Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Ecología y medio ambiente
Suena como el Niágara´
La tromba de agua se cebó en la zona Este

18/11/2012.

José Torres El cielo se partió en dos y Málaga aguantó como pudo. Los arroyos hicieron de ríos, las calles de ramblas y las espacios abiertos de pantanos. La manta de agua se convirtió en avalanchas que una vez más dejaron daños en diversos puntos de una ciudad con sobresalientes carencias para soportar el agua

Arroyo Jaboneros

Arroyo Jaboneros

Las imágenes más impactantes tuvieron lugar en la zona Este, donde los principales arroyos apenas pudieron contener las violentas riadas. Comenzando por el de La Caleta, en El Limonar, un clásico donde el caudal superó la cota de los dos últimos puentes y provocó inundaciones en los alrededores, incluidas la Subdelegación del Gobierno de Málaga y una tintorería en la que los empleados tuvieron que ser rescatados por los bomberos después de que el agua bloqueara la puerta de acceso al negocio.

La situación incluso obligó a la Empresa Municipal de Transportes a cambiar el itinerario de los autobuses. En lugar de ir por el Paseo de Sancha, iban y venían de El Palo por el Paseo Marítimo y Antonio Martín. Otro de los puntos más peligrosos se localizó en los Baños del Carmen, una incapaz de asimilar el agua que bajaba de lado a lado por el Paseo de Cerrado de Calderón hasta buscar una salida natural por la calle Varadero, a la altura de Astilleros Nereo. Agua dulce y salada se unieron hasta la calle Bolivia. No muy lejos de allí, en Pedregalejo, el arroyo de los Pilones dio muestras de su capacidad en su desembocadura arrasando todo lo que encontró a su paso. El agua arrastró al menos un vehículo y anegó numerosas viviendas próximas al mar. «Nunca he visto este arroyo así», dice Javier Cano, un vecino de toda la vida de la calle Bolivia. Muy cerca de allí, un joven recorría el paseo marítimo El Pedregal en piragua, una imagen que fue de la más fotografiada por los ciudadanos. Algo más arriba, en la calle Pereda, los empleados de una tienda de telefonía se afanan por sacar el agua que ha ocasionado diversos daños a la par que los bomberos iban y venían en su frenética carrera por achicar agua en colegios, como en La Asunción, en garajes, en supermercados...

Siguiendo en dirección a El Palo fue de obligada parada el arroyo Jaboneros, donde Cano asegura que el sonido del agua le había recordado al Niágara y al color del Amazonas. Cerca de doscientas personas se concentraban atónitas en los tres últimos puentes para filmar los últimos metros del agua antes de batirse con el mar. Alejandro Torres, de 33 años, aseguró que el puente de Juan Sebastián Elcano temblaba. Sin embargo, las imágenes de las inundaciones recorrieron toda la ciudad.

En el mismo Centro, la calle Granada se convirtió en un insólito arroyo que afectó a numerosos comercios y se quedó a un dedo de entrar en La Opinión de Málaga. El Paseo del Parque y la avenida de Cervantes también ofrecieron imágenes insólitas con vehículos que se daban la vuelta por la altura que iba cogiendo el agua a lo largo de la mañana.

Más seria fue la situación en el Guadalmedina, donde los bomberos tuvieron que rescatar a una pareja de indigentes que quedaron acorralados bajo uno de los puentes. En otros puntos de la ciudad como Ciudad Jardín, donde el agua afectó a numerosas viviendas y garajes. En la zona de Los Corazones, la Policía Local de Málaga incluso tuvo que rescatar a una pareja de ancianos que se quedó atrapada durante media hora en su vehículo. Fue bajo el puente que lleva a la Clínica El Ángel, donde el agua llegó a superar el metro de altura.

En la zona de Soliva los daños fueron considerables. Sobre todo en algunos aparcamientos en los que muchos coches quedaron atrapados. Mientras Carmen intenta limpiar su anegado trastero asegura que ha perdido la motocicleta que tenía aparcada en su plaza de aparcamiento privado. «Ha llegado un momento que sólamente se veía el espejo retrovisor», dice mientras comprueba que los edredones que guardaba en el trastero han quedado inservibles. Su vecino Juan Antonio, que acaba de participar en una cadena de cubos para achicar agua, asegura que ha tenido mejor suerte porque su coche había pasado la noche en la calle.

Galería gráfica: Málaga capital, inundada Vídeo del Arroyo Jaboneros | Crecida del Guadalmedina

2469367 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO