Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Vocalía de Flamenco
Los Morente montan el tablao
Estrella reúne por sorpresa a su familia y a sus amigos en un concierto ben

09/11/2012.

Estaba previsto que al asilo de las Hermanitas de los Pobres fuera anoche una Estrella. Pero el cartel que lo anunciaba se quedaba demasiado corto. Ahí estaba «todo el firmamento», como avanzó el capellán de la casa. Estrella Morente se rodeó de su familia -hermanos, hijos y marido- y de amigos como Manuel Lombo y Arcángel en una «noche especial» en un «lugar mágico». Juntos montaron un tablao para recaudar fondos para la congregación y alegrar con cante y jaleo a los residentes del asilo. Todo un derroche de arte flamenco ante un auditorio que abarrotaba hasta el límite el salón de actos de las Hermanitas de los Pobres Fuente: DIARIO SUR.

Estrella reúne por sorpresa a su familia y a sus amigos en un concierto benéfico

Estrella reúne por sorpresa a su familia y a sus amigos en un concierto benéfico

La noche arrancó por alegrías. Sobre el escenario, a las palmas y los coros: Curro Conde -hijo mayor de Estrella y Javier-, y los hermanos Soleá y Enrique Morente junior. «Me gusta mucho que la gente joven de la familia se involucre en estas causas», dijo la cantaora. Ella, impecable. Juega con la voz a su antojo, lo mismo suena cristalina que se rasga y se rompe, como hizo en 'En lo alto del cerro de Palomares'.
Los jóvenes de la casa tuvieron su momento. Enrique Morente junior y el joven guitarrista Juan Habichuela demostraron con garra y sentimiento que ambas sagas tienen herederos. Oles y aplausos para ellos. Después vendrían los veteranos, como el guitarrista Miguel Ángel Cortez, que acompañó a Estrella en una seguiriya que emocionó a la audiencia.
Para el final, la mayor de los Morente reservó el plato fuerte. Espectacular el dúo de ella y Manuel Lombo poniendo voz a un poema de San Juan de la Cruz. Ya no bastaba con piropos y oles: el público se puso en pie. Después le llegaría el turno a otro grande, Arcángel, que se arrancó por soleá. Los tres bailarían y cantarían en un gran fin de fiestas al que se sumó -por petición del público y de la cantaora- Javier Conde, esa persona que le «descubrió el Mediterráneo y Málaga». El diestro regaló pases toreros bajo la atenta mirada de sus hijos y de su mujer, que le cantaba unas bulerías compuestas para él. Todos lo disfrutaron. «Esto me hace vivir», se despidió emocionada Estrella

2394574 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO