Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
EL CARDENAL

18/03/2014.

Monseñor, príncipe de la Iglesia, eminencia, voz desde el púlpito altisonante, patriarca ungido, padre de la fe que predica, dentro y fuera, para tirios y troyanos, desde la grave impostura de su cargo mitrado, enhiesto desde las ínfulas que le adornan, con la palabra en la diana que señala. . .acusando, Monseñor el cardenal. . . recién relevado. Texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

Príncipe todopoderoso, señor de señores, paladín de la verdad revelada, martillo de herejes y descarriados, por su cuenta a cargo de la ira del purpurado que lo enseñorea sobre el resto. Solemne y enfadado hasta el mosqueo y la ira mal contenida, Monseñor e ilustrísima de pro, señalador de faltas y pecados ajenos, señor implacable contra los que no se atienen y se consagran a su misógina voluntad.

                                    El cardenal desde su poder cuasi omnímodo, desde la auto victimización de su palabra contrariada, contra infieles y descreídos, sin resquicio a la misericordia. El cardenal, pastor insigne y cuasi inefable, desde su potestad de esclarecer la verdad entre la maleza terrenal y precaria, por la cuenta que les azore, bienaventurado el cardenal, preclaro e inmisericorde contra quienes osen desviarse del recto camino, dictado, naturalmente, a mano alzada y señalando por su indiscutible magisterio ¡faltaría más!

                                    El cardenal, y después de todo humano, a pesar y a favor de su báculo de ordeno y mando y su parafernalia sacramental, desde el sitial de sus declaraciones imponentes e incuestionables, retorcidas y malsanas, tomando partido, monseñor el cardenal, desde sus filias y sus fobias, decantado su excelencia eminentísima, como para que se le vea de qué pie cojea, y mucho, el monseñor desde su rictus ácido y amargo, como para no tomarle en serio en su descargo hacia los buenos, los suyos, y la carga de toda su mala uva, cómo no, contra los malos, los otros, desde la clarividencia indubitativa de su fe, se supone, filtrada por su cedazo seleccionador, desde la potestad de su cargo, hasta anteayer, pastor entre los suyos, corderos o lobos, todos pastores de mayor o menor rango, padres y patriarcas de su iglesia, por la gracia, también se supone, de su fe y de la del espíritu santo que cesa de sobrevolar sugerencias. . . mientras se dilucida si su reino es o no es de este reino. .  . como para, a la postre, haberlo tomado muy en serio tras tanto odio destilado.

                                    El cardenal contra la heterodoxia, en mala hora, contra el pecado inevitable en los otros, reprochados y rechazados desde la clarividencia de sus postulados, sentencias y dicterios, caigan quienes hayan caído en la descalificación ineludible e innegociable de los . . . condenados de antemano por descarriados . .  .¡sin duda!.. . odiando hasta el último minuto, condenando hasta el último segundo.

                                    Torre del Mar 16 – marzo – 2.014 

2566584 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO