Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
EL SOLDADO QUE APUNTABA AL CIELO

12/08/2014.

Era un joven enrolado por la euforia de aquel tiempo, en medio del mes de julio, esforzado y febril, subido a un convoy polvoriento de camiones enarbolados de banderas facciosas, rojigualdas, rojinegras, con el yugo y las flechas al viento de los gritos enardecidos, montones de mozos, lugareños alistados tras los mandos comarcales, recorriendo carreteras y caminos, aldeas y alquerías, sin tregua, haciendo suyas las razones golpistas del levantamiento en armas contra la legalidad republicana: Texto: ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

Enfilando nuevos paisajes, de día, de noche, bajo la canícula inclemente, al relente de las noches ateridas, al trasluz de la cúpula estrellada de aquel julio sangriento y traidor.

Y el joven ya había perdido toda noción de dónde pudiera encontrarse, apenas conocido por dos o tres paisanos vecinos, al traspiés de los encuentros y desencuentros por no saber muy bien en qué lío andaba metido el voluntarioso mocerío.

. Tras haber recogido ropaje sucio y usado, uniformes y correajes sudados, embarrados, estampados de sangre seca, junto a armamento distribuido a la carrera, con munición escasa, en zurrones repletos de miedo y ciega obediencia . . .a sus aguerridos superiores

. Tras haber descansado en un corral abandonado, para salir a descampado cuando así se ladrase, para aplastarse tras el parapeto terroso, tumbado al fondo de la trinchera, el joven voluntario, aterrado, apenas asomando el cañón de su mosquetón apuntando al cielo, bajo los silbidos de muerte disparados desde las defensas de enfrente, mientras el joven permanecía agazapado, paralizado.

Justo hasta el instante que, voz en grito, el sargento, en un perfecto graznido aguardentoso, conminó al joven recluta

: ¡ Cabrón, asoma la cabeza y apunta al frente!

El joven asustado sin atreverse a asomar su mirada paralizada por encima de la tierra que no lograba ocultar el espanto del poco aguerrido soldado. Justo en el instante en que se ordenó : ¡Avance, a la carga!. . . y el mozo de pueblo tuvo que incorporarse a la tropa que ya marchaba agazapado contra el enemigo invisible.

Ese improvisado soldado era mi padre, antaño, cuando una guerra atroz acababa de iniciarse sobre los campos y ciudades, pueblos y caminos. . . con demasiados jóvenes españoles prestos al encarnizamiento incivil, sanguinario y matarife . . .tras las banderas flameando de odio y venganza. Torre del Mar 13 – agosto – 2.014

2435171 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO