Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
SOBRESEIMIENTO

09/06/2013.

SOBRESEIMIENTO Inevitable, tiempo al tiempo, que largo se lo fiamos. . . hasta la prescripción inevitable, desde el olvido sistemático, hundida la justicia en los vericuetos de su garantista modorra cuando la cosa va de mayúsculas, justo hasta el momento en que las fiscalías han de movilizarse. . . incluso contra su propia naturaleza, si es preciso, para que la soledad de algunos jueces sea brutal y cruel, para que aquí no se toque lo sagrado, donde se guardan las esencias de los iniciados. Autor: ANTONIO GACIA GOMEZ

. . en el poder, aunque haya que ponerse muy de perfil, en la invisibilidad canalla y cobarde. . . para que llegue el señor presidente del gobierno y no se acuerde de nada en Valencia y la pillería vuelva a quedar a buen resguardo que no recaudo, arropadita la comandilla bajo el aguacero que mojará a los memos que se dejen calar, bien protegidos, blindada la cohorte de tipos y tipejos que ya han logrado escapar de la justicia . . . dando largas, vueltas y revueltas, porque la memoria es frágil y poco a poco ya nadie tendrá de qué acordarse, . . . como para que venga el presidente a aguarles la fiesta. .  .con lo que cuesta sobresalir entre la mierda y el fango, aunque luzcan oropeles, ínfulas y mala entraña . . . contra los desgraciados del común, o clientes que engordar, que los favores siempre habrá tiempo para devolverlos, o enemigos a batir y a abatir sin contemplaciones.

            Porque, al cabo, juegan a favor del tiempo que se aleja y se difumina, porque, por ejemplo, y es que alguien se acuerda de la tragedia del Madrid Arena, como muestra un botón, con las víctimas enterradas, lloradas y en proceso de olvido inclemente, con el personal responsable, irresponsable y doloso, en un proceso parecido de amortización por las buenas, de sobaquillo, de lo que hubiera debido ser y declarar, eso mismo, por la cuenta en efectivo de sus responsabilidades políticas, penales, personales, profesionales, puestas en el desvaído recuerdo de “que sí, algo debió pasar. . . y murieron unas niñas que andaban divirtiéndose”. . . “malamente, a deshoras, habiendo falsificado sus carnés, bebidas, drogadas . . .” que ladrarían y ladran los voceros somatenes del poder que todo lo puede y lo recompensa. . . o de eso estamos seguros. . . para que aquí nadie recuerde más allá del disgusto primero . . . de la tragedia insoportable sin un responsable de alto rango.

            Porque y si no, miren como se arrejuntan, se jalean, se aplauden y niegan la chica y la grande y lanzan el órdago a favor de la inocencia a contracorriente, con la sonrisa impostada y enmarcada, sin saber de qué se les habla, sobrevolando las evidencias para posarse en la mentira repetida mil veces hasta que luzca verdadera.

            Sin que llegue a pasar nada y no se demuestre nunca nada, recurso tras alegación, alegación tras recurso, y vuelta a empezar, amiguitos del alma todos ellos, compinches poniendo la mano en el fuego unos por otros, y vuelta a empezar, mientras la situación se deteriora minuto a minuto, y se niega y se vuelve a negar, y se promete que ya estamos saliendo del pozo, ¡qué cojones! ¡ qué ovarios! y ¡qué otra nos queda! si no queremos sucumbir en el intento. . . en tanto los corifeos ovacionan a rabiar a la espera de un huequito para meterse en el chollo, venga de buenas o de malas, con las tragaderas muy abiertas.

            A favor de la corriente olvidadiza y egoistona de quienes dicen “que eso es lo que hay y lo que ha habido siempre” y   rendida la cerviz se continúa, surco a surco, uncida la grey al yugo que vence a la memoria ¿cobarde, acorralada, vencida?

            Mientras sacan pecho en Valencia poniéndose de ejemplo los truhanes que comieron y engordaron de la trama Gürtel, sin que se haya demostrado nada, y lo que te rondaré morena, para que nadie se sienta aludido como para negársele su foto sonriente, victorioso, rampante e insaciable.

            Y así luce, hoy como ayer, el patio de Monipodio, abarrotado, bullicioso y amenazador. . . entre miradas aviesas que juran y perjuran que “a ellos que los registren” .

 

                        Torre del Mar 11 – junio – 2.013

2388851 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO