Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
«P O D E M O S»
«Nadie como tú». Calle 13

31/05/2014.

Cuando explico a mis alumnos que la harina que utilizamos para fabricar el pan, a diario, sale de los granitos de trigo. Que cada uno de esas minúsculas capsulitas contiene la pequeñísima porción de harina como para, que uniéndose a otras tantas millones de humildes porciones, lograr proporcionar pan blando y crujiente, cada día, en los hogares más humildes, como el sustento más barato e insustituible, desde su origen natural y mineral, mágico y cósmico, en sus recipientes mínimos, insignificantes, grano a grano, hasta hacerse montañas de harina la esperanza de una humanidad que no quiere renunciar a su futuro, entregada siquiera al sustento más básico para poder sobrevivir. . .cuando yo trato de explicarles la grandeza del «grano a grano» pretendo contagiarles la fuerza de su «insignificante» valor. Porque nada ni nadie es tan poca cosa que no sea imprescindible para intentarlo. Texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

Cuando uno ve y comprueba que frente a los gigantescos dinosaurios, anquilosados y maleados, de los grandes partidos políticos que ya no inspiran ni ilusión ni confianza, aún resiste la esperanza por brotar, surgir, crecer, tan poquito a poquito, tan casi de boca a boca, de oreja a oreja, por el contenido bruñido y generoso de lo que se desea compartir, unir, aglutinar, desde el esfuerzo solidario, desde la nada imperceptible, desde el empeño diminuto de cada quién, para llegar hasta donde seamos capaces, incluso soliviantados por lo que creemos, entusiastas porque no estamos solos, porque no queremos seguir peleando desde la desesperación de las causas perdidas, sin mayor aliciente que la derrota asegurada, porque la razón de todo es la nada agarrada con ganas para sacarla adelante..

                                                      Cuando el tiempo de la frustración anda finiquitada, y el rebufo de la esperanza  acaba de desempolvarse, en un cierto albor de coraje y compromiso. Cuando resulta que ya cada granito de arena deposita en el montón que crece y crece su pequeña carga, su pletórico coraje, su fe en la victoria de todas las voluntades generosas, de todos los esfuerzos colectivos. Cuando  al final del sendero el horizonte apenas se muestra majestuoso y ya el camino nos invita a continuar, de repecho en repecho, porque al paso que se avanza el aire se hace más transpirable, más fresco y genuino, como los afanes de los náufragos cuando confían que el salvamento es cuestión de todos, y que se puede y se debe, porque ya no hay marcha atrás, porque los granitos de trigo andan vaciándose en la montaña de harina que crece y crece, en medio del fragor humano que pide paso, de la mano de la fraternidad de cada ciudadano, tan cerca los unos con los otros, que ya no están solos quienes creyeron en el milagro de la diminuta semilla abriéndose paso, hacia el cielo, por las ganas de no dejarse vencer, en medio del paisaje burdo y cruel de la insolidaridad y el rédito propio, individual y predador, contra la marea chiquita de los menos entre los más, de la ilusión imparable, de la fiereza por sentirse humanos, más humanos, inmensamente humanos. .  .desde su mínima humanidad, exactamente. 

                                                      Cuando el “Podemos” es un grito y un rebato de conciencia, por no dar un paso atrás, porque nada que sea humano nos puede ni debe resultar ajeno, porque son quienes más necesitan quienes más. . . “nos impelen y ayudan a intentarlo”. . . todo, . . . porque “podemos” y “debemos”. ¡Seguro!

                                                     

                                                      Torre del Mar 26 – mayo – 2.014

2470953 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO