Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Vocalía de Flamenco
LA ESENCIA DE JEREZ PERFUMA RONDA
CRÓNICA DEL XLV FESTIVAL DE CANTE GRANDE DE RONDA

31/08/2013.

Si como venía ocurriendo en pasadas ediciones, el Festival de Cante Grande lo organizaba la Peña Flamenca de Ronda, con el soporte económico del Ayuntamiento y de la Fundación Unicaja-Ronda, en la edición que cumplía cuarenta y cinco años el Festival presentaba un nuevo formato toda vez que además de los ganadores del Concurso «Aniya la Gitana», la III Bienal de Arte Flamenco de Málaga, que organiza la Diputación Provincial, traía el espectáculo «Puerta de Jerez». De este modo, uno de los más antiguos de los festivales andaluces se erigía en un templo perfumado por la esencia de Jerez, que rendía homenaje a Ronda otra de las cunas gloriosas del arte flamenco. Texto: Paco VargasFotos: Mar i Luz y Juan Recio

La Macanita

La Macanita

 
 Así las cosas, el espacio y el tiempo definen este evento que es lugar de encuentro de aficionados llegados de todas partes, por la calidad artística y  la seriedad de la organización. Desde su fundación, se viene celebrando de manera ininterrumpida en ubicaciones distintas de la Ronda más añeja, incluida su famosa plaza de toros, aunque el remodelado espacio de las Murallas del Carmen parece destinado a ser su emplazamiento definitivo. 
 
Si bien el cartel era largo a priori, la cordura de una organización impecable consiguió que el espectáculo no solo no  se hiciera pesado, sino que al final el público no se moviera de sus asientos, escuchando con respeto y un silencio en ocasiones sobrecogedor, y se quedara con ganas de más. Fueron cuatro horas de arte flamenco que siempre encontró la aprobación entusiasta del respetable tanto para los ganadores del concurso “Aniya la Gitana” como para los integrantes del espectáculo “Puerta de Jerez”. Este año, el más antiguo de los festivales de Málaga, que estaba dedicado a rendir homenaje a “Ronda, cuna del cante”, presentaba un elenco variado en cantidad y calidad pero manteniendo el equilibrio conseguido en las últimas ediciones.
 
 
FRANCISCA CORPAS MARTÍN, PAQUI CORPAS, (Colmenar-Málaga, 1955), se inició en el cante flamenco en el seno de la familia paterna. Pero, es ganando el concurso de TVE “Gente Joven” cuando empieza a conocer la miel de la popularidad. Desde entonces ha participado en los certámenes más importantes del flamenco y posee, entre otros, el Premio Antonio Chacón del XIV Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba y el Yunque de Oro (Barcelona). Excelente conocedora de los cantes de Málaga, domina un amplio abanico de los palos flamencos y su maestría es reconocida y admirada por los aficionados de Málaga y de fuera de ella.
 
 
Con la guitarra de Agustín de la Fuente y las palmas de Carmen Córdoba, saludó a la noche por malagueñas y rondeña. Luego encaró una larga serie por soleá apolá, demostrando su bien hacer por estos estilos, y finalizó con unos sentidos cuplés por bulerías que despertaron la emoción de quien escuchaba, demostrando así el acierto del jurado cuando le otorgó el Primer Premio de Cante del Concurso “Aniya la Gitana” cuya final tuvo lugar el pasado mes de junio.
 

GONZALO QUINTERO es bailaor flamenco y bailarín diplomado por el Conservatorio Profesional de Danza de Sevilla, además de recibir clases de ballet clásico, escuela bolera, danza contemporánea en el Centro Andaluz de Danza (CAD), y de baile flamenco en diversas academias de Sevilla con grandes maestros. Es un bailarín de amplio repertorio, de un gran virtuosismo a nivel técnico y de mucha riqueza interpretativa. Como bailaor se destaca por su jondura, trasmitiendo la esencia del flamenco, tal ha demostrado en las compañías donde ha estado,  participando en distintos espectáculos, en las peñas, teatros y concursos, de los que hemos de destacar su triunfo en el Concurso Nacional de Danza de Riba-Roja de Turia en el año 2004, en el Campeonato de Danza Española en Torremolinos (Málaga) en el año 2007, en el Concurso Nacional de Baile por Alegrías de Cádiz en 2012 y en el Concurso “Aniya la Gitana”, donde ganó elPrimer Premio de Baile, razón por la cual aparecía en el cartel de Festival de Cante Grande.
 
En compañía de un magnífico cuadro atrás, compuesto por el cante y las palmas de Inma Rivero, Jesús Flores y Pepe de Pura, y la guitarra de Juan Torres, salió con unas ganas tremendas para demostrar que su presencia en el Festival no era por casualidad. Bailó por alegrías, de acuerdo con los cánones establecidos, con un final espectacular por bulerías. Su estilizada figura añade plasticidad y finura a un baile que transita entre la búsqueda perfeccionista de la danza flamenca y una expresión cargada de sentimientos, que no pasaron desapercibidas al respetable cuando varias veces irrumpió con sentidos aplausos agradeciendo la entrega del joven bailaor sevillano.
 
 
De esta forma, el certamen gana en prestigio y el festival se hace más variado al tiempo que ofrece su escenario a los que nunca tuvieron la oportunidad de subir a él. Tal ocurrió con la presencia de FRANCISCO FERNÁNDEZ “EL MOLLINA”, joven aficionado que pasito a paso está consiguiendo abrirse un hueco en el cada día más competitivo mundo del flamenco. Con la guitarra de Jesús Vega de Ronda, dejó unas soleares llenas de expresión y fuerza, llevando los tonos al límite y gustándose en algunos tercios del cante que mejor lo definió. Los fandangos, que de nuevo están de moda, fueron el mejor adiós de este cantaor cuyo compromiso con el cante verdad está fuera de toda duda.
 

LUIS FERNÁNDEZ SOTO, "EL ZAMBO",  pertenece a una dinastía de artistas eternos. La jondura de su voz para ejecutar el cante de expresión gitana le envuelve dentro de un halo de magia inexplicable cada vez que se sube a un escenario. Luís se ha convertido en uno de los exponentes más raciales del cante de su tierra. Es el último eslabón del cante primitivo gracias a sus condiciones innatas, a su eco inconfundible y ancestral, y al sabor y saber flamenco que posee, características todas que lo hacen alcanzar ese exquisito grupo de cantaores en peligro de extinción.
 
 
Acompañado por la guitarra de Fernando Moreno y las palmas de Ali de la Tota y Paco Moreno,  ciñó su actuación a los cantes que mejor domina, esos en los que destaca principalmente, aunque también insista en otros estilos. Si las bulerías por soleá, las denominadas en Jerez “bulerías pá escuchar”, abrieron en canal las viejas murallas, con los estilos por tarantos, que remató con el más conocido de Manuel Torre, dejó en evidencia a los que defienden  unas determinadas características canoras para estos estilos mineros; pero,  fue en el cante por seguiriyas cuando socavó los cimientos de la mentira para decir su verdad: los estilos de Jerez se erigieron así en un monumento al cante hecho con la desnudez de lo auténtico, de la verdad lacerante de la tragedia, de la boca me sabe a sangre de Tía Anica la Piriñaca cuando remató la serie con el estilo de Juanichi el Manijero con la conocida letra “Comparito mío Cuco” . Las bulerías cortas de Jerez, cante del que es un verdadero especialista, llenaron de alegría los predispuestos corazones de un público que mereció el mejor de los aplausos de la noche por su silencioso respeto y sus olés a tiempo.
 
 
 
 
Dicen queJUAN MONEO LARA "EL TORTA" es uno de los cantaores más geniales y profundos que ha dado el flamenco durante las últimas décadas. Su  inconfundible eco acopia la más pura tradición cantaora de su tierra y también la herencia de grandes maestros de otras cunas flamencas de primer orden, como Juan Talega o Antonio Mairena, en cuyo concurso  recibió, en 1972, el Premio  al cante por soleares. Su cada vez menos conservado  torrente de voz le permite dotar de una  tragedia a los cantes, que en los artistas geniales como él, imprevisible e irregular, es siempre  una puñalada. Es otro artista de culto, con el magnetismo y la capacidad de comunicación precisos para no dejar indiferente a nadie.
 
Acompañado por la guitarra de Isaac Moreno y las palmas de Ali de la Tota y Paco Moreno, comenzó su actuación cantando por alegrías que sirvieron para calentar la voz que precisaba para encarar el cante por soleá. Le costó, pero en el aire dejó los mejores ecos de un cante que dice cuando el que canta siente. Y Juan se dejó querer por los sones ancestrales que definen al cante por antonomasia. La soleá siempre es hermosa, pero en la voz imposible del jerezano resume la verdad de lo inencontrable, un suspiro de sangre o un recuerdo de placer. Fue una lucha constante y agónica. Un espectáculo solo apto para corazones sensibles.
 
Luego vendrían las bulerías por partida doble, pero fue con las de marchamo personal cuando el público rugió enardecido, cuando empezó a cantar “Solo” con esa tristeza indefinida que se adivina en sus ojos. No le dejaban irse, pero él no podía más.
 

PILAR ASTOLA, nacida en Triana e hija del torero Rafael Astola y la bailaora Pilar Vargas, es bailaora y cantaora. Su formación la adquiere con maestros como Merche Esmeralda o Manolo Marín. Empieza muy joven en El Patio Sevillano, bailando clásico español y flamenco para pasar después al Ballet de María Pagés. Con el tiempo vendrían las largas giras, los espectáculos de la Bienal de Flamenco de Sevilla, los programas de televisión, el triunfo y el reconocimiento general.
 
Salió en la mejor compañía del cante de Juanillorro, el toque de Fernando eIsaac Moreno y las palmas de Ali de la Tota y Paco Moreno para dejar un impresionante baile por alegrías en el que jugó con el mantón y paseó el proscenio con soltura y gracia, bailando flamenco y haciendo que los brazos subieran al cielo casi hasta alcanzar la luna creciente que alumbraba la noche quieta. Cogió el capote para lancear al toro del cante expresivo y quebrado de Juanillorro. Se nos mostró sensual y elegante por bulerías. Y, agotada por el enorme esfuerzo, cogió el micrófono para darnos la sorpresa de la noche. Cantó “Ay, pena” de Lola Flores a compás de bulerías lentas. Fue un brindis a la artista jerezana. Fue el momentito de gloria que el baile se había resistido a concederle. Recursos de una mujer que lució esplendente su baile de filigrana y almíbar.
 

TOMASA GUERRERO CARRASCO, “LA MACANITA”, está considerada como una de las voces flamencas más representativas del cante jerezano actual, heredera de los ecos de Francisca Méndez “La Paquera de Jerez” y de la estética cantaora de Fernanda de Utrera. Tras un tiempo sin pisar el estudio de grabación, hace unos años nos presentó un nuevo trabajo titulado “Sólo por eso” y más reciente en el tiempo el disco colectivo “Mujerez”, junto aJuana la del Pipa y Dolores “Agujetas” que significó un hito en la discografía flamenca de los últimos tiempos.
 
Salió acompañada del ajustado toque del joven Isaac Moreno y las palmas de Macano, ChícharoAli de la Tota. Empezó cantando tientos y tangos, que sirvieron de antesala a la mejor serie por soleares recorriendo los territorios flamencos que van de Jerez a Alcalá pasando por Utrera para recordar a Fernanda, pero siempre siendo ella, dejando evidencias sublimes de su extraordinarias facultades, de su flamenquísima voz, de su presencia espectacular, de su entrega y de su profesionalidad.
 
Pero si en el cante por soleá disipó las dudas, si es que las había, en las bulerías se nos mostró como una artista total. Se levantó de la silla, se arremangó y se puso a cantar y a bailar echando mano de un primitivismo salvaje que ya solo alcanzan contadas artistas. Cantó de todo, las bulerías de su tierra y coplas sentidas que traspasaron los corazones con el dardo de la emoción, de su expresión gitana, de su voz caliente, de su particular estética flamenca, de su voz negra y de su redondez artística. Qué bien canta La Macanita.
 

FERNANDO DE LA MORENA nació en Jerez de la Frontera, en 1945. Aunque tardó en dedicarse profesionalmente al cante, lo traía aprendido de familia desde su infancia en el barrio de Santiago. Fernando, que ha escuchado a varias generaciones de cantaores, dice que “a través del cante expreso lo que siento en ese momento. El cante es también una queja, yo la noto en mí y la quiero. Es un sentimiento que se lleva dentro del cuerpo y hay que sacarlo a compás. Sin compás no hay cante que valga...
 
Y eso fue lo que nos dijo cantando por soleá con su voz gorda, preñada de ayes vividos, de quejas ancestrales, de profundidad y sabiduría. Jerez como centro, alrededor del cual giraron los estilos de Alcalá, el recuerdo de La Serneta y de Anica la Piriñaca. Ay, cuánta emoción contenida en los jaleos del respetable, en las palmas de admiración. Antes, sin embargo, había cantado los cantes de trilla, que él ha recuperado según los recuerda y los interpreta.
 
Bajó la tensión abordando los fandangos de estética propia, esos que ahora se achacan a otros que bebieron del maestro. Pudimos respirar relajados antes de que aparecieran en su enduendada garganta las seguiriyas que dedicó por completo a Moraíto, siempre en el recuerdo, echando mano del cante que está registrado en V.O.R.S, el disco que recoge su voz y la de otros cantaores esenciales de Jerez.
 
Y finalmente, por bulerías, echando chispas las palmas de Ali de la Tota y Paco Moreno y la guitarra de Fernando Moreno. “Yo sé que en los cantes por fiesta tengo un soniquete propio”, confiesa el propio Ferrando. Y es verdad.
 
Las bulerías, que tuvieron un protagonismo cierto a lo largo de la noche, fueron las encargadas de cerrar el Festival. Más cante, baile y toque por bulerías en la fiesta final que al respetable le supo a poco. Por algo sería. Viva Ronda y Jerez, cunas del cante.
 
FICHA DEL ESPECTÁCULO


 

Lugar, fecha y hora: Murallas del Carmen, 24 de agosto, 22:00 horas. Aforo: Lleno. Cante: Paqui Corpas (Ganadora del concurso “Aniya la de Ronda”), Francisco Fernández “El Mollina”, Luís “El Zambo”, Juan Moneo “El Torta”, Juanillorro, Tomasa Guerrero “La Macanita”, Fernando de la Morena, Inma Rivero, Jesús Flores, Pepe de Pura. Baile: Gonzalo Quintero (Ganador del concurso “Aniya la de Ronda”), Pilar Astola. Guitarristas de acompañamiento: Agustín de la Fuente, Jesús Vega de Ronda, Juan Torres, Fernando Moreno, Isaac Moreno. Palmas: Carmen Córdoba, Macano, Chícharo, Ali de la Tota, Paco Moreno. Patrocina: Ayuntamiento de Ronda, Fundación Unicaja Ronda, Diputación de Málaga-Bienal de Arte Flamenco. Colabora: Peña Flamenca de Ronda “Tobalo y Fernanda y Bernarda”.

2392752 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO