Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
L A C O R R U P C I Ó N

15/06/2014.

El presidente de la Xunta entrega el bastón a uno de sus consejeros. «La pasión por esta ciudad se ha convertido en padecimiento» Currás, alcalde de Santiago. Como una gota malaya, inexorable, imperturbable. Gota a gota, filtrándose por las entretelas del tejido social, con la desvergüenza de sus adalides empuñando la impunidad como recurso Texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

La corrupción habiendo asolado la autoestima de un país entero. Sin misericordia, chabacana e insolente, la corrupción extendida como una miasma, encarnada en cientos y miles de filibusteros de traje de seda y raya diplomática, con su clientelismo a cuestas, para sobrevivir entre las fauces de los competidores que ya van disputándose, apenas, los despojos que van quedando a la deriva. Porque ¿aún queda más por esquilmar? Seguramente y a la tarea se aplicarán, sin duda. En Santiago de trece concejales del PP que gobernaban la ciudad, siete han sido apartados ya de sus cargos por prevaricación, no hay mayor delito en un cargo público, y otros dos ya han sido imputados. Nueve de trece. Algo tan obsceno como inadmisible. Y sin embargo no pasa prácticamente nada, y nadie sale a la calle, y nadie se irrita más de lo «inane y correcto», ¿dados ya por rendidos ante la avalancha de tanto sinvergüenza? Pues resulta que se tapona la vía y a seguir, que si hace falta poner a quien ni se presentó pues se pone. Con la desfachatez de quien, siempre en el terreno de la legalidad domesticada, le preocupa poco la canallada hecha por unos concejales de su partido como para correr a rellenar la vergüenza con más clase de tropa, servil y obediente, ¡pues claro!. Porque la disciplina será la clave del éxito. En una perfecta táctica de contención ante la hez que les va envolviendo y embadurnando, sin molestarse ni darse por aludidos más de lo estrictamente indispensable, para que pase la tempestad, aunque quede todo hecho un cisco de porquería e inmoralidad. Con un perfecto empeño de lograr desanimar a la ciudadanía, hasta la desafección que acabe entregando las llaves de la política, en su hora más baja, a los desahogados que seguirán socavando para quedarse con. . . todo. O alguien duda de su insaciabilidad, mientras «no queremos saber nada» y «colaboramos», por exquisita omisión, a la degradación imparable de la corrupción imparable, generalizada, nauseabunda e infame. Mientras se rellenan las bajas cogidas en falta, mientras la inocencia, a las bravas, se instala en los mercachifles enfangados de corruptelas de todo tipo, porque aquí «seguirá sin pasar nada» mientras los pícaros y los golfos no se den por aludidos, del jefe de arriba al palafrenero de abajo. Porque como me enseñó un brigada chusquero, cuando yo hacía la mili y veía que el tipo birlaba de aquí y choraba de allá, que, no se me olvidara, para que él pudiera llevarse «eso», el capitán habilitado se llevaba el doble y el comandante, oficial y caballero con mando de tropa, el doble que el capitán, y el capitán de navío, comandante del cuartel y oficial de alto rango,. . .el doble del doble del doble. . . y así hasta la náusea y el «aviso para navegantes». Entretanto el apóstol, ¡y cierra España!, en sus asuntos de fe, mientras los ediles de Santiago, también a lo suyo, en sus tejemanejes de enjuagues y vista gorda. Torre del Mar 16 – junio – 2.014

2577117 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO