Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
El problema

26/07/2013.

«¡Niña, cámbiate esa faldita que vas provocando!» Esta expresión, como otras tantas, puestas ahora nuevamente de moda gracias al cinismo e hipocresía de esta derecha enraizada en el franquismo y tan instalada en nuestra pacata conciencia moral (de cuya influencia a través de mecanismos educativos influyó, incluso, en quien escribe este artículo) tiene un origen, a mi entender en el posesivo «mi». Se dice: mi mujer (y condiciono incluso su estética porque me pertenece); mi perro (y determino incluso sus perspectivas de procreación castrándolo o no, porque me pertenece); mi marido (y le exijo que esté todos los días a determinada hora en casa); mi hija (y le marco las medidas de su indumentaria, porque me pertenece)… Autor: ANTONIO CAPARROS VIDA

El gran filósofo Agustín García Calvo (desgraciadamente fallecido) escribió un poema al que puso música, entre otros, Amancio Prada que se titulaba “Libre te quiero”. En él dejaba claro, a mi entender, que ella (si acaso) solo se pertenece a sí misma. A lo que habría que añadir: él solo se pertenece a sí mismo. Si lo hacemos extensivo (y creo que sería deseable) a otros seres vivos: ellos se pertenecen solo a sí mismos (¡Ay, la tauromaquia!), si acaso.

                Como podremos intuir, el problema es de una profundidad abismal en cuanto que la necesidad de posesión está enquistada en nuestros pliegues mas íntimos conscientes o inconscientes.

                Es tarea difícil, según este planteamiento, respetar a los demás seres; pero debemos seguir haciendo esfuerzos intentándolo, siquiera sea por salud mental y, sobre todo, por intentar vivir lo mas plenamente posible ese sentimiento de liberación que tanto anhelamos los seres vivos: la libertad.

 

                                                                                                              Antonio Caparrós Vida

2388639 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO