Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Cultura
A M A N E C E Q U E N O E S P O C O

18/02/2013.

Supongo, acogiéndome al optimista esperpento, tan lúcido como sabio, que se describe y desarrolla en la película del maestro José Luis Cuerda, bajo la óptica del surrealismo que desenmascara la parafernalia que consolida el espectáculo diario, aunque con una sobredosis de mala saña y peor baba, con la incuria salvaje y obscena de la codicia hortera e insaciable, como si aquí no hubiera habido nada más que piratería a tocomocho y a borbotones. Autor: ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

Y para colmo un botón de estulta o astuta desfachatez, enseñándonos los papeles de sus patrañas visibles y decentes, con puestas en escena de declaraciones de renta y patrimonio, como si fuéramos imbéciles . . . que igual, mientras la panda de cada truhán hace piña y niega la mayor una y otra vez, dilatando el peso de una justicia laxa, blanda y entregada . . . a los facinerosos que son sinvergüenzas simplemente porque carecen de toda mesura, porque les da igual volver del revés la cordura y la honestidad de millones de compatriotas. . . mientras ellos siguen en sus mentirosas muecas de inflamada indignación. . . cuando ellos son la causa del desatino que asola este país . . . y continúan y persisten y no enmiendan el encanallamiento de su falta de decencia, absoluta y pérfida, perversa y putrefacta.

                        Claro que amanece a diario . . . que no es poco, aunque cada amanecida apriete más el relente pillándonos más desnudos, desvalidos, abandonados por la caterva que nos gobierna, esclavos de sus silencios y sus sevicias, de sus llamadas a la presunción de inocencia hasta más allá de lo razonable, hasta más allá de la evidencia tozuda, incontestable, como para que no nos apetezca a menudo que . . . no amanezca.

                        Y siguen empañando los pájaros rectores con su inmundicia el panorama que nos atañe, porfiando sus señorías excelentes por embadurnarnos de mierda e ignominia, a pesar de nuestra ingenua aquiescencia, de cuando el clientelismo era un valor en alza, de ahora mismo, de cuando el clientelismo es una rémora insoportable.

                        Amanece que no es poco en el umbral del nuevo día, uno más, uno y otro más, en la esperanza que no ha de desvanecerse, en el coraje que es el último recurso, incluso para engañar a la realidad de insolente y justa ira, por el surrealismo a la dignidad, por el esperpento a la decencia debida. . . por llegar a ser quienes somos capaces de reconocernos. . . humanos.

                        Y con todo no son iguales aunque los canallas se parezcan.

                                   Torre del Mar 15 – febrero – 2.013

 

 

 

2521089 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO