Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
«R E O H A B I T U A L»
A la memoria de José Luis Sampedro.

10/04/2013.

Es lo que es, es lo que era, de siempre, eso es lo que ha dictado el juez, desde que fue lo que es, la Carina Ramírez, gitana de bronce y vecina del barrio «El Vacie» de Sevilla, gitana pobre y lozana, madre de dos hijos, hermosa como un cuadro de Julio Romero, actriz ocasional, racial y resuelta como una lumbre en el yunque del hambre y la necesidad seculares, Carina Ramírez, chatarrera y chora, comedianta y trágica, de 25 años que durante el año pasado interpretó y bordó el papel de Amalia, la hija tímida y remilgada de Bernarda Alba, la tragedia inmemorial de Federico García Lorca, AUTOR. ANTONIO GARCIA GOMEZ

habiendo participado en más de sesenta funciones, a 80 euros cada representación, es decir 60 por 80 igual a 4.800 euros, con garra y personalidad, de memoria y de corrido la letra por no saber leer, de raza la interpretación, de sentimiento jondo y gitano el desgarro, para y por haber sido capaz de haber encarnado el alma lorquiana, el espíritu del teatro de Federico con la garra que tal vez pudo inspirarle, la Carina, chatarrera y gitana, con el marido en la cárcel y participante, ella, en un programa de televisión en directo, como si de un “reality” se tratara, que de eso se trataba, por las habichuelas, en el programa “21 días”, con sus vecinas de extrarradio de coprotagonistas “reales”, con sus colegas gitanas que agarraron la furgoneta, sin un mal carné de conducir, con las cámaras en directo, para mostrar cómo se ganan la vida las gitanas de El Vacie. . . buscando chatarra y qué bien que se la buscaron, en directo, apiolando chatarra, por un valor de 1.000 euros, frente a una audiencia atenta y cómoda, entre quienes se encontraba el dueño de esa chatarra chorizada, por la Carina y las suyas, y que fue a denunciar el robo, para que la policía tuviera que ir a requisar lo que se había vendido por 23,80 euros, a repartir entre las participantes en el reality, aunque quedara ante la justicia la gitana actora confesa, convicta y culpable, la gitana de bronce y etnia secular, condenada a pasar un año en la cárcel . . . por haberse apropiado de lo que no era suyo, en cumplimiento estricto de la sentencia justiciera, para ejemplo y escarnio de otros y otras chorizas de jaez similar o no tanto, según el pedigrí. Y así va la cosa y el rumbo que nos confunde, con las gitanas de poca cabeza en chirona y los grandes mangantes en visos de idas y venidas, recursos, galanteos, zigzagueos, regateando a la vergüenza y la decencia, mientras la cuenta pendiente con la justicia corre lentamente, porque sí, está muy mal hecho lo que hizo la gitana Carina, cómica de ocasión, haciéndose con 1.000 euros de botín, para malvenderlo por 23,80 euros. Que no se puede ser más mísera e infeliz, pagando lo que se reclama al contado y sin beneficios ni rebajas. Porque así va la justicia en nuestro país querido, con los inefables facinerosos de alto rango sorteando la pena y la prueba que desvíe la atención y busque el defecto de forma, y ralentice la prescripción que vendrá a no darse por muy enterada la justicia, tan cieguita. Mientras la indecencia crece como la mala hierba y los compinches de arriba miran parea otro lado, en tanto Carina ya está pagando su falta y su marginalidad ignorante y culpable, por pobre y gitana, por pobre e indocumentada, carne de cañón y penal. . . por 1.000 euros de botín que apenas proporcionaron 24 euros de beneficio. “Rea habitual” ¡culpable!

Torre del Mar 12 – abril – 2.013

2393179 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO