Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Deportes
Schuster le da a Portillo las llaves del Málaga

19/11/2013.

En los tres últimos partidos el técnico ha retornado a un sistema que le permite situar al paleño con más libertad. En los diez primeros encuentros el canterano casi siempre jugó por fuera, pero ahora es para el entrenador la pieza clave en la creación del juego. Fuente. Diario Sur.

Portillo, vigilado de cerca por varios rivales del Rayo. :: Á. Cabrera

Portillo, vigilado de cerca por varios rivales del Rayo. :: Á. Cabrera

SERGIO CORTÉS Twitter: @Sergioboqueron | MÁLAGA..-

El retorno de Bernd Schuster al sistema con el que arrancó la temporada, ese 4-1-4-1 en el que ve más seguro al equipo y menos expuesto, ha venido a ratificar un cambio notorio en los planes del entrenador alemán del Málaga. Tiene como indiscutible protagonista al futbolista al que él ve como el mejor para asociarse a sus compañeros en las triangulaciones y en la creación de las necesarias acciones de ataque. Y aunque no se sabe si con las incorporaciones previstas para el mercado invernal esta situación variará, Portillo es hoy por hoy el eje del equipo y a él le ha dado el germano las llaves.

Hace dos años por estas fechas -bien que lo recordará el propio jugador- el entonces entrenador, Manuel Pellegrini, se planteó por primera y única vez la cesión de Portillo. El Córdoba iba a ser su destino y las negociaciones entre los clubes estaban cerradas, pero el jugador y su familia no acabaron de verlo muy claro. El entrenador consideraba que tenerlo en la grada debido a la proliferación de estrellas podía ser perjudicial y en cierto modo quería ver si el paleño respondía de una forma tan convincente como lo había hecho años atrás Santi Cazorla cuando el Villarreal lo mandó prestado al Recreativo de Huelva.

';Doctorado';

El ';doctorado'; le llegó a Portillo con una actuación en el Camp Nou en la recta final de hace dos temporadas (precisamente su único partido titular en la Liga en todo el ejercicio). Y a pesar de que inicialmente el jeque Abdullah Al-Thani le había prometido al chileno que la inversión en la primera plantilla iba a incrementarse con la clasificación para la previa de la Liga de Campeones (en aquella recordada charla en el césped durante un entrenamiento), el técnico nunca planteó de nuevo la salida de Portillo. Es más, fue tajante en sus conversaciones con el mánager general, Fernando Hierro, y con el director deportivo, Antonio Fernández. «Recio y Juanmi pueden salir; Portillo, no», fue su mensaje hasta en dos ocasiones.

El cambio de filosofía en el club y el cierre del grifo desde Catar le dieron más protagonismo a Portillo, hasta el punto de que en la primera parte de la mejor temporada de la historia fue casi siempre indiscutible, en ocasiones incluso en ese rombo en la medular en el que debía asumir más protagonismo en la creación con el ahora defenestrado Camacho como único sostén en la contención.

Arranque en el banquillo

Se marchó Pellegrini y llegó Bernd Schuster. Y este tardó en ver a Portillo listo para jugar. En los dos primeros partidos del campeonato liguero el volante se quedó en el banquillo y en el tercero salió en la segunda parte. Pero hasta hace tres jornadas casi siempre lo utilizó en la banda derecha, no por dentro, en ese cuarteto que ejerce de enlace entre el único medio centro y el solitario punta. La única excepción fue en Anoeta.

En los primeros diez encuentros Portillo casi siempre jugó en la banda, más allá de que por sus características siempre tienda a moverse por el centro para tratar de desatascar el juego y gozar de más espacio. Durante ocho jornadas, en ese 4-1-4-1 rescatado después del intento fallido de jugar con dos puntas, las piezas de dentro en ese cuarteto fueron casi siempre Tissone (todos los partidos), Sergi Darder, Morales, Camacho y Anderson, por orden de actuaciones. Fue en la visita a la Real Sociedad cuando el paleño sí actuó ahí por la teórica presencia de Eliseu y Duda en los flancos, aunque por momentos este último y Portillo variaron su situación en el campo.

Sonoro fracaso

Tras el sonoro fracaso del sistema con dos puntas (2-0 en la visita al Bernabéu y el humillante 0-5 en casa contra el Celta), Portillo ha pasado a ser indiscutible por el centro en un trío con Tissone y Sergi Darder. Una vez desencantado con Morales -fuera incluso de las convocatorias los tres últimos partidos-, Schuster ha asumido que el jugador malagueño es el más indicado para tratar de mover la pelota con cierto criterio en el centro del campo. Ha cambiado su rol en el equipo consciente de que por fuera le falta velocidad para desbordar, así como intensidad para la presión y el trabajo defensivo, independientemente de que no encuentra una pieza complementaria a la pareja formada por el argentino y el balear (el costamarfileño Anderson tampoco le llena de momento).

Ahora Portillo tiene más libertad de movimientos, está obligado a aparecer más en el juego y sufre menos desgaste en la contención, con lo cual teóricamente debe llegar con más gasolina a la recta final. Así sucedió, sin ir más lejos, frente al Betis. Claro que Schuster no se conforma y le exige al jugador que pise más el área contraria (como hizo en la acción del tercer gol ante el Betis), que se convierta de hecho en la segunda referencia en la zona de remate y también que, merced a ese dinamismo para evitar marcajes férreos, ensaye el disparo desde la frontal (lo intentó una vez en Granada). A la espera de refuerzos y a la vista de la escasez de compañeros con los que asociarse, debe asumir mucho más protagonismo y ser más decisivo. Para eso le ha dado las llaves del Málaga

2392841 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO