Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
Danzad malditos, danzad

17/10/2012.

Recuerdo una película, cuya acción enmarcada en los años de la Gran Depresión norteamericana, despliega y exhibe los avatares, en formato de pequeña gran tragedia, de un concurso de baile sin fin en el que los ganadores solo alcanzarán el ansiado y miserable premio cuando consigan eliminar al resto por agotamiento. autor: ANTONIO GARCÍA

Es cruel, la acción se desarrolla minuciosa sobre la angustia invencible de cuantos van cayendo por falta absoluta de fuerzas, despiadadamente jaleados los concursantes por los organizadores, tan insensibles como implacables.

            No hay sitio para la sonrisa, ni para la ternura, ni mucho menos para la humanidad. Solo queda el esfuerzo desgarrado y brutal por alcanzar el premio que les permita sobrevivir un tiempo más.

            Según va transcurriendo la acción se van desvaneciendo los posibles valores humanos que hubiera dignificado a los distintos personajes que van apareciendo, los organizadores y presentadores, los espectadores, los concursantes, al fin, hasta que desparece totalmente la solidaridad y la compasión, entre otras características humanas que hubieran insuflado algo de respeto y dignidad propios para algunos de quienes observan, participan, sufren la acción la danza de los malditos.

            Y algo parecido está ocurriendo a nuestro alrededor, a poco que uno se esfuerce lo mínimo por querer ver lo que es evidente. De tal manera que paulatinamente el discurso del poder va calando en nuestros corazones. . . aceptando que estamos todos bailando, a resistir más, a aguantar como sea el retraimiento de la economía, la pérdida de nuestros derechos, el peso de la culpa que ya es nuestra y solo nuestra. . . “porque fuimos nosotros quienes nos portamos mal”, . . .porque fuimos nosotros quienes nos dejamos embargar por la codicia que nos vendían, nos regalaban, nos obligaban casi a aceptar. . . y poco a poco vamos asumiendo que fuera de la pista no hay ni espectáculo, ni vida, ni futuro. . . y dentro tampoco, . . . pero seguimos dando vueltas y vueltas y vueltas . . . como trompos condenados a dar vueltas.

            Y entretanto los señores del poder y la gobernanza haciendo juego sobre el tapete de las vísceras y los sentimientos, enardeciendo para ocultar el fracaso y la explotación inadmisibles. . . que lentamente vamos haciendo nuestra. . . la contrición por los pecados que no son nuestros.

            Mientras seguimos girando, embebidos y acobardados, a merced de los amos, especuladores y facinerosos, piratas de nuestros mínimos botines acumulados en el esfuerzo diario, a airones de la música que no cesa, que nos aturde, que nos conduce al redil . . . del que no saldremos salir. . . una vez que la cerca haya quedado perfectamente atrancada y no se vea puerta de salida por ningún lado.

            En tanto los malditos seguiremos danzando, girando, gimiendo y perdiendo. . .

                                               Torre del Mar 14 – octubre – 2.012

2463524 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO