Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
ESCENAS

27/02/2014.

Flagrantes, inhumanas, tristes, tristísimas, desoyendo los gritos agonizantes de una humanidad que transpira, como poco, miedo y desamparo. Texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

Un niño de cuatro años es encontrado huyendo del horror y la maldad humana en el escenario sirio, tras haber atravesado él solo un desolado territorio desértico, con una bolsa de plástico como todo equipaje, tras haberse perdido de su familia, huyendo hacia ningún sitio, hacia donde puedan y quieran acogerlos, a él y a su familia, reencontrados, como parte de la “legión masiva” de parias de la tierra que ya no tienen ni un mal agujero donde lamer su pena.

                                    Sin lágrimas, probablemente secas las cuencas, aferrados al abrazo como última muestra de humanidad indesmayable de quienes malviven, en algún campo de refugiados, mientras su pasado ha sido bombardeado y su futuro regateado por el confort de quienes tanto les temen.

                                    Haciendo cola para compartir una escudilla de arroz o puré de patata que los reconcilie, un poco siquiera, con el último atisbo de esperanza que aún sean capaces de mantener.

                                    “José María Guevara acarrea todos los días en su bici dos garrafas con 18 litros de agua su casa de Jerez para el baño, asearse y limpiar los platos y el piso. Se la da su madre porque hace tres semanas le cerraron el suministro por una deuda de 42 euros”. Y es que en España se disparan los cortes de agua, ya 300.000 al año, sin derecho a una necesidad vital, en el corazón del mundo civilizado, sin acceso a servicios básicos de agua potable y saneamiento, . . .mientras se ve la escena de dos jóvenes de La Corrala sevillana “La Utopía”  recogiendo agua de una fuente de la ciudad. ¡Valiente sarcasmo!, ¡Valiente vergüenza!, mientras las intrigas palatinas y cortesanas de la política de los políticos anda enredada en sus cosas: como para que, tras 18 meses de desgobierno en Navarra, la vicepresidenta demande  a la exdirectora de Hacienda que la acusó de injerencias y presiones, . . . y ya está armado el lío para unos cuantos años, en litigios y recursos ad hoc, como para que se nos olvide antes de que surta ningún efecto ni bueno y todos malos, que todo quedará en agua de borrajas.

                                    El otro día una ”turba” de inmigrantes lograron entrar en Melilla, a la carrera, por llegar cuanto antes al Centro de Estancia Temporal, ¡qué menos!, después de años de recorrido incierto y mortal hacia el sueño chafado, locos de alegría, dando vivas, levantando las voces y coreando ¡”Barsa, Barsa, Barsa”!, en su locura contagiosa por sentirse felices después de tanto sufrimiento, simplemente porque puedan ser recogidos y registrados en la deseada Europa. Mientras en la portada de algunos periódicos nacionales aparece la foto de “Tres inmigrantes atrapados ayer en la valla de Melilla reciben atención de la Cruz Roja”, como ruiseñores atrapados en las concertinas, en lo alto de la valla que separa dos realidades, inhumanas, mezquinas y perversas. . . Aunque después de verse rebanados sus sueños y su piel estos inmigrantes aún puedan felicitarse de no haber sido automáticamente expulsados, prevenidos con balas de fogueo, ahogados en las aguas . .  .¿por su propia imprudencia y temeridad? ¿aguas y playa territoriales de Marruecos, de España?. . .

¡En mala hora por sentirnos a resguardo tras nuestras fronteras, protegidos por leyes injustas y racistas, sin que aún se haya oído una voz que clame justicia, misericordia, compasión. . . contra menos tienen y mueren anticipadamente buscando el sentido de su existencia, aunque solo sea para ir malviviendo.

Ahora que la desigualdad es asumida por la población, capaces de convivir con 300.000 personas que no tienen acceso al agua, junto a millonarios y multimillonarios. Cuando ahora resulta, hoy mismo, que las ex ministras Ana Palacios e Isabel Tocino han sido contratadas por una empresa de energía, suponemos que por un buen sueldo, enhorabuena, y que vivan “las puertas giratorias”. . . tan agradecidas por los servicios prestados. . . . Cuando hoy hay pobres españoles que agradecen la entrega de legumbres crudas pero que piden, por favor, algo que no necesite el empleo de energía porque carecen de ella, es decir que se pueda ingerir directamente, sin necesidad, onerosa, de cocinarlo. Cuando el presidente de Melilla afirma que: “Si no podemos usar antidisturbios, entonces ponemos azafatas de bienvenida”, sin que no tenga sentido ninguno la gracia ni el comentario, ni la falta absoluta de respeto humano hacia los más desgraciados entre los parias de la tierra. Cuando los millonarios siguen tan celosos de su seguridad, por si acaso vienen, en “efecto llamada” a exigirles una parte a repartir. Cuando el derecho al agua está contemplado para todos los seres humanos y el cuarto mundo ya no está allende de nuestras fronteras. . . y aún pretendemos no darnos por enterados.

Torre del Mar 21 – febrero – 2.014

2434890 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO