Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
CARDENILLO

07/03/2014.

Imparable y expansivo como una metástasis, como una gangrena que hiede y va aniquilando el cuerpo social de quienes disimulan que, después de todo, están encantados y que siguen perteneciendo al núcleo duro de su comunidad. Algo así y con certeza ha sucedido y sucede, a diario, en las tierras vasconas, donde el odio y el etnicismo forman parte ya del ADN que va aniquilando la convivencia que a duras penas, entre irrintzis y loas a la tradición y la costumbre, va afianzándose, cara al abismo amoral e inmoral Texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

Como acaba, pues de pasar, en la negativa de dos “bertsolaris” de campanillas a participar en el restaurante, en una bertsocomida, por “razones ideológicas”, porque el dueño y contratador de los “artistas” era un antiguo etarra, Iñaki Recarte, condenado, arrepentido, que había renegado de su pasado terrorista y que por lo tanto se trataba de alguien que “había salido de su mundo”, del mundo, suponemos, ortodoxo en el que han y pueden moverse los bertsolaris Amets y Jon, ejemplares arquetípicos de las esencias nacionales o nacionalistas, tranquilos y seguros de ser “aceptados”, por la basca que los acogerá complacientes.

                                    Y de esta manera, avanza maliciosa y letal la inquina y la pureza del espectro de la raza y la patria, para que quepan los que pasen por el aro identitario, racial e irracional.

                                    Mientras el cardenillo pasa a formar parte del paisaje como si de una singularidad notable más se tratara, con sus irisaciones mates que rebrillan al sol y malician la negrura que se percibe.

                                    Como en otro orden de cosas, cuando lucen sombras y miasmas, con y en el caso del parlamento navarro, con la Yolanda Barcina, presidenta ciscada de contumaz perseverancia, “invitando” a los socialistas a que se metan en el lodazal, de la mano de Bildu, según se pinta y dibuja, para que sean condenados automáticamente y pase al olvido farisaico y doloso la corrupción insoportable, el hedor de la gestión que solo mira para y por los intereses particulares, aunque estemos hartos de tanto choriceo burdo y cutre, como si, en definitiva, la mugre no nos afeara el futuro, sin nobleza que echarnos a la cara, imbuidos e inducidos a quedarnos con la hojarasca de la “moción de censura  trampa”, para que todo vuelva a su cauce, sin vergüenza alguna que impida el malgobierno de nuestros canallas, aferrados a sus sitiales  desde donde practican el trágala malsano y bilioso, creyendo que todo es digerible por un pueblo harto de tragar descaro y deshonestidad, a mansalva, entre grandes dosis de indiferencia y complicidad., mal que nos pese, porque solo se trata de “mi” bolsillo, de “nuestro” bolsillo.

                                    Para terminar en y con la guinda del despropósito y la obscenidad, como cuando se habla de esas cartas que la inefable Fátima Báñez, titular ministrable de lo suyo, sea lo que sea, envía a los jubilados de nuestra doliente y sufrida patria, recordándoles los “denodados esfuerzos” de su gobierno por comprometerse a “revalorizar” todos los años sus pensiones, del orden de 2 a 3 euros mensuales en el presente curso, para que no se les olvide de dónde vienen “las gracias”, aunque la inflación haya subido un 1% y el poder adquisitivo de los pobres desgraciados, “nada jubilosos”, hace aguas perdiendo capacidad de ir sobreviviendo dignamente, porque la mentira sale gratis y el desparpajo rentable, tal y como estamos todos en manos de tal tipa en trance de rogar a la virgen del Rocío, ¡chúpate esa!

                                    Mientras tanto el cardenillo ya ciega el horizonte y el porvenir ennegrece cara a nuestras futuras generaciones, acobardados por tener que reconocer, ¡maldita sea nuestra cobardía para seguir callando!, que “nuestros hijos vivirán peor que nosotros”.

                                    Para que sigamos oteando algún resquicio para y por reencontrar nuestra dignidad pisoteada, nuestra decencia maltrecha, ¿nuestro coraje invencible?. . . echado por el vertedero de la impunidad ovacionada por los propios en cada caso.

 

                                    Torre del Mar 4 – marzo – 2.014

2431914 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO