Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
PUNTO DE NO RETORNO

23/04/2014.

Siempre que se da un paso no hay retorno posible. A las posiciones intransigentes, a la realidad conocida, al inmovilismo, a la verdad revelada que deja de serlo en el mismo momento que sea comparte. Texto.ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

Punto de no retorno en el portazo, en la decisión unilateral, en la tramoya y en la puesta en escena. Sobre el tema del derecho a decidir, según desde qué prisma y con qué interés. Cuando se invoca el diálogo y el debate y cada cual se encierra en sus posiciones, incluso invocando la comprensión del contrario que, sin embargo. .  .no debería ser el contrario, . .  .porque no lo es, porque somos adultos y sabemos decidir, callar o responder, de acuerdo con nuestras propias ideas, preferentemente si estas no han sido inducidas a comportarse de determinada manera.

                                                            Pero con todo hay algo incuestionable y obvio, y es aquello de que hoy no es ayer, y no se pueden mantener las posturas en las atalayas inaccesibles si uno no quiere fenecer de inanición o de aislamiento, porque nada hay tan sagrado que sobrepase la vida individual, la existencia de cada ser humano en su encrucijada particular, en su tragicomedia particular, como para que nos vengan los patrioteros de uno u otro lado a decidir por nosotros.

                                                            Porque con todo, sabemos decidir, tenemos derecho a ello y en el error estará nuestra penitencia, y en nuestro acierto nuestro aliento.

                                                            Pero jamás habremos de aceptar una minoría de edad que nos anexionan con el paternalismo de los próceres imbuidos de sus verdades a medias y sus mentiras a cuestas.

                                                            Porque el peligro siempre es el punto de no retorno, en las posiciones incuestionables.

                                                            Porque las fronteras reales y las imaginarias son las que nos imponen, porque ni siquiera es el idioma para entenderse un obstáculo, aunque sea el idioma imprescindible para amarse, para soñar y para sentir, para gritar libertad y para votar en la lengua materna a la que no se debiera renunciar.

                                                            Porque el riesgo de ser quienes somos lo asumimos nosotros, de uno en uno, sin el báculo de quienes nos amenazan con el apocalipsis o la tierra prometida, según, porque saben erigir perfectamente erizados frentes que habrán de embestirse entre ellos, con escudos humanos que vayan perdiendo su cordura y su humanidad en la doctrinaria virtualidad del poder que se regenera a sí mismo, a costa de la población a su mandato, porque ellos se arrogan el poder de decidir por quienes sabemos, podemos y queremos.

                                                            Porque en el principio está la voz y el voto, la emoción y las lágrimas de nuestros mayores cuando. .  .pudieron hacerlo, porque un voto, el voto, la capacidad de hablar, de decidir. .  .es algo tan sagrado que no nos merecemos a quienes montan sus reales sobre el punto de no retorno a la situación encanallada, enquistada; en patrias indivisibles, en patrias imaginadas, en patrias que habrán de ser lo que lleguen y puedan llegar a ser, uno a uno, cada uno de sus ciudadanos y ciudadanas, hermanos todos de un mundo universal. . . en el que las fronteras solo sean anécdotas del pasado, a pesar de haya quienes necesiten declararse distintos, a pesar de que haya quienes ignoren esas diferencias.

 

                                                            Torre del Mar 10 – abril – 2.014

2520911 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO