Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
ANTROPOFAGIA
«Le Pen conecta con las víctimas de la crisis»

31/03/2014.

Viendo los resultados de las elecciones municipales en el país vecino, Francia, uno saca una conclusión, entre otras, tan preocupante como extrapolable a la realidad rampante y cruel de la crisis y su tratamiento en los países de la «occidental civilización», habiendo sido ya avisados con participación en los procesos electorales a la baja y con llamadas a los apocalípticos desastres que nos anuncian ¡encantados!. Texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

Y me voy a referir principalmente a un aspecto manifiesto y duro de asimilar, y que ya se ve venir sin ambages y que se ha presentado en nuestra “gabacha” vecina. Junto al absentismo que crece, al abandono de toda esperanza y fe en la clase política, entendida como casta endogámica y celosa de su privilegiada ambición, resulta que, cada día más, la entrega de las víctimas más dañadas en esta crisis galopante e inducida hacia las posiciones más extremas, hace que el espectáculo antropófago entre los más damnificados por la precariedad y los recortes de servicios y derechos se haga cotidiano, feroz e inclemente. De tal modo que se puede afirmar que “perro come carne de perro”, cuando los que ocupan los eslabones más bajo corren a ponerse en guardia contra los más desgraciados, todavía más que ellos, porque, según les anuncian, les vienen a disputar el hambre que ya les conmina y desmorona.

                        Tal vez porque la impunidad de los poderosos les hace inaccesibles a cualquier posibilidad de reconducción de la situación, perdido el horizonte de la igualdad y la justicia social, de tal manera que solo queda en la brecha la supervivencia pura y dura, a vida o muerte, la que habrán de disputarse los desheredados, por un mendrugo, por un salario infame, por unas condiciones de trabajo infrahumanas, con el miedo cerval y el odio consentido en la diana de su frustración insuperable, para que se convierta en su enemigo implacable y a abatir el desgraciado que también busca en el estercolero de la vida en precario, por ser más pobre, más desamparado, más sometido a las arbitrariedades de las clases dominantes, del buen discurso político que no se moja ni enfanga, que no pisa la calle y que se aleja de la necesidad real de los desesperados, corriendo a refugiarse en sus madrigueras para predicar el odio y la inquina, para alimentar la hipócrita rebelión contra el poder de quienes intentan repartirse las migajas, ¡pobrecillos!, mientras auguran la supervivencia de los más fieles y serviles, contra la dignidad de los más humildes, de los más frágiles y dependientes, mientras se les echa a devorar dosis de odio y más odio, toneladas de miedo y más miedo, alarmismo perverso y crueldad insana, contra sus iguales, en la cuerda floja de la supervivencia rala e improbable. .  .porque ya no se puede descender más abajo en el infierno de la desigualdad.

                        Mientras se suceden los discursos y las soflamas contra el peligro que viene de los pobres contra los pobres, de los inmigrantes, de los distintos, de los desempleados, de los marginados, . . .contra los desgraciados que buscan cualquier tabla de salvación que los aúpe a la nada de una salvación imposible, en el mundo que inventaron los poderosos para seguir viviendo en la abundancia, mientras abajo, en el abismo de la desolación y la miseria, las víctimas corren a enfrentarse a las víctimas, unas contra otras por lograr acabar con quienes les disputan . . . la magra ración de su vasallaje ineludible, por una existencia en precario. . . una vez derrotado el ejército de los parias a manos de los parias, porque, al cabo, solo importara durar un poco más en una existencia inhumana, terrible, desconsolada.

                        En tanto arriba, en “los salones de los pasos perdidos”, la casta de los privilegios circunvalan el mensaje, repartiéndose parabienes e intercambiando críticas y ataques “muy civilizados”, también ellos, en su particular esfuerzo superviviente, medrando esta vez a costa de todas y cada una de las víctimas, en el anonimato de las medidas supranacionales, gubernativas, impresentables, dóciles con el gran poder, despóticas contra la necesidad de los pobres . .  .para a la postre no ir contra nadie en particular, y sí, y decididamente contra la igualdad, el respeto y la dignidad, la decencia y los ¿derechos fundamentales del ser humano?, para que siempre haya lo que nos repitieron tantas veces . . . ¡que siempre habrá ricos y pobres!. . . y que los pobres son una amenaza . . . para los pobres.

 

                        Torre del mar 27 – marzo – 2.014

2604694 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO