Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Noticias de prensa
Las nuevas normas de tráfico contemplan trabajos sociales por infracciones graves
La iniciativa afectaría a 25.000 malagueños, que en 2006 fueron multados po

25/06/2007.

La reforma del Código Penal en materia de Seguridad Vial, que se hará efectiva a finales de este año, contempla la posibilidad de que los delitos de tráfico graves que no ocasionen accidentes ni víctimas se sancionen «con trabajos en beneficio de la comunidad». SUR/EFE/MÁLAGA/MADRID

CONTROLES. La modificación de la ley endurecerá las penas para los conductores que superen los límites de velocidad o de alcohol. / ARCHIVO/SUR

CONTROLES. La modificación de la ley endurecerá las penas para los conductores que superen los límites de velocidad o de alcohol. / ARCHIVO/SUR

Así lo aseguró a Efe el presidente de la Comisión de Seguridad Vial del Congreso, el diputado de CIU Jordi Jané, a propósito de la toma en consideración que tendrá lugar el próximo martes en la Cámara Baja sobre la reforma que endurecerá los delitos de tráfico.

Malagueños afectados

En Málaga, la medida afectaría a unos 25.000 conductores. Las estadísticas provinciales de Tráfico señalan que durante el pasado año, más de 4.000 conductores dieron positivo en los controles de alcoholemia y que 20.163 fueron multados por exceso de velocidad. Estas infracciones graves estarían encuadradas en los supuestos que contempla la reforma de la ley.

Entre las sanciones que se podrían imponer, como alternativa a las penas de prisión en los supuestos de delitos en los que no haya víctimas, citó la posibilidad de que se obligue a estos conductores a ayudar a los servicios de emergencias los fines de semana para que se conciencien de lo que es un accidente de tráfico. También habló de la posibilidad de que estos infractores ayuden a personas parapléjicas o tetrapléjicas que se encuentran en esta situación tras haber sufrido un siniestro en la carretera.

Aprobación

La reforma del Código Penal, que Jané espera que sea aprobada en octubre o noviembre, se ha debatido durante meses en la Comisión de Seguridad Vial del Congreso, en la que han comparecido expertos, penalistas y asociaciones de conductores, entre otros colectivos.

La iniciativa, que contempla un endurecimiento de las penas por sobrepasar los límites permitidos de alcohol y velocidad, surgió de la necesidad de corregir la «gran disparidad» de criterios judiciales ante determinadas actitudes de los conductores imprudentes o temerarios.

«El conductor no sabe -en la actualidad- qué criterios son los válidos para que una conducta se considere delito o no porque a veces hay sentencias que dicen que uno en Burgos va a 200 kilómetros por hora y no es delito, mientras que en otro sitio ir a 140 sí que lo es», argumentó.

Por este motivo, prosiguió, la reforma concreta «qué criterios comporta que entre en el Código Penal lo que consideramos delito» y establece que sobrepasar los 200 kilómetros por hora en autopista, 180 en una carretera convencional y 110 en zona urbana podrá ser castigado con una pena de tres a seis meses.

Esta misma pena se aplicará -según la propuesta que se debatirá el martes en el Congreso- a quien conduzca un vehículo con una tasa de alcohol en sangre igual o superior a 1,2 gramos por litro.

Reiteró que actualmente «muchas veces» se dictan resoluciones judiciales que son contradictorias unas respecto a otras y puso como ejemplo que hay personas que van con 1,8 grados en sangre y se entienden que no están bajo los efectos del alcohol.

Límite de alcohol

Para evitar que se den casos de este tipo, se pretende introducir en el nuevo Código Penal que hay delito si se va con 1,2 gramos de alcohol o más en sangre, una cifra que, recordó, «es la más alta de Europa». «Esto va a ser un baremo objetivo. Quien vaya con esa tasa no se discutirá si va bajo los efectos de alcohol o no», aseveró.

También se considerará un delito penal conducir un vehículo habiendo perdido todos los puntos del carné, supuesto que será castigado con tres a seis meses de cárcel y la privación del derecho a conducir por un tiempo de entre uno y seis años. El objetivo es que estas personas que continúan conduciendo, a pesar de haber perdido todos los puntos, «no se rían del sistema establecido».

DIARIO SUR

2470963 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO