio completísimo propio de un artista tan versátil como él, capaz de adaptar su privilegiada voz a todos los palos. En la lista de canciones predominan las de su último álbum, aunque esa libertad de la que presume le hace intercalar en el espectáculo temas de la que empieza a ser una dilatada carrera musical. Aunque acapare todos los focos, en ningún momento está Poveda solo sobre el escenario. No tarda en aparecer sobre las tablas la bailaora malagueña Susana Lupiáñez, 'La Lupi', con una impresionante bata de cola que hace mover al ritmo de los tangos que entona el cantaor catalán.
Sí que se demora Poveda en presentarse a su público. Casi una hora después de haber arrancado el concierto, el barcelonés saluda a Málaga, que se queda muda ante la solemnidad de sus palabras. Presenta entonces una copla de Rafael de León, 'La Ruiseñora', con la que quiere denunciar el uso de la violencia física contra la mujer.
Poco después llega el momento más malagueño de la noche, protagonizado de nuevo por 'La Lupi', que junto a los palmeros y un violín que surge desde la oscuridad baila por verdiales en uno de los momentos más aplaudidos de la noche.
Los tientos de 'Con ser tan sabio', las alegrías de 'Serafino' o la minera 'A Pencho Cros', dedicada a su maestro fallecido emocionaron al respetable hasta el tramo final, cuando Poveda se atrevió incluso con el mítico Camarón de la Isla y versionó 'La leyenda del tiempo'.
El espectáculo de anoche solo podía tener un final: el público de pie tocando palmas y Poveda, extasiado, entregado a Málaga

2464825 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO