Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
T I E M P O E N T R E C O S T U R A S

06/11/2013.

Para llevar un sueldo a casa, a riesgo de dejarse la vista y la columna en el empeño, a seis horas la corrección de una parka o tres cuartos de temporada, por la que no se ha mirado el precio. Texto: ANTONIO GARCIA GOMEZ

porque lo que importaba era que entallara bien y luciera mejor, aunque el usuario tenga los brazos cortos y haya que ajustar las mangas, en auxilio de la costurera, modista, sastra, habilidosa y esforzada artesana de la aguja y el dedal, último escalón en el mercado de la subsistencia. . .como se sepa y se pueda.

Por seis euros y con la seguridad de que te dejen perfectas las mangas, por nada una filigrana imposible para que el cliente se vaya satisfecho, practicado el ajuste y a dios gracias por poder aportar unos eurillos a la economía familiar. Que la necesidad aprieta y ahoga.

Tiempo entre costuras a pie de calle sin literatura, a pie de purita precariedad, para ir tirando sin aspirar a salir del agujero ante los “artistas” del enriquecimiento carroñero e implacable.

Porque siempre hay alguien que recogerá las cáscaras y hasta los restos de las cáscaras, mientras uno se prueba la prenda que lucirá. . .como si se la hubiesen confeccionado para uno, sin mirar el precio de la etiqueta porque seguro que lo vale, regateando las seis euros para la “señora” que te la dejará, de verdad, a punto.

Para que haya, pues ricos y pobres, tan engomados los primeros de gateras para escapar de toda sospecha y de todo obsceno enriquecimiento, porque lo valen y se lo han ganado, aunque sea a trampas presuntas, indemostrables, recurribles y hasta posiblemente prescritas. . . mientras y entretanto los pobres bastante tendrán con intentar capear el temporal, empapados y sin horizonte claro a la vista. . .

Aceptada entonces la sociedad como se nos presente, inevitable la desigualdad porque así “lo quiere dios y los mercados”, en un sálvese quien pueda, con un pagador fijo, que habrá de saber “arreglar” la manga larga, por seis eurillos la hora y pico de dedicación exclusiva y especializada, y unos carroñeros a modo que no dejen ni las migajas, pues su afición a la pitanza les es tan rentable que no están dispuestos a renunciar a ella . . . de ninguna d ellas maneras, ¡faltaría más!. . .con lo que cuesta embaucar al personal para que la rapiña se acepte como actividad empresarial, emprendedora, notable y honorable, caiga quien caiga en las sucesivas subcontratas que encarezcan el producto y difumine a los responsables.

Mientras la costurera apura la puntada, ajusta la sisa, recorta la manga, entalla la prenda y deja hecho un guante la parka de moda. . .por seis eurillos ¡la obra bien hecha!

Torre del Mar 7 – noviembre – 2.013

2396268 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO