Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
desvergüenza

07/05/2014.

O ausencia de vergüenza, ni siquiera torera, ahora que se quiere imponer la montera torera para asombro de propios y extraños, en un alarde continuado de impunidad impostada. ¡cosas veredes, amigo Sancho. Texto: ANTONIO GRCÍA GÓMEZ

Resultando que el fiscal general del reino pone en “pelota picada” el estado de la justicia ¿y?. .  .certificando, efectivamente, que la percepción de que, al menos, hay dos justicias es una realidad. .  .y que su funcionamiento raya en lentitud e inoperancia, ¿interesada o no?. .  .¿y?

                                                            ¿Qué aún no se ha ido a su casa el fiscal general del Estado?. ¿El mismo que despacha  a diario con el titular ministerial de la cosa justiciable? . .  .Y entonces, ¿qué sentido tiene la crítica? Cuando resulta que desde el mismo momento que se dicta se hace inoperante, y todo queda en un brindis al sol que no consuela  a nadie y menos al común de los mortales, porque hay que tener mucha cara de protocolaria gravedad . . . cuando se critica y se sigue a la sombra de la ubre..

                                                            Porque no hay que ser muy espabilado para percibir que la justicia, con  o sin mayúsculas, es en grado sumo acomodaticia, lenta o vertiginosa según se tercie el interés, muy desvergonzada e inerme con frecuencia, implacable cuando descarga contra los más débiles. .  .del escalafón, y garantista hasta la desesperación cuando los sospechosos, reos de imputación y condenables. .  .son del lado de la casta dominante, inocente en grado enésimo.

                                                            Con tanto parásito como nos recuerdan a menudo desde las alturas empresariales, en mala hora, queriendo medio morirse de caridad, víctimas y verdugos los pobres de solemnidad, por lo visto, macerados en su propia desgracia, por parásitos indeseables y sujetos de ser reventados, por susceptibles de verse reducidos a la pura supervivencia en grado de cruel subsistencia, con el alma y la conciencia tan tranquilas, los paladines de la civilización cristiana, esa del amor al prójimo y tal y tal, con el visto bueno para aplastar a quien menos pueda de los popes muditos cuando toca, apretando la tuerca del ahogamiento lento. .  .sobre “los parásitos” que tan bien les sirven y sirvieron para amontonar votos cautivos, por ejemplo, engordando  sus capacidades de ser manipulados a tanto el interés a favor de la cuenta de los poderosos, los mismos que quieren más y más y mucho más y no saben cómo espantarse los parásitos cuando  zumban su precaria necesidad al rebufo de los facinerosos, untuosos de poder y dinero, de glamur fachendoso y desvergüenza mayúscula, perjudicados “en su prestigio personal y profesional”, ellos que son y pretenden ser tan intocables como inatacables.

                                                            Con la  Banca y su beneficio anual de 7.000 millones el año pasado, inyectados por otros 40.000 millones a cuenta de sus inventarios de beneficios, a cuenta de ninguna contrapartida, para que las cosas queden como están, muy claritas, con el 1% viento en popa. .  .y el resto a sotavento y a la deriva, con las buenas nuevas de la recuperación mentirosa, del efecto del “rebote de gato muerto”, golpeado y rebotado contra la pared de la insensible insolidaridad, muerto el bicho, haciendo como recobra vida, rebotando y vuelto a caer en el desánimo de la desvergüenza, y todo a costa del erario público que a escote de los que menos parece que escuece también menos.

                                                            Y así, con el ánimo bajo y el espíritu corajudo, porque a pesar de todo el empuje ha de ser nuestro, contra la arbitrariedad consentida y animada para que todo empeore lo suficiente, tal vez, porque aún se puede rebajar y recortar más y más y mucho más, sin que nada cambie en la desvergüenza holgada de nuestros poderosos dirigentes.

                                                            Sin que nos podamos permitir bajar la guarda, siquiera un instante, contra la posibilidad de dejarnos inmolar sin haber rechistado, porque. .  .”en el camino está la victoria”, y ya el paisaje tras la batalla nos lo pintan idílico.

 

                                                            Torre del Mar 26 – abril – 2.014

2389470 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO