Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Cultura
Diana Navarro: «Con la zarzuela cierro el ciclo, después ya vendrá el cambio»

22/11/2012.

De Diana Navarro (Málaga, 1978) pueden decirse muchas cosas. Para gustos, los colores, y más aún cuando el tema de discusión es la música. Quizás el camino más fácil para esta joven guapa y racial hubiera sido echarse en brazos de proyectos de consumo rápido, de pelotazos de discoteca con mucha imagen y ritmos pegadizos pero poco más Fuente: DIARIO SUR.

Diana Navarro, ayer por la tarde, en un pequeño alto en el frenesí que le impone la promoción. :: ÁLVARO CABRERA

Diana Navarro, ayer por la tarde, en un pequeño alto en el frenesí que le impone la promoción. :: ÁLVARO CABRERA

. Muy al contrario, ella optó por poner sus miras en el largo plazo, por eso desde que empezó decidió arriesgar con su estilo y sus trabajos. Si ya con el primero, 'No te olvides de mí' (2005), logró labrarse una posición que se consolidó con '24 rosas' (2007), ha sido en el momento decisivo cuando lo ha apostado todo a tres géneros tradicionales que en su voz suenan de otra forma: la copla ('Camino verde', 2008), el flamenco ('Flamenco', 2011) y ahora la zarzuela. Sí, han leído bien. Temas de zarzuela que se recopilan bajo el título 'Género chica' y que dan forma al disco que ayer publicó la cantante malagueña con el convencimiento de que «gustará mucho».

Para ello Navarro se ha rodeado de «un equipo de primera» que ha dado un giro de 180 grados a temas que suenan a otra época. Y todo ello gracias a una producción que apuesta por lo sinfónico, lo lírico e incluso lo electrónico. Diana es una de las primeras sorprendidas con el resultado. Confiesa que no fue hasta 2008 cuando tuvo sus primeros contactos con la zarzuela, «y fue porque me propusieron cantar algo para la Feria de San Isidro». El flechazo fue instantáneo e inmediatamente supo que ése sería el germen de un proyecto futuro. Con él además cierra esta trilogía de copla-flamenco-zarzuela que tan buenos momentos le ha regalado. «Con esto se acaba. Luego ya vendrá el cambio radical, aunque sin dejar de ser Diana Navarro, ¿eh?», bromea la cantante, que se confiesa «hechizada» con las letras que ha descubierto en cada uno de los clásicos escogidos. «Me atraparon rápidamente, el lenguaje es muy pícaro y muy cinematográfico», observa la cantante, inmersa ya en la vorágine de la promoción del disco cuando apenas se ha recuperado del jet lag de su último viaje a Las Vegas, donde la semana pasada acudió a la entrega de los premios Grammy Latinos.
Nominada por segunda vez, vino con las manos vacías pero con la maleta repleta de recuerdos y anécdotas. Competía en la categoría de mejor álbum Flamenco junto al también artista local Antonio Cortés y Paco de Lucía. «En el momento del fallo Antonio y yo nos dimos la mano muy fuerte... Cuando dijeron que el ganador era Paco de Lucía nos miramos y dijimos '¡claro!, ¿pero quién iba a ser si no?' Y nos echamos a reír», recuerda Navarro, parte de una expedición malagueña que este año ha sumado hasta cinco nombres con Chambao, Pablo Alborán, Pasión Vega y Diana y Antonio.
Los pies en el suelo
La joven cantante no pierde sin embargo la noción del lugar del que procede. Basta el siguiente detalle: en la sesión de fotos de la entrada a los Grammy deslumbró con un vestido rojo y un espléndido mantón de Manila que acaparó todos los flashes y que adquirió hace ya unos años para cantar como artista invitada en una de las cientos de casetas de la Feria de Málaga que se pateó antes de dar el salto a la fama. «Es que yo he estado desde los 16 hasta los 26 sin parar de trabajar», recuerda Diana, quien confiesa que es «ahora» cuando realmente da valor a todo lo que le ha sucedido.
También los fans, sobre todo los que la han seguido y mimado desde sus inicios, la ayudan a mantener los pies anclados al suelo. «Mira -confiesa-, cuando estoy tristona me meto en Facebook y leo los mensajes. Automáticamente me animo, siempre están ahí, pase lo que pase». No por supuesto los más de 20.000 seguidores que acumula en su cuenta de Twitter ni los otros tantos amigos que figuran en su Facebook, pero sí un apreciable grupo de 'escuderos' que le hacen un seguimiento exhaustivo. Seguro que muchos de ellos ya tienen anotadas las fechas de sus próximos conciertos -pensados según el teatro a modo de una zarzuela convencional- y que en el horizonte está incluso el proyecto de dar el salto a América. Además, Diana Navarro mostrará en su tierra una faceta aún desconocida: la de actriz, de la mano del proyecto 'Yocasta', en la que da vida a la madre de Edipo. Será en el Festival de Cine, en primavera. Pero eso será después de 'Género chica', la nueva apuesta de Diana Navarro. Seguro que vuelve a ganarla

2437964 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO