Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
S O B R E L A I N M O R T A L I D A D

18/07/2014.

De andar por casa, con la pulsión de darse a conocer en cualquier circunstancia y condición, en un millón de instantes y situaciones, para que se sepa al segundo qué carajo está haciendo uno. . .eso mismo, hace un segundo ¡no más!. Texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

Con el móvil en ristre, para retratar la instantaneidad para los restos, para que quede constancia que uno hacía eso, comía eso, se encontraba en ese lugar, corría, se detenía, sonreía o lloraba. . . en un selfie imprescindible, constante, eterno, gratificante para que uno se sienta que, al cabo. . .no está solo después de todo. En un alarde de inmortalidad efímera, por no dejarse pasar «ni una», que las ocasiones las pintan calvas y solo quedará dejar constancia de «que se estaba allí». Como los nuevos «estúpidos» que corren los encierros de San Fermín, a toda mecha, sin saber de qué va la cosa ni interés que les motive, salvo dejar en el éter inalámbrico que se tenía muy cerca los toros «fotografiados», móvil en todo lo alto, corriendo a escape libre, atentos al enfoque que recoja la instantánea. . . para «subirla» a la atmósfera del Facebook y compañía, para que no se quede nadie sin enterarse, por si se pega el pelotazo y se añaden los «me gusta» hasta el disparate y la autoestima flotando sobre las nubes del buen concepto y amor propios.. Porque se necesita compartir lo que uno . . . se fotografía. .. retratando la nimiedad y lo extraordinario, para «guasapearlo» a todo confín, cuando ya se ha desechado la interioridad de quien no sabe quedarse a solas con sus sensaciones, como si no mereciera sentir que uno andaba a tope con sus interioridades . . .¿sin darlas a conocer en el mismo instante? Porque ya ni interesa, ni se sabe. . .»contarlo», ¿para qué? . . .si ya se ha pasado la imagen detenida, cuando se ha digerido y apetezca «contarlo», recrearlo, ponerle el énfasis y la emoción que alcance más allá que la imagen quieta o en movimiento, aunque se atropelle la razón y el tempo de reposar de todas las historia. . .vividas y sentidas. Y así que corran las imágenes sin sentido y al segundo anterior . . . si se pudiera. Tal vez porque no sabiendo estar a solas con uno mismo necesitamos la soledad del aire que todo lo transporte, esclavos de la imagen corriendo delante de los toros . . .que no saben que están siendo fotografiados . .. para su inmortalidad involuntaria. Cuando antaño los toros viajaban a sus destinos, para ser lidiados y muertos a estoque, recorrían las tierras de esta vieja «piel de toro», atravesando campos y pueblos, enfilando veredas, senderos y caminos, a las órdenes caballerosas de los jinetes al cargo de las manadas de toros y mansos que iban y llegaban, eran anunciadas y concitados los habitantes de los lugares recorridos a guardarse . . . del peligro, de la bravura enfilada al galope o al paso cansino, según conviniera avivar o dar un respiro, hasta llegar adónde fueran a ser toreados, los toros de imponente mole y figura, mientras los lugareños vigilaban. . .recogidos en sus casas, a buen recaudo del peligro fiero y encastado de los brutos astados. . .hasta el punto de que, desobedeciendo a las autoridades . . . salían los pobladores a . . .¡correr! los toros, exponiéndose . . . a sentir la emoción de estar tan cerca del peligro ancestral del. . .ser humano librando la fuerza de la naturaleza. . .transfigurada en dos brasas de azabache, dos puntas negras de astas de toros que seguían el instinto de su bravura encajonada de pasión y atrevimiento humano . . . por sentir que, al cabo, se dominaba la emoción de sentirse tan cerca de la manada . . .a solas con su miedo, a solas con su intensa emoción . . .vivida, tal vez, para no ser olvidada. Como para que hoy en día todo sea mucho «más llevadero». . . como para obsesionarse con dejar inmortalizada la proeza de «fotografiarse» en plena carrera de los encierros modernos «radiografiados» . . .para que no haya necesidad de ser contados, recordados. . . en la memoria que ya han quedado autoinmortalizados. Torre del Mar 14 – julio – 2.014

2390287 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO