Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
U N 4 3 %

13/11/2013.

Antaño, cuando yo era niño y devoraba tebeos, resulta que los basureros eran gente simpática y simple, abnegados con su escoba de retama barriendo sin descanso la hojarasca rebelde, con sus uniformes de pana y gorras de plato, sin galones ni distintivos, buenas personas que devolvían carteras, bolsos y niños perdidos u olvidados. . .y que se metían en zarandajas de poca monta y sencilla gracia como para salir airosos en pocas viñetas. Texto: ANTONIO GARCIA GOMEZ

Ahora, a los basureros de antaño se les llama empleados de la limpieza porque, efectivamente, se hizo una poda de aquellos apelativos que pudieran ofrecer cierto menosprecio hacia el individuo que los ostentara. Por la corrección y la delicadeza los basureros se esfumaron porque por lo visto no estaría bien visto que se les llamara por su nombre a los esforzados limpiadores del paisaje urbano.

Los basureros de antaño, tan humildes y solícitos, la sociedad navegaba sobre aguas templadas de farisaica hipocresía, se medio morían de hambre, porque su sueldo era magro y rácano, y ellos, los basureros, bastante tenían con dejar las calles de su ciudad limpias de hojas y pieles de plátano, papeles arrugados y bolsitos de mano olvidados, para irse luego a sus tugurios, en los arrabales de los barrios más humildes, a gozar de la paz hogareña frente a un sopicaldo de agua caliente y algo de sustancia con su larga y fecunda familia de ganapanes hambrientos.

Por eso y por su amabilidad a prueba de tentaciones eran tan simpáticos los basureros de entonces.

Claro que cuando se acercaba navidad, esas navidades de antaño, tan gélidas como caritativas, de ponerse un pobre a comer en la casa de algún pudiente a ir recorriendo portal a portal, puerta a puerta de cada vecindario con la tarjetita de cartón, mal coloreada y corrida de tinta, solicitando el aguinaldo que aliviara las pascuas y asegurara el mazapán de patata y azúcar.

Y entonces los basureros se alegraban una pizca y los sabañones lucían un poco menos y la moquilla se empantanaba por la emoción de la generosidad ajena.

Los tiempos han cambiado y, como ya hemos comentado, los basureros de antaño ahora se llama empleados de la limpieza y, por lo visto y al menos en Madrid, sobran más de 1.200 de un total de 6.000, y además, para que les salgan las cuentas “güenas” a las empresas adjudicatarias del servicio “público”, pues de añadido tendrían que bajarse, que “manda huevos” tanta auto generosidad, un 43% de los “suculentos” sueldos que deben estar cobrando.

Y esas son las cuentas y el ultimátum, un 43% de reducción salarial, para que todo salga a pedir la boca, para que al consistorio madrileño le resulte posible pagar 1.000 millones de enjuague de la deuda contraída con anterioridad de 7.000 millones, y que, de paso, las empresas adjudicatarias, que ya hicieron “el sacrificio” de ofrecer sus servicios por un 16% menos, pues ya sabe que de riola a riola la cuenta final habrá de correr a cargo de los basureros, perdón, empleados de la limpieza ¿municipal? De los de a pie y con la mierda, perdón la basura, embarcándola al camión de la basura, perdón, de los residuos sólidos y tal y tal . . .

Y aunque solo sea por puro ejercicio de cálculo mental, sería interesante comprobar que podría suponerles a estos esforzados “basureros”, empleados de la limpieza según los finos modos actuales, una bajada de un 43% de sus salarios. Simplemente hagan la cuenta de bajarle a un sueldo redondo de 1.000 euros esa barbaridad. . .Se quedaría en 647 euros. . .

¡Como para volver a pedir el aguinaldo todos los meses!

Torre del mar 24 – noviembre – 2.013

2469387 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO