Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
CUENTAS CLARAS

16/04/2013.

Las que uno quiera interpretar como le parezca, por muy claras que se presenten, con su punto de coartada demagógica, para que cada quien las tenga en cuenta según le vengan a contar el cuento de las cuentas claras. El caso es que según la auditoría oficial del Estado que trata de estos asuntos, cada minuto de retransmisión de los encuentros de nuestra bien amada selección española de fútbol . . . nos cuesta 42.000 euros, que si multiplicamos por 90 minutos no salen redondos 3.780.000 euros por partido Autor. ANTONIO GARCIA GOMEZ

.como para que unos les parezca una barbaridad y a otros una nimiedad pagable y bien pagada a cuenta de los desgraciados que pagamos nuestro pecho y diezmo al bien común del erario de todos.

Claro que con la que nos atruenan a diario, con que si no hay ni para lo más elemental, empezando a escatimar por asuntos tan vitales como la sanidad, la educación, la investigación, la cobertura social . .  .y día  a día nos  agobian y nos ofenden con recortes y retraimientos de gastos esenciales que se ven aplicados sin consideración, sin contemplaciones. .  . como para que se nos haga, a algunos al menos, un poco cuesta arriba ese monto señalado arriba sin que a ningún responsable se le haya ocurrido, ni siquiera en sueños, tocar lo inatacable, aunque nos cueste lo que nos cueste, sin entrar en menudencias de pagos y sueldos millonarios a los protagonistas del primer espectáculo del afán patrio, como para que se haya convertido en un tema tabú.

A pesar de que escuecen esos dispendios alegremente librados, sin que se hayan tratado, debatido, evaluado, decididos . .  .mientras la necesidad y la pobreza avanza sin tregua, arrasa sin remedio, a 42.000 euros el minuto de esparcimiento  y euforia.

Y por todo ello solo resta quedarse con las cuentas en el revés de la reflexión tan pasada de moda, tan irreverente ante la felicidad desatada, según nos aseguran, en el azar de la pelotita que entra o no, mientras se regatean y niegan otros desembolsos públicos que seguramente tendrían más sentido, cuando lo que está en juego es el embrutecimiento si o no de las glorias patrioteras encargadas a la voluble imprevisibilidad del balón de reglamento, del gol en el minuto de descuento, de la victoria merecida o de la derrota, también in extremis, tan cruel y desengañada . . . como empieza  a ser nuestra fe en el futuro . .  .

 

Torre del Mar 18 – abril – 2.013

2662667 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO