Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Noticias del Barrio
De la tortilla al espeto

22/07/2014.

La de El Chanquete es una de las playas más concurridas y familiares de El Palo, a la que acude gente de otras partes de Málaga. Fuente. Diario Sur.

Una perspectiva de esta popular playa de El Palo.  / Álvaro Cabrera

Una perspectiva de esta popular playa de El Palo. / Álvaro Cabrera

La mayoría la conoce como la playa de El Chanquete por el merendero que estuvo allí hasta 1980 y que luego se convirtió en el Tintero II, aunque en realidad tiene otro nombre: playa de El Dedo. Es una de las playas más concurridas y familiares de El Palo, a la que acude gente de otras partes de Málaga. «Antes íbamos al Peñón del Cuervo, pero ésta es mejor para los niños», dice Paco, de Ciudad Jardín, que ha montado una carpa azul con cuatro palos y que pasa cada fin de semana en la playa con toda la familia. Son 18 personas entre niños y adultos, alrededor muchas sombrillas y otras carpas similares como un campo de batalla. «Tortilla de patatas y la sandía fresca en la orilla, la comida de los domingos», comenta Carmen, la mujer de Paco, mientras regaña a los niños por levantar arena. «Nosotros no vamos de chiringuitos desde la crisis, echamos aquí todo el día», explica el cuñado de Paco, que tiene una nevera llena de cervezas y las empieza a repartir. En pleno domingo la playa parece un enjambre de hormigas. Un grupo cercano tiene puesto en el radiocasete música para toda la playa que se confunde con el griterío de un día cualquiera de verano. Al este, tras pasar el puerto del Club Náutico El Candado, en la playa del mismo nombre, el ambiente es totalmente distinto, menos masificado, más tranquilo. El caso es que aquí, en la playa de El Dedo, la ocupación es alta y la amplia mayoría son familias que se llevan la comida. Y en casi ninguna falta la tortilla de patatas, los filetes empanados, los bocatas y las patatas fritas. «Como se disfruta comiendo en la playa con los amigos no se disfruta en ningún sitio», dice Carlos, vecino del barrio, que también pasa el día con los suyos, entre palmas y risas. Al sol sólo le da tregua la cerveza o el tintode verano y elpescaíto voceadopor los camareros Lo Más Visto Comentado Compartido 1 Selena Gomez estrena nuevo tatuaje en árabe, ¿dedicado a Justin Bieber? 2 Luto en el baloncesto malagueño por la muerte de Chema Martín 3 María Hernandez, tronista de »MYHYV», se desnuda para Interviú: "Me encantan los machos" 4 La polémica vida de Pipi Calzaslargas: Porno, violencia y acoso 5 Atropello mortal en la A-7, a la altura de Fuengirola 6 El metro de Málaga celebra cinco días de puertas abiertas desde este lunes 7 El »selfie» de Doña Letizia 8 Fallece el actor Álex Angulo en un accidente de tráfico 9 «La esquina de oro del puerto de Málaga, al final no es de oro; el resultado no es el esperado. Podría haber tenido un mejor aprovechamiento» 10 Un sistema innovador para evitar los robos de cobre, premio Spin-off de la UMA lo más 50 En El Chanquete también se encuentra desde el año 1981 el famoso restaurante El Tintero II, posiblemente el más popular de la ciudad. Sin embargo, el lugar tiene más historia, porque el primer restaurante se fundó en 1960, en otra ubicación, cerca de lo que fuera Casa Pedro. El dueño, Eduardo de la Torre Caparrós, Nono, que lleva al frente del negocio casi toda la vida y que empezó a trabajar en el bar que montó su abuelo con nueve o diez años, explica que el nombre viene de que el lugar en los años 50 «era un tintero para tintar las redes de pesca, porque antes eran de algodón y necesitaban teñirlas para que tuvieran más resistencia. Cuando los japoneses inventaron las de plástico ya no hacía falta y mi abuelo montó un bar para los pescadores, para la gente de la zona». De la tortilla al espeto / Imagen de archivo de la playa. Hoy El Tintero es un lugar muy conocido, con 300 mesas y un amplio personal, pero sigue siendo un negocio familiar porque a Nono lo ayudan sus hijas y la gente acude por lo pintoresco de la «subasta» de pescado. «Mi abuelo tenía nueve hijos, pero yo estaba siempre con él y me dejó a mí el bar. Puse a trabajar a mi madre en la cocina. Ella no estaba preparada para llevar una cocina, así que le dije, mira mamá fríe lo que te dé la gana, que yo lo vendo». Así nació esta peculiar forma de vender el pescado. Ahora los camareros pregonan los platos: «Vamos al espetitooo de sardinas…, a los salmonetitos, a la ensalada tropicaaal…»; todos los platos a 6 euros, excepto las bandejas que cada una, según el producto, tiene su precio. Unos camareros toman la bebida, otros pregonan los platos y por último los que cobran van gritando «Yo cobro, yo cobro». A Nono lo acompaña desde hace 35 años el jefe de cocina, El Petaca. «En los 80 el suelo era de arena y la gente para pagar menos escondía platos debajo de la arena», cuentan con una sonrisa. «Todavía hoy alguno se va sin pagar o pasa platos de una mesa a otra», explica Nono con resignación. La clientela es variopinta, pero sobre todo nacional. «Es un sitio muy divertido, diferente. Nosotros somos de Córdoba, veraneamos en Fuengirola, pero venimos todos los años», informa un cliente. «El verano antes empezaba en Semana Santa y ahora se limita a junio, julio y agosto», se queja Nono, que come una ensalada mientras pregunta a uno de los camareros cómo ha repartido al personal. El merendero antes llegaba hasta las palmeras, al lado de las sombrillas, pero con la construcción del paseo se vio reducido. Del techo de cañizo cuelgan macetas, el trasiego es constante, las mesas se van ocupando con rapidez. En el interior hay una barca de pesca donde está el pan, los cubiertos, las copas. De las paredes cuelgan cuadros de barcos y de pescadores. «Me parece un sitio muy original; y eso de no saber qué vas a comer, me gusta, aunque no vendría para una cena tranquila, porque ya ves…», cuenta otra cliente que ha traído a unos amigos de Segovia. «Tiene algo de atracción» comenta el segoviano con una sonrisa. La playa y el merendero bullen. Al sol sólo le da tregua la cerveza o el tinto de verano y el pescaíto voceado por los camareros de este emblemático lugar, que no dejan de anunciar sardinas, boquerones al limón, calamares… mientras en la playa, al menos hoy, la tortilla de patatas es el plato estrella.

2620590 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO