Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
¡H A N G A N A D O! . . .

03/02/2014.

Han ganado!. . .Desde la desfachatez de ocho hospitales inaugurados a la carrera, con Esperanza Aguirre a la cabeza del «liberalismo» más rentable, hasta la debacle «política» de hoy, 27 de enero, cuando la Justicia de la Comunidad de Madrid, el Tribunal Superior de Justicia, ha mantenido «la paralización de la privatización de la Sanidad Pública» por parte del gobierno de la Comunidad,. FUENTE. ANTONIO GARCÍA GOMEZ

porque el peligro era evidente y el daño posible provocado irreparable, aunque desde el poder político del PP, empeñado en “externalizar, en privatizar” la sanidad madrileña, se haya intentado llevar a cabo el desaguisado, como santo y seña del futuro deseado, de los nuevos tiempos que pensaban inaugurar, ¡cómo no! a costa indecente del erario público  para “proporcionar buenos negocios” a las empresas solicitantes, incluso a cargo de cuestiones y gestiones públicas, básicas, universales, como debería ser la Sanidad. . .la Sanidad Pública al servicio de todos los ciudadanos. . .sin que ningún gobierno venga a poner en entredicho el logro social y ciudadano alcanzado. 

            ¡Hemos ganado!.  . .Desde la esperanza y la emoción, desde la victoria de, por lo tanto,  “la gestión pública” sobre la privada, al menos en lo que se refiere a uno de los pilares básicos de un sociedad que aspire al bienestar social como un derecho de todos, tal y como debería ser la Sanidad Pública en Madrid, en España, avalado este hecho y este derecho esta vez por la acción judicial y por la presión social de y en la calle. Como para que quienes creemos en la lucha podamos  sentirnos vivos y fuertes, decididos a no rendirnos. Como supieron hacer nuestros compatriotas de Madrid, a lo largo de al menos 15 meses, instalados, enfebrecidos a lomos de una marea blanca” . .  .que no ha desfallecido. Porque hoy Madrid ha vuelto a ser “el rompeolas” contra la barbarie disfrazada de civilizada y el expolio mimetizado de liberalismo económico y draconiano, sálvese quien pueda.

            ¡Admiración, felicidad y coraje redoblados!, por la “marea blanca” imparable e infatigable, por la verdad y la justicia, porque “se puede y se debe”, porque es nuestra cuestión, nuestra lucha, el desafío por seguir respetándonos. . . por quienes no ceden en el desmantelamiento calculado de quienes creyeron y creen que también puede haber negocio en la devastación de un pueblo que . .  .aún no se ha rendido. .  .

            ¡Cautela y permanencia en la lucha!, porque solo han sido doblegados esta vez, porque ha tenido que ser la Justicia quien haya hecho desistir al puro interés económico, porque con todo el estallido de la presión social y callejera. .  .son sordos e inclementes quienes nos gobiernan, porque la contestación ha de ser amplia e irresistible, porque ellos no se han apeado de su ideología, porque es nuestro todo lo que nos están arrebatando.

            ¡Porque no nos callarán!, ¡Porque en el camino, en la lucha, en la defensa de nuestros derechos, la educación, la sanidad, la justicia social, la igualdad, la libertad, la solidaridad, la fraternidad. . . están la vida!

            Torre del Mar 27 – enero – 2.014

                        “M A D R I D          F U S I Ó N”

                        Parece que la cosa anda de “alta cocina”, de estrellas Michelín y de la imaginación al plato sobre la mesa . .  .de “manger”, ¡oh lá lá!, de comer, de degustar, de saborear, de engullir, de deglutir, de devorar. .  .por un módico precio estratosférico que deje al personal “restaurado” estrambótico, por lo menos.

                        Y entonces y por ello,  los restauradores de primer nivel intergaláctico se aprestan a confeccionar lo último de lo último en innovaciones gastronómicas, o no tanto que depende, si solo se trata de “epatar” y buscar nuevos horizontes a la tontería de altísimo poder adquisitivo, o si por el contrario también se trata de bullir a tope de destapes de olla como para dejar al personal “alucinao”. 

                        Entre nitrógenos gaseosos, desestructuraciones imaginativas y pijeras, lechos de ecología en estado puro y pura geometría abstracta, . . . todo ello a precio de un ojo de la cara, por hacer no ya “un paisaje en la cazuela” como apuntaba el maestro Josep Plá, sino una pura creación de arte novísimo, de trazo y color, sobre la loza inmaculada del “emplatao” más irreverente, que también depende si se santifica o no el superarte de la “restauración”

                        Y ahora y en la línea del despropósito más chic, más “supernova”,  se han lanzado a la aventura de crear y presentar, entre otras fruslerías, el bocadillo más “fusión o fashion” , que uno no controla el alcance de tanta pretensión etérea y superlativa, para pasmo de convecinos y transeúntes, paganos y pagadores por estricto orden de petulante estupidez..

                        Aunque se perciba algo “desubicao” el palabro “bocadillo” entre tanta “restauración in y out”, cuando resulta que el tal vocablo trae consigo unas connotaciones de antaño que no se ven muy casaderas con las tendencias del último grito en restauración sofisticada. Pero en fin.

                        Claro que uno no puede evitar echar una ojeada de cierta nostalgia a la referencia, que por supuesto pervive en su ancestral inconsciente, “bocadillo”, de los bocadillos de hace tanto, de cuando uno gastaba energías infantiles para recuperarlas con un buen bocadillo de pan con chocolate, de pan con nata de leche, de pan con aceite y ajo untado, de pan con chorizo pamplonica, de pan con lo que cupiera dentro para devorarlo a bocados limpios de glamur y restauración cicatera y colorista . .  .. Pero, de nuevo, en fin, y “la casa sin barrer”, es decir sin ser capaz de explicar una vuelta sagrada y respetuosa a la tradición, . .  .siempre con el más allá en la creación desatada,. .  .

                        Cuando, siguiendo con el bocadillo de marras y de toda la vida, uno fue diversificando y accediendo a la oferta más innovadora de entonces, sustanciosa y sustancial de los irrepetibles bocadillos que, tal vez entonces empezaron a llamarse “bocatas”, bocatas de tortilla, todo un clásico, en su variadísima exposición de . . .tortilla de patata, tortilla de chorizo, tortilla francesa, tortilla de bonito. . . para el viaje o el descanso en el trabajo, para reponer fuerzas, para afrontar lo que se presentara con el ánimo congraciado y el regusto amable de la cocina más primaria y contundente.

                        Como cuando se pasó al mayor atrevimiento de la gastronomía portátil y urbanita, con la aparición y aceptación sumarísima del bocata de calamares, para media tarde, para la tertulia de los amiguetes, para antes o después del cine, tan contundente, tan correoso, tan poco esponjoso, tan bien caído sobre el estómago vacío o renuente a exquisiteces de volátiles sabores y condimentos.

                        Como para que se nos olviden los bocadillos de toda la vida, a pesar de los pitufos, pulguitas, montaditos  y demás ”delicatesen” de barra y picoteo, como la pulga de ibéricos, con el rey del jabugo al frente, para un suspiro, para una recomposición del ánimo. .  .con trago incluido.

                        Para que ahora vengan “los fusionadores” de Madrid a extasiarnos con sus creaciones bocadilleriles de pura imaginación desatada y suelta, para que se nos hagan los ayes de admiración aguas de horchata, de tanta bobería suelta, cuando aún no hemos sabido apreciar el tesoro que tenemos . . . con los bocadillos de toda la vida.

                        Pero en fin, una vez más, desde el escepticismo del hombre provecto que anda despistado entre tanta “actualizada” restauración, siempre en la mente aquel comentario de un viejo amigo suyo ante un plato. .  .exquisitamente dibujado, pergeñado y equilibrado de color, líneas, volúmenes y pringues minúsculos. .  .como para exclamar : ¡Muy bien con los adjetivos, pero. .  .¿y del sustantivo qué hay?!.

                        Torre del Mar 1 – febrero – 2.014

2461150 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO