Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Deportes
Iniesta es la excelencia

01/09/2012.

La UEFA concedió el jueves el premio al mejor jugador de la última temporada a Andrés Iniesta. Competían con él Leo Messi (que se apresuró a felicitarlo) y Cristiano Ronaldo (que mantuvo el ceño iracundo, incapaz de forzar al menos una sonrisa). La batalla fue reñida: votaron 53 periodistas especializados y 19 apretaron el botón por Iniesta, mientras 17 se inclinaban por Messi y otros 17 por Ronaldo. Fuente. Diario El País

Realizado por Soledad Carlé

Realizado por Soledad Carlé

Más que una estrella, que también lo es por su inmensa trayectoria y su talento, ganó un jugador de equipo, menos obsesionado por el brillo individual que por el rendimiento del equipo.

“Rexach tardó un instante en darse cuenta de que Messi era otra cosa”, escribió hace unos meses Pep Guardiola en este periódico. “Yo, por respeto a Charly, tarde dos instantes respecto a Iniesta”. Lo había ido a ver cuando todavía era un chaval y competía por la Nike Premier Cup. “Ese chico tan menudo”, decía Guardiola, “ese chico era otra cosa”. La UEFA lo ha considerado el mejor cuando tiene 28 años, pero su fútbol seguramente no es muy distinto del que cultivaba entonces.

Muchas son las virtudes de Iniesta. Mover la pelota con inteligencia y velocidad. Repartir juego a los compañeros. Escabullirse como quien no quiere la cosa de un puñado de contrarios en un espacio infinitamente pequeño, manejando el balón como si fuera parte de sí mismo. Descubrir el hueco para el pase envenenado. Y, como remate de su indiscutible maestría, disparar y liquidar al contrario. Lo hizo en la final del Mundial de 2010 para darle el título a España frente a Holanda, o en aquel partido de 2009 en que el Barcelona se jugaba con el Chelsea el pase para la final de la Champions: ya casi no quedaba tiempo e Iniesta recibió de Messi, y no se lo pensó un solo segundo para fulminar al contrario con un formidable chupinazo.

Tenía once años cuando dejó Fuentealbilla, su pueblo de Albacete, para irse a La Masía, la cantera del Barcelona. “Éramos incapaces de comer nada…”, recordaba de aquel viaje. “Ni comía yo, ni mi hermana ni mi padre porque nos moríamos de pena. Pero hoy lo pienso y sé que no había otra salida”. No, al parecer no la hubo, para fortuna de los aficionados al buen fútbol. Enhorabuena.

2464963 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO