Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Vocalía de Flamenco
UNA MIRADA AL FLAMENCO EN MÁLAGA

22/04/2014.

Históricamente, Málaga ha tenido años de verdadera importancia junto a otros en los que se ha encerrado en sí misma sin conseguir una clara proyección fuera de sus fronteras. Texto: PACO VARGAS

Así, es evidente su gran contribución al nacimiento y posterior evolución del flamenco por su rico folclore y a partir de la época de los cafés cantantes, durante la cual fue uno de los centros neurálgicos del espectáculo flamenco y una referencia obligada gracias a artistas de gran nombre y fama, cuales fueron el mítico Juan Reyes Osuna, “El Canario”, el muy popular Juan Breva o la siempre nombrada Trinidad Navarro, “La Trini”. Pero, tras ellos hubo un largo tiempo de silencio, sólo roto por la irrupción de una joven cantaora a la que le llegó el reconocimiento y la fama casi al mismo tiempo que su adelantada muerte. La Repompa, lo que pudo haber sido y no fue. Porque eso podía haber sido la figura de Enriqueta Reyes: la cantaora de talla que Málaga necesitaba para romper el silencio al que el devenir de la historia y los caprichos artísticos del destino la tenían sometida. Quiero decir que, si, tras los últimos suspiros del tiempo de la Ópera Flamenca, otros lugares tuvieron su tótem flamenco o sus artistas más significativos capaces de exportar el valor de la tierra, Málaga se apagó y sólo gracias a la Peña Flamenca Juan Breva comenzó paulatinamente a retomar el papel histórico que en justicia le pertenecía: durante muchos años casi todo lo concerniente al flamenco en Málaga giró en torno a la citada entidad. En fin, entre esta generación y la de sus abuelos hay que citar un nombre imprescindible: José Manuel Ruiz Rosa “El Chino”, el más emblemático de los artistas malagueños contemporáneos, fallecido en plena madurez creativa y hoy tenido como maestro por los más jóvenes. Pero, es en las tres últimas décadas cuando en Málaga parece rebrotar la semilla flamenca por mor de la llegada de una nueva generación. Entre los que se encuentran, como grupo paradigmático de una nómina mucho más amplia: Ana Fargas, Virginia Gámez, Rocío Bazán, Paqui Ríos, Bonela Hijo, Luís Perdiguero, Simón Román, Chaparro de Málaga, Antonio Soto, Paco Javier Jimeno, Daniel Casares, Juan Requena, Rocío Molina, Sergio Aranda oMoisés Navarro. A los teatros, de la capital y de la provincia, sin embargo, siguen viniendo las mismas figuras de siempre cuando las mandan desde el Instituto Andaluz del Flamenco. La iniciativa privada apenas si existe. 


 

Tras dos ediciones desparecida -entre todos la mataron y ella sola se murió-, en 2013 volvió la bienal de flamenco pero con otro nombre y otra estructura organizativa. Ahora se llama “Bienal de Arte Flamenco de Málaga” y ya no concentra su programación en un mes, sino que a lo largo de nueve meses se han llevado espectáculos flamencos a los pueblos y ciudades de la provincia malagueña, en colaboración con ayuntamientos, peñas y entidades privadas, cual es el caso de “El Patio” de Estepona, una iniciativa privada que está teniendo éxito. Otro cambio palpable es el hincapié que se ha puesto en programar artistas y espectáculos que se definan por seguir las formas clásicas del flamenco. Así las cosas, hay que reconocerle y agradecerle a la Diputación Provincial de Málaga la labor que realiza en pro del arte flamenco y de los artistas malagueños. En eso, creo que todos estamos de acuerdo. Esperemos la llegada de la segunda entrega de esta renovada versión del evento malagueño para confirmar las líneas estéticas y organizativas que lo diferencian de otros grandes festivales.
 


 

Volviendo a la actualidad, la Federación de Peñas Flamencas de Málaga organiza un número considerable de actividades  cuales son los circuitos y el concurso de cante flamenco o los ciclos de conferencias; casi todas encaminadas a procurar trabajo a los artistas malagueños, que tienen su mejor fuente de ingresos en estas actividades de las peñas flamencas que pagan la Diputación, la Consejería de Cultura, Ayuntamientos y determinadas entidades de ahorro. Y poco más, si exceptuamos el Congreso Internacional de Peñas Flamencas, ya en su cuarta edición, que se celebra cada dos años y que en realidad es continuación del también exitoso Primer Encuentro Internacional de Peñas Flamencas, celebrado en Estepona en el otoño de 2002, las peñas flamencas, al margen de lo anterior dicho, siguen con sus actividades habituales, organizan sus propios concursos, sus festivales, sus ciclos culturales, los intercambios… Es decir, aunque con algunas excepciones, esa es la generalidad, lo mismo que viene sucediendo desde hace muchos años, pero con menos fuerza y menos ilusión porque cada vez más están necesitadas de una nueva, permanente y moderna puesta al día para volver a ser instituciones culturales vivas y dinámicas.

2527852 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO